Leo Messi celebró su récord de partidos con un récord goleador

Messi vuelve a sonreír siete meses después

OPINIÓN

Lluís Mascaró

@LluisMascaro

La sonrisa de Messi es la mejor noticia para el barcelonismo. El crack argentino vuelve a ser feliz en un campo de fútbol. Gracias, especialmente, a Koeman. El técnico holandés ha construido un proyecto de presente y (sobre todo) de futuro que ha devuelto la ilusión al mejor jugador del mundo y de la historia. Y es que, a punto de cumplirse 7 meses del famoso y polémico burofax en el que Messi le pedía a Bartomeu que le dejara irse del Barça, la situación del crack argentino ha dado un giro de 180 grados. Una metamorfosis radical que ha ido en paralelo a la milagrosa transformación del equipo. De la humillación del 2-8 ante el Bayern en la Champions del 14 de agosto a la euforia del 1-6 contra la Real Sociedad del pasado domingo, 21 de marzo. El KO europeo fue la gota que colmó el vaso de la paciencia de Messi y le condujo a solicitar su salida del club. El festival en Anoeta puede significar el punto de inflexión que le acerque a la renovación. O eso, al menos, es lo que esperan todos los culés...

Quedan 100 días para que expire el contrato de Messi con el Barça. Cien días en los que Laporta deberá exprimir al máximo sus dotes de persuasión para convencer a Messi para se quede en el club blaugrana. Koeman le ha hecho al nuevo presidente gran parte del trabajo. Seguramente el más duro: conseguir que Messi celebre sus goles y los de sus compañeros como si fueran títulos. Es decir, que Messi vuelva a recuperar ese liderazgo que le hace ser indispensable. La sonrisa de Messi ha reaparecido en el mismo momento que el crack argentino está ofreciendo su mejor versión futbolística y el equipo encadena una extraordinaria racha en la Liga (37 puntos de 39 posibles) acompañada de un excelente juego. Todo confluye. Nada que ver con lo que sucedió en la última etapa de Bartomeu. Ahora falta que también coincida con los intereses de Messi la propuesta de Laporta, que debe ser tan realista (económicamente hablando) como imaginativa. Y, por supuesto, emocionalmente irrechazable. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil