La federación de tenis australiana perdió 70 millones de dólares por la covid

La federación de tenis australiana perdió 70 millones de dólares por la covid

Los ingresos del Open de Australia bajan un 40%
Los ingresos del Open de Australia bajan un 40% | Los ingresos del Open de Australia bajan un 40%
EFE

Según el informe las pérdidas se debieron al coste de las cuarentenas de los jugadores, la seguridad y las restricciones al público

Tennis Australia aseguró que se ha adaptado a la COVID-19 en la organización de los torneos

La federación australiana de tenis, organizadora del Abierto de Australia, perdió más de 100 millones de dólares australianos (unos 70,8 millones de dólares o 62,2 millones de euros) debido al impacto de la covid-19 en el año fiscal 2020-2021.

Según el informe anual de la federación, las pérdidas se debieron principalmente al coste de las cuarentenas de los jugadores, las medidas de seguridad y las restricciones de público en los estadios debido a la pandemia en el Abierto celebrado entre enero y febrero y otros torneos.

"Este resultado concuerda con las expectaciones y refleja los desafíos en el entorno de los negocios durante la pandemia de la covid-19", señala en el informe Tennis Australia, nombre oficial de la federación.

La federación cambió el año pasado el inicio del periodo fiscal desde junio a septiembre.

Por este motivo, las pérdidas incluyen 24,8 millones de dólares australianos del periodo entre junio y septiembre de 2020 y otros 75,1 millones de dólares australianos de los doce meses siguientes hasta septiembre de 2021.

En el año fiscal 2019-2020, la federación obtuvo unos beneficios de 4,2 millones de dólares australianos (unos 2,9 millones de dólares o 2,6 millones de euros), comparados con las ganancias de 10,6 millones de dólares australianos (unos 7,5 millones de dólares o 6,6 millones de euros) en 2018-2019.

Tennis Australia, que celebrará el próximo Abierto en enero, agregó que se ha adaptado a la covid-19 en la organización de los torneos.

Debido a las medidas que rigen en el país, el Abierto, que tendrá lugar en la ciudad de Melbourne, exigirá obligatoriamente la vacuna contra la covid-19 al público, trabajadores y jugadores.

Esta medida ha generado una controversia por parte del número uno mundial, el serbio Novak Djokovic, quien se niega a revelar si se ha vacunado o si está dispuesto a hacerlo para poder participar en el torneo, que él ganó el año pasado.