Sport.es Menú

El Real Madrid se encontró una alfombra roja para ganar su tercer Mundial de Clubes

El Gremio le dio todas las facilidades posibles y el árbitro se tragó un claro penalti de Sergio Ramos a Ramiro

Cristiano Ronaldo marcó el tanto de la victoria de falta directa aprovechando un grave error de la barrera

El Real Madrid se proclamó campeón del Mundial de Clubes 2017 al derrotar al Gremio de Porto Alegre en la final (1-0) | EFE

El Real Madrid conquistó su tercer Mundial de Clubes gracias a las enormes facilidades que le dio el Gremio de Porto Alegre y al empujoncito que le dio en el momento decisivo el colegiado mexicano César Ramos, que no quiso ver un claro derribo de Sergio Ramos a Ramiro dentro del área. En la siguiente jugada llegó el gol de falta directa de Cristiano Ronaldo aprovechando la impericia de dos jugadores del Gremio, Lucas Barrios y Luan, que en el momento decisivo se movieron en la barrera y dejaron que el balón se colase sin oposición para desesperación del meta Marcelo.

Real Madrid

1-0

Gremio

Real Madrid

Keylor Navas, Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo, Modric, Casemiro, Kroos, Isco (Lucas Vázquez, 73'), Benzema (Bale, 79') y Cristiano Ronaldo.

Gremio

Marcelo Grohe, Edilson, Geromel, Kanneman, Cortez, Jailson, Michel (Maicon, 84'), Ramiro (Everton, 71'), Luan, Fernandinho y Lucas Barrios (Jael, 63').

Goles

1-0, Cristiano Ronaldo marca al transformar una falta directa (53').

Árbitro

César Ramos (México). Amonestó a Casemiro (27').

Incidencias

Final del Mundial de Clubes disputada en el estadio Zayed Sports City de Abu Dabi en presencia de 45.000 espectadores.

La final volvió a poner de relieve la enorme diferencia de potencial que sigue existiendo entre el campeón de la Liga de Campeones y el vencedor de la Copa Libertadores. Gremio sólo fue capaz de presentar batalla en defensa y se mostró tremendamente inofensivo con el balón en los pies. 

La superioridad blanca fue clara desde que arrancó el partido, pero al equipo de Zidane le faltó precisión en los últimos metros para culminar alguna de sus jugadas de ataque. El Gremio se dedicó a defender y apenas dio señales de vida en el área de Keylor Navas, un espectador más durante este primer acto.

El problema del Real Madrid es que Cristiano Ronaldo sigue muy lejos de su mejor nivel y eso se refleja en su escaso acierto en los último metros. Sin la puntería del portugués, el equipo madridista pierde mucha pegada. En la primera mitad no le bastó con Benzema, muy activo en estos primeros 45 minutos, ni tampoco con Isco y Modric, que llevaron la manija del juego.

un rival sin recursos

La única acción de peligro del Gremio llegó en el minuto 29 en un disparo de falta desde muy lejos que Edilson convirtió en un peligroso obús que se marchó por encima del larguero. Los brasileños estuvieron muy lejos de las expectativas. Muy impreciso se mostró, por ejemplo, Luan, la gran esperanza del equipo de Porto Alegre.

Los blancos, en cambio, tuvieron suficiente ocasiones para adelantarse. Las más claras fueron una volea de Carvajal que Jeromel desvió a córner en el 20', un disparo de Modric desde la frontal que salió rozando el poste (24') y un chut de falta directa de Cristiano que salió por encima del larguero.

El escenario se mantuvo sin cambios tras el descanso. Gremio se limitaba a cerrar espacios en defensa soñando con un contragolpe salvador y el Real Madrid se mostraba muy superior en todas las facetas. El primer aviso lo dio Cristiano con un zurdazo desde fuera del área que se marchó fuera por poco en el 51'.

Instantes después el mexicano César Ramos se hacía el sueco en el área del Real Madrid y no sancionaba un claro derribo de Sergio Ramos a Ramiro. Y en la siguiente jugada llegó el 1-0 de Cristiano. De ahí al final, la final fue un monólogo del equipo de Zidane ante la impotencia de un Gremio que demostró muy poco y apenas exigió a la zaga madridista. Encontrarse en una final a un rival sin recursos es siempre un chollo y el Madrid no lo desaprovechó.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil