Mo Farah doblega el récord de Fabian Roncero

Mo Farah doblega el récord de Fabian Roncero

Compartir

El británico Mo Farah hizo buenos los pronósticos que le situaban como favorito de la 25a Media Maratón de Lisboa imponiéndose con un tiempo de 59:32, nuevo récord de Europa en la distancia. Catorce años después, el doble campeón olímpico y tres veces campeón del mundo, doblega el récord del español Fabián Roncero conseguido en Berlín con una marca de 59:52.

El registro llega en un momento incierto sobre el futuro atlético del inglés. En el horizonte aparece el asalto definitivo a la ruta que parecía aparcado hasta Río 2016, como confirmó tras su debut en el maratón de Londres 2014 donde terminó octavo en 2h08:21. Sin embargo, el campeonato del mundo que se celebrará en el estadio olímpico de Londres en 2017 se vislumbra como un gran aliciente para el inglés que podría tratar de rememorar sus oros olímpicos en las pruebas de 5.000 y 10.000 metros.

Como curiosidad, el buque insignia en running de la marca Nike caía envuelto en la cinta Adidas en la linea de llegada, suceso que habrá puesto los pelos de punta a los responsables de marketing de las multinacionales…

Un mes después de arrebatar el récord del mundo de dos millas bajo techo al mismísimo Kenenisa Bekele (8:03.4) en Birminghan, esta victoria y plusmarca europea en el mismo escenario del récord mundial en la distancia (58:23) a cargo del eritreo Zersenay Tadesse en 2010, viene a saciar el apetito de ruta del rey de la pista. Meses atrás, su victoria en la media Bupa Great North Run 2014 (60:00) dio paso a una estancia prolongada -y comentada por sus compañías- en Etiopía, entrenando en altura con sesiones tan “apetecibles” como esta:

 

En su transferencia a la ruta con motivo del debut maratoniano, los aspectos biomecánicos del inglés habían causado preocupación en la factoría de Portland, donde reside y entrena el inglés (Nike Oregon Project). Corredor explosivo, de zancada amplísima, cadencia lenta y un movimiento de brazos acusado, los expertos veían necesario retocar el engranaje en busca de un motor diésel (o turbo-diésel), menos despilfarrador de energía.  Su entrenador, Alberto Salazar, se mostró obsesivo en tratar de corregir y aliviar esa presión repetitiva, buscando una mayor relajación y eficiencia, con un menor consumo de energía, como desveló Running Times. El plan, introducir cambios en la técnica, incremento progresivo de kilometraje, trabajo de pesas, cambios significativos en los ritmos fáciles de entrenamiento volviéndose más exigentes (cercanos a 3:20”km) y la presencia de la máquina antigravedad (Alter G) y cinta de correr en el agua para complementar la carga.

Con todo, el techo atlético de Mo Farah a día de hoy sigue siendo una incógnita.

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad