Es una tendencia los últimos años: los tiempos en el fútbol se están acelerando de manera vertiginosa. Es una imagen cada vez más recurrente: adolescentes que ni siquiera tiene la mayoría de edad irrumpen en la élite con una naturalidad asombrosa.

¿Quién tiene un techo más alto? Lamine y Endrick, dos fenómenos en el Bernabéu (leer noticia)