Declaran las últimas tres supervivientes antes de Marta Calvo

Declaran las últimas tres supervivientes antes de Marta Calvo

Jorge Ignacio P. J. atiende a las indicaciones de su letrada durante el juicio.
| Miguel Ángel Montesinos

Dos de las mujeres lo echaron de casa por su actitud chulesca y agresiva, una de ellas, la noche que acabó quedando con la joven de Estivella

El juicio con jurado contra el presunto asesino en serie Jorge Ignacio P. J., acusado de tres asesinatos consumados -los de Arliene Ramos, Lady Marcela Vargas y Marta Calvo- y de otros tantos intentados sobre ocho mujeres más inicia hoy la tercera semana con la décima sesión. En esta jornada, los nueve jurados -siete mujeres y dos hombres-, la magistrada ponente, las partes y el público podrán escuchar el testimonio de las tres últimas supervivientes antes de que el acusado quedase con Marta Calvo.

Se analizarán, por tanto, los hechos que sucedieron entre el 4 de octubre y los primeros días de noviembre de 2019, aunque las chicas, en principio, no están citadas en orden cronológico por un error en la línea temporal de las once víctimas en un informe que ha arrastrado el calendario fijado por la magistrada ponente.

En todo caso, hablarán las víctimas octava, novena y décima, y no será hasta mañana, martes, cuando la sala empiece a analizar el asesinato y desaparición de Marta Calvo, a quien se refirió la abogada de su madre, la penalista Pilar Jové, como "la víctima cero", ya que fue a partir de ella cuando la Guardia Civil y la Policía Nacional empezaron a averiguar todos los hechos que hoy se le imputan a Jorge Ignacio P.J. en un recorrido criminal inverso, desde Marta, hasta la víctima conocida número 1, una mujer colombiana atacada el 26 de agosto de 2018, quince meses antes de ese último asesinato.

La primera en declarar hoy, si se respeta el calendario previsto, es una mujer española, que en ese momento tenía 43 años, y con la que tuvo un primer encuentro en la madrugada del 25 de octubre, en el piso de ella, en València. Aunque habían acordado consumir cocaína durante las relaciones sexuales, lo cierto es que le introdujo piedras de esa sustancia "del tamaño de lentejas" a traición, como con el resto de la las mujeres a las que pagaba por sexo, y que esa cita tuvo algunos momentos tensos. Además, se quedó con ella cuatro horas y media, pero la última hora y media no se la pagó. Hubo una segunda cita en la noche del 6 de noviembre, cerca ya de la madrugada. pero duró menos de 20 minutos porque la mujer lo echó bruscamente del piso cuando lo vio agresivo y en una actitud que le infundió miedo. De hecho, ya la Guardia Civil le contó que, cuando le dijo que se fuera inmediatamente del piso, se la quedó mirando un tiempo con la mirada amenazante, a escasa distancia de su cara, hasta que finalmente se fue.

La siguiente en declarar será otra joven, también española, con la que tuvo tres encuentros sexuales, entre mayo de 2019 y los primeros días de octubre, que se produjo el último de ellos.

Por último, se escuchará en la sala el relato de la víctima número 10, española como las anteriores y de 27 años en ese momento, con quien mantuvo una cita sexual pagada el 24 de octubre de 2019 por la noche. Fue en una casa de citas de la plaza de Los Pinazo, en València, y acabó con el ahora enjuiciado siendo echado del piso por la joven, después de que la embadurnase el cuerpo entero, haciendo hincapié en algunas zonas como las erógenas y las axilas, y de que le introdujese en contra de su voluntad una piedra de cocaína del tamaño, describió, "de una habichuela".

Se da la circunstancia de que nada más ser expulsado de ese piso, concertó la cita con la víctima número ocho, la primera en declarar hoy, quien también acabó echándolo a la calle por su actitud cada más más agresiva.

Además, prestarán declaración ante el tribunal varios de los agentes de la Guardia Civil que recogieron en su día el testimonio voluntario de estas tres mujeres, que decidieron contar su experiencia a raíz de la desaparición de Marta Calvo y su difusión en los medios de comunicación.