“Me fastidia que algunos atletas se quejen por las VaporFly, creo que...

“Me fastidia que algunos atletas se quejen por las VaporFly, creo que es por impotencia”

Compartir
Dani Mateo, durante el Maratón de Doha
Dani Mateo, durante el Maratón de Doha

Ha corrido dos maratones en su vida. En el primero, en Rotterdam, terminó noveno y logró mínima para el Mundial de Doha y para los Juegos de Tokio. En el segundo, finalizó décimo del mundo en unas condiciones extremas y rodeado de africanos de primerísimo nivel. La irrupción de Dani Mateo en el maratón ha sido una auténtica bendición. Humilde, trabajador y auténtico, el soriano recibe los consejos de dos paisanos suyos que son leyenda de nuestro atletismo: Abel Antón y Fermín Cacho. Sobre todo lo que le sucedió en Doha, sobre su billete para Tokio, sobre lo de Kipchoge y mucho más charlamos con él.

Décimo del mundo. Décimo…

“Si me dices hace unos meses que si firmaba algo así te diría que sí desde el minuto 1, pero las últimas semanas previas pensamos que esto era algo real que podía hacer. Mi entrenador Enrique Pascual pensaba que se podía hacer algo más fuerte incluso. Lo mejor es ver cómo las sensaciones del día a día se confirman que es una de las cosas que más nerviosismo nos causan a los deportistas”.

“En lo que respecta a mí teníamos unas circunstancias más complicadas porque había más humedad que en la pista, pero cuando los atletas decidieron participar y correr ahí ya sabían lo que iba a haber. También es parte de la habilidad de cada uno el prepararse y afrontar el campeonato con sus circunstancias. En la pista, además, con los marcones que ha habido las condiciones han sido ideales. En cuanto a organización no nos pudimos quejar, en la atención al deportista fueron muy atentos”.

¿Cómo puede prepararse uno para unas condiciones tan extremas?

“Nosotros una de las claves de la preparación fue intentar estar lo mejor preparado para esas circunstancias o prepararnos en sitios con condiciones similares, de mucho calor y humedad. Concentraciones en Lanzarote o en el Delta del Ebro, además de tocar la cámara que había en el ejército del aire. Luego corrimos dentro de una piscina en una cinta de correr porque había unas condiciones parecidas en el hotel. La sensación era en torno a los 32º. Ha sido lo especial de este campeonato porque además de estar en buen estado de forma había que pensar en esas circunstancias también. Lo primordial era tener un estado de forma magnífico y eso lo conseguimos”.

Menudo debut en maratón Dani. ¡Y sólo has corrido dos!

“La verdad que la maratón era algo que llevábamos muchos años esperando y pensábamos que era donde yo tenía todas las cualidades y se ajustaba bastante a mis características. No hemos hecho más que confirmarlo. Confirmarlo de una manera excepcional, eso sí, porque hasta que las cosas no salen no te quedas tranquilo y siempre tienes esa pequeña duda. Las cosas van a pedir de boca, los entrenamientos han cambiado y son muy muy duros, sobre todo las 12 semanas previas a competir”.

Ahora estás ‘descansando’. Entre comillas.

“Realmente lo que buscamos es un descanso a nivel psicológico. Yo por mis circunstancias no me he podido ir de viaje como me hubiera gustado con mi chica. Es un descanso en el que aprovecho para trabajar en mi empresa que tengo con mi hermano, el montaje de una granja de cerdos. Hago las tareas que no puedo atender durante el año”.

¿Tokio es desde ya la prioridad?

El objetivo número 1 muchos palmos por encima de todo es Tokio. Quiero llegar ahí bien, hacer las cosas bien. Luego por el camino según nos vayamos encontrando y vayamos viendo sí que tendremos otras motivaciones. No te puedes pegar 10 meses sin competir, es necesario. Pero lo importante es llegar a esas 12 semanas previas a Tokio al 100% y en buen estado de salud para prepararlo a tope”.

¿Viste lo de Kipchoge?

“Me sabe mal decirlo, pero tuve una mañana de trabajo muy dura y no pude ver lo de Kipchoge. Le dije a mi hermano: “Ha pasado algo histórico y no lo he visto” Después sí que he buscado información y he mirado muchos vídeos porque fue algo brutal”

“Me parece fenomenal sabiendo lo que es, un espectáculo. Demostrar que el hombre puede bajar de dos horas, pero sabiendo que no está homologado porque no cumple las reglas básicas”.

Entremos en todo este lío de las zapatillas. ¿Tú corres con las VaporFly, no?

“Yo corro con las VaporFly Next. Estoy encantado con el calzado. Mi sensación es que el pie va más protegido, pero en cambio tengo la reactividad que buscas con una zapatilla rápida. Es una zapatilla más finita, con mucho tacto y la pisada la notas perfecta. Te da mucha sensación. A mí me aporta la misma reactividad y me fatigo menos a nivel muscular porque es una zapatilla con un drop muy grande y una suela muy grande como puede ser una zapa de rodar al uso”.

“Realmente el tema de las AlphaFly no lo conocemos, nos basamos en fotos y vídeos. Si te digo la verdad soy muy de la propia experiencia, me gusta testar las cosas, así que no te puedo decir. Eso sí, se está formando un revuelo que parece que el atleta que está corriendo con Nike está haciendo algo prohibido y creo que ha habido otras marcas que en el pasado han tenido un compuesto o unas circunstancias que han sido mejores y no se ha hablado tanto. Quizás porque no eran tan rompedoras o no vendían tanto. La Vaporfly es una zapatilla fenomenal, algo único”.

“Más que temerlo me parece a nivel personal innecesario porque lo que importa es el motor, la persona. El primer día que entrené con una Vapor hice un entreno malísimo y con cualquier zapatilla que hubiera corrido lo hubiera hecho igual de mal. No creo que sea eso dentro de que es un modelo con el que estamos encantados. No hay que darle esa importancia. Me fastidia que atletas de otras marcas se quejen y lo veo más un tema de impotencia, que no tienen razón porque les gustaría correr con esta zapatilla”.

¿Son los africanos tan inalcanzables en el maratón?

“En Rotterdam salieron muchos keniatas y cayeron, cuando les cogí iban muertos. Salieron 20 y me acabaron ganando seis creo. Cuando caían no aguantaban nada. Les cogía y les pasaba fácil, iban muertos. En Doha sí que en los primeros kilómetros éramos un grupo de 40-50 y la mayoría eran africanos, creo que éramos dos o tres blanquitos. Más que compitiendo, he notado que tienen algo superior en la distancia corta. He estado conviviendo con ellos, cuando vienen a Soria aquí al cross. En el día a día son muy superiores, hacen entrenamientos muy buenos con mucha facilidad y es lo que más me ha sorprendido. Luego corriendo en maratón no les he visto tan superiores como en la pista o en el cross”.

¿Qué plan tienes ahora?

“Es una desconexión más a nivel psicológico porque la semana pasada corrí tres días, esta cinco y la que viene seis o siete. Pero corro más con amigos, sin presión, tampoco voy a abusar porque estoy de vacaciones. Poco a poco ahora participando en los croses y corriendo carrerillas. Vamos a ver cómo notamos estos meses la recuperación y qué tal se encuentra el cuerpo e ir marcando los pasos”.

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad