"Esto es Kazán, no Río"

Ana Montero, directora técnica del equipo español
Ana Montero, directora técnica del equipo español | Josep Maria Arolas

Efe

Ana Montero, la directora técnica del equipo de natación sincronizada, ha recordado sobre los cambios introducidos en el dúo técnico, que ahora forman Ona Carbonell con Clara Camacho, que había que "jugársela" en el Mundial de Kazán con una nueva apuesta, pero que el objetivo son los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro del próximo verano.

"Esto es Kazán y el objetivo es Río. Aquí es donde había de acabar de jugársela", ha dicho Montero después del quinto puesto firmado por Carbonell y Camacho, una pareja que lleva únicamente dos meses de trabajo.

Inicialmente la apuesta fue un dúo con Carbonell y Paula Klamburg (en técnico y en libre), pero al final la dirección del equipo ha decidido alinear dos parejas, la formada por Carbonell y Camacho en el técnico y el dúo compuesto por Ona y Klamburg en el técnico, después del "feedback recibido por los jueces" en las últimas competiciones, según ha dicho Montero.

En cuanto a la actuación en la final, Montero ha dicho que en el preliminar han estado más acertadas en el apartado técnico, mientras que por la tarde han mejorado en energía, pero han cometido errores de índole técnica.

"Han clavado más los elementos técnicos en la eliminatoria y les ha faltado sobre todo a Clara un poco más de seguridad desde el inicio", ha dicho.

Para Montero, a esta pareja le falta "nadar más tiempo juntas", pero en líneas generales está contenta. "Hemos hecho una apuesta por dividir fuerzas en el dúo libre y técnico para que Paula pudiera mejorar el trabajo del libre. Clarita técnicamente tiene mucho potencial y mi valoración del trabajo que han hecho en dos meses en realmente buena", ha insistido.

"Desde la baja de Andrea (Fuentes), Marga (Crespí) se adaptó muy rápidamente y cuando se lesionó optamos por Paula. Ella tiene sus hándicaps y sus potenciales y no hemos acabado de decidir quién es la mejor pareja de una subcampeona del mundo", ha explicado.

Ona Carbonell ha comentado que el objetivo era nadar en la final "con más energía" para "poder captar el interés de los jueces" y que la puntuación subiera, tal y como ocurrió.

"Por contra a diferencia del preliminar, hemos fallado más en los elementos y estamos hablando de un dúo técnico. La nota tenía que haber sido mayor si hubiéramos sincronizado los elementos técnicos, pero es normal, solo llevamos dos meses, el objetivo era nadar con fuerza, energía y seguridad, y eso lo hemos conseguido", ha dicho.

Carbonell considera que el quinto puesto "no está mal" por tratarse de la primera vez que nadan juntas. "Clara ha hecho un gran trabajo. Hay que recordar que todos estos dúos llevan años trabajando juntas y nos hemos adaptado bien una a la otra", ha opinado.

Clara Camacho coincide en el análisis. "Hemos mejorado en energía y las ganas de competir, pero hemos fallado en algunos elementos técnicos", ha dicho.

Asegura que se ha sentido más nerviosa esta maña que en la final. "Queda muchísimo trabajo por delante. Solo llevamos dos meses con este dúo y estamos con muchas ganas de que siga mejorando", ha insistido

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil