Un Dani Mateo brillante acaba décimo en el festival etíope del maratón

Un Dani Mateo brillante acaba décimo en el festival etíope del maratón

Compartir
Dani Mateo entra sonriendo a meta en Doha / EFE
Dani Mateo entra sonriendo a meta en Doha / EFE

El soriano Dani Mateo, último español en competir en los Mundiales de Doha, se clasificó décimo con un tiempo de 2h12:15 en una carrera de menos a más que le dio el tercer lugar entre los europeos, sólo por detrás del británico Callum Hawkins, cuarto, y del suizo -nacido eritreo- Tadesse Abraham, noveno.

Entrenado por Enrique Pascual, el técnico que dirigió al doble campeón mundial Abel Antón, Mateo pasó el medio maratón en el puesto 28 con 1h06:43, por el km 30 decimocuarto con 1h34:08 y en el 40 ya estaba décimo con 2h05:22.

España, que tiene a dos campeones del mundo (Martín Fiz en Gotemburgo’95, Abel Antón en Atenas’97 y Sevilla’99), obtuvo su última medalla en París 2003, cuando Julio Rey fue subcampeón con la mejor marca española en esta competición, 208:38), y el último finalista (8 primeros) en Berlín 2009 con el octavo de Chema Martínez.

Doblete etíope en el calor catarí

Lelisa Desisa y Mosinet Geremew regalaron al atletismo etíope un doblete en el maratón nocturno masculino con tiempos de 2h10:40 y 2h10:44 tras quedarse solos el cabeza a partir del km 40 de una noche algo más benigna que las anteriores.

El keniano Aos Kipruto, con 2h10:51, consiguió la medalla de bronce por delante del británico Callum Hawkins, que repitió el cuarto puesto de Londres 2017.

En un circuito despoblado semejante a un inmenso plató vacío, el maratón masculino, última prueba que se disputaba en Korniche, junto a la bahía de Doha, partió a las 12 de la noche con 31 grados y “solo” un 48 por ciento de humedad, condiciones más favorables que el día anterior para los 20 km marcha.

El campeón, Geoffrey Kirui, líder del equipo keniano, aspiraba, como el ugandés Stephen Kiprotich a obtener su segundo título, algo que hasta la fecha sólo habían logrado el español Abel Antón, el marroquí Jaouad Gharib y el keniano Abel Kirui. También estaba el medallista de bronce de hace dos años, el tanzano Alphonce Simbu.

La ‘desfachatez’ de Ayala

Apenas habían transcurrido un par de minutos cuando el paraguayo Derlis Ayala, que hace sólo 13 días fue quinto en Buenos Aires con 2h10:27, se fue por delante y “chupó cámara” durante un buen rato. Pasó el km 5 en 15:06.

Todavía en el km 10 (30:40) la camiseta rojiblanca de Ayala marchaba un minuto por delante del primer grupo, pero por detrás el eritreo Zersenay Tadese, cinco veces campeón mundial de medio maratón, había desencadenado la caza.

La aventura de Ayala duró media carrera. En el km 21 le atrapó el primer grupo, reducido ya a media docena: Tadese, Desisa y Geremew, los kenianos Kirui y Kipruto y el sudafricano Stephen Mokoka, que pasaron el medio en 1h05:56, momento que el paraguayo aprovechó para despedirse de la carrera.

Tadese, fiel a su estilo, siguió tirando hasta el km 25. Le relevó Kirui y en el 30, que se pasó en 1h33:13, Mokoka. El sexteto permanecía unido, hasta que cedió el defensor del título en el 32.

Un nuevo cambio de Mokoka en el 35 (1h48:48) dejó cortado a Tadese. Pero por detrás estaba llegando Hawkins, que atrapó al cuarteto en el 39 y pasó al frente en el 40 (204:24).

En el 41 los tres africanos aceleraron y Hawkins se entregó, resignado a una nueva “medalla de chocolate”. El podio estaba seleccionado. Desisa, dos veces ganador en Boston, atacó a fondo y solo pudo seguirlo su compañero Geremew, pero un segundo cambio le condujo a la victoria.

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad