¿Qué es la dieta keto?

El nombre deriva del fin último de esta: lograr que nuestro organismo entre en un estado metabólico llamado cetosis

Se trata de reducir el consumo de los carbohidratos e incrementar el consumo de proteínas y especialmente de grasas

Dieta keto
Dieta keto | sport

En las últimas décadas, se ha producido una explosión de nuevos planteamientos dietéticos. Uno de los más extendidos es la dieta cetogénica, también conocida simplemente como dieta keto. El nombre deriva del fin último de esta: lograr que nuestro organismo entre en un estado metabólico llamado cetosis, durante el cual consumimos la grasa almacenada como combustible energético. Para ello, es necesario realizar unos cuantos retoques en la pirámide nutricional convencional. En concreto, se trata de reducir el consumo de los carbohidratos e incrementar el consumo de proteínas y especialmente de grasas.

Después de todo, y como apuntan desde Healthline, medio especializado en información sobre salud, bajar hasta los entre 20 y 50 gramos de carbohidratos diarios "limita el suministro de glucosa del cuerpo, que es la principal fuente de energía de las células". En consecuencia, nuestro organismo explota la otra fuente con la que cuenta a la hora de obtener energía: la grasa. En términos generales, la dieta cetogénica distribuye los macronutrientes en un 70% de grasas, un 20% de proteínas y apenas un 10% de carbohidratos. Pero existen alternativas con mayor consumo de carbohidratos como la dieta keto cíclica o la dirigida.

 En cualquier caso, los objetivos del seguimiento de la dieta cetogénica pueden ser muy variados y van desde la pérdida de peso al control del colesterol, pasando por la prevención y regulación de la diabetes, la gestión de la epilepsia, la mejora de los síntomas de la enfermedad del Alzheimer y de la enfermedad del Parkinson, el tratamiento del síndrome de ovario poliquístico o el incremento del rendimiento deportivo, tal y como se recoge en el portal de WebMD, otro medio experto en salud. Sin embargo, el estado de cetosis constante también puede provocar efectos secundarios indeseados en nuestro organismo.

 "Los más comunes no suelen ser graves: estreñimiento, hipoglucemia leve o indigestión", añaden desde este medio estadounidense, pero "con mucha menos frecuencia las dietas bajas en carbohidrato pueden generar cálculos renales o niveles altos de ácido en el organismo", por lo que resulta muy importante no aplicar este plan de alimentación sin la mediación de un especialista en nutrición. Y mucho menos a largo plazo. La dieta cetogénica no resulta beneficiosa de manera permanente en ningún caso debido a posibles daños en el hígado, tal y como explica en Código Nuevo el nutricionista de Nootric Lluís Jiménez.

 Sea como sea y de modo orientativo conviene conocer cuáles son los alimentos permitidos en esta dieta y cuáles no. En la primera categoría encontramos las carnes rojas como el bistec o el jamón, los pescados con altos niveles grasos como el salmón o el atún, los huevos, la mantequilla, el queso sin procesar, las semillas y los frutos secos, los aceites saludables, los aguacates o las verduras bajas en carbohidratos. En la segunda se hallan los alimentos azucarados, los cereales, las frutas, las legumbres, los tubérculos, el alcohol, las grasas no saludables, los alimentos dietéticos sin azúcar o las salsas procesadas.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil