Sport.es Menú

Lorenzo: Genio y figura de principio a fin

OPINIÓN

La decisión de Jorge Lorenzo no me coge por sorpresa. Hacía tiempo que él lo estaba meditando por las lesiones, pero no quería precipitarse porque si era capaz de recuperar la motivación, las buenas sensaciones, hubiese seguido. Lo ha intentado hasta el final. Tomó la decisión después de la carrera de Malasia y se va rescindiendo el año de contrato que tenía con Honda, con lo que el francés Johann Zarco va a heredar una moto que hace un mes era impensable.

Estuve en su debut en Jerez, el sábado que cumplía 15 años, en su primera victoria y en gran parte de sus títulos y éxitos. Además de ser un piloto extraordinario, de un enorme talento, fino como el que más, es una gran persona, que siempre ha tratado de ayudar a los demás y dispuesto a echarte un cable. Siempre me ha hecho gracia, lo confieso, la imagen chulesca que ha transmitido porque no se ajustaba ni mucho menos a la realidad.

Con la ayuda de Chicho, su padre, de Dani Amatriain, el hombre que le llevó hasta lo más alto, y de tantos otros Jorge Lorenzo ha dejado una huella imborrable en el mundo de la moto. Perfeccionista como el que más, sus mejores años los vivió en 250cc y, sobre todo, en Yamaha. Fueron 9 temporadas increíbles, en las que consiguió tres títulos de MotoGP y en las que puso contra las paredes al Valentino Rossi más grande.

Entiendo su decisión. Es un luchador nato, un piloto que nunca ha tirado la toalla, pero también un ganador, un piloto que siempre que ha salido a la pista lo ha hecho para ser el más rápido. Las lesiones y las particularidades de la Honda han hecho mella en él, pero en ningún caso se va por la puerta de atrás sino que lo hace por la puerta grande, la que está destinada a los grandes campeones.

Gracias, Jorge. Pocos como él nos han emocionado tanto sobre el asfalto.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil