Amigos del Polisario acusan a altos cargos del PSOE de venderse a Rabat

Amigos del Polisario acusan a altos cargos del PSOE de venderse a Rabat

Organizaciones canarias que apoyan al Frente Polisario como único portavoz del Sáhara Occidental.
| JOSÉ CARLOS GUERRA

Zapatero, Bono y López Aguilar participan en las jornadas sobre el Sáhara, organizadas por el Movimiento Saharauis por la Paz, sin representación del Frente

El conflicto del Sáhara Occidental es un intrincado laberinto en el que existen varias vías de salida, pero ninguna logra el consenso entre las partes implicadas. Tras 47 años de travesía por un desierto de confusión, enredo y abandono, el pueblo saharaui aguarda por una solución. Mientras la población espera, los reproches entre el Frente Polisario, Marruecos, España y Argelia no han cesado en casi medio siglo. Ahora, a las puertas de la celebración de la I Conferencia Internacional por la Paz y la Seguridad del Sáhara Occidental, que se inauguran mañana en Las Palmas de Gran Canaria, las organizaciones isleñas que apoyan al movimiento de liberación saharaui acusan a miembros del Partido Socialista de estar vendidos a un lobby marroquí.

El expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, el exministro de Defensa José Bono y el presidente de la Comisión de Libertades Civiles, Justicia e Interior del Parlamento Europeo, Juan Fernando López Aguilar serán los principales ponentes del ciclo de conferencias en el que se debatirá sobre el futuro del Sáhara Occidental. En las jornadas, promovidas por el Movimiento Saharauis por la Paz (MSP), no participará ningún representante del Frente Polisario pero, según la organización, sí habrá delegados de la ONU, quienes estarán como observadores y permanecerán "de incógnito".

El consejero de Solidaridad Internacional del Cabildo de Gran Canaria y miembro de la Coordinadora Europea de Solidaridad con el Pueblo Saharaui, Carmelo Ramírez, señala que la finalidad de este encuentro es "hacer propaganda" de que "la única salida para el conflicto es la imposición de la soberanía marroquí en el territorio, mediante una quimera que denominan Estatuto de Autonomía". Una postura que coincide con la que defiende Pedro Sánchez tras la histórica renuncia a la neutralidad que ha mantenido España desde que abandonó la antigua colonia.

Bericalla sostiene que el giro de Sánchez «ayudará a resolver el conflicto de manera pacífica»

El MSP es una organización ligada a exdirigentes del Frente Polisario, que según un informe reservado del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), al que tuvo acceso El País, está incluida en el listado de supuestos colaboradores de la Dirección General de Estudios y Documentación (DGED), el servicio de inteligencia exterior marroquí. Al conocerse la existencia de este documento, al secretario general de MSP, Hach Ahmed Bericalla, quien fue ministro de Cooperación de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y representante del Polisario en España, le sorprendió la "pobreza" del informe porque, a su juicio, solo incluye un listado de personas que se han mostrado contrarias al Frente. 

"Es un trabajo de hemeroteca, no es una investigación de inteligencia", declaró Bericalla tras conocerse la existencia del documento y apuntó que el contenido "es muy poco serio y no se corresponde con el prestigio de una institución como el CNI". Además de denunciar la existencia de lagunas en la documentación, añadió que ese trabajo lo pudo elaborar "un lobo solitario" del CNI y puso en duda que se trate de un informe auténtico del servicio de inteligencia español, porque "no aporta ninguna novedad".

El informe apunta que el MSP actúa como "pantalla" de los servicios secretos marroquíes, pero Bericalla señaló que aunque había podido haber algún infiltrado en su organización, eso no implica que sean "pantalla de nadie". Además, mostró su preocupación ante la posibilidad de que detrás del documento estén "sectores conservadores a los que les incomoda la nueva postura del Gobierno español y la posibilidad de que se resuelva el conflicto del Sáhara occidental", porque pretenden que Marruecos "siga envuelto en una guerra con los saharauis".

Un informe del CNI apunta que los promotores del coloquio son una "pantalla" de Rabat

Ramírez recuerda que la naturaleza del conflicto que afecta al Sáhara Occidental es una descolonización congelada en el tiempo por la «intransigencia» del Gobierno marroquí. Si bien insiste en que la resolución debe llegar a través del "reconocimiento de la autodeterminación y su ejercicio mediante un referéndum, libre y sin coacciones, donde se planteen las dos opciones: la aceptación de la soberanía del país ocupante o la independencia". Por su parte, Bericalla y el MSP apuestan por una solución pactada al conflicto, lo que a su juicio "puede conllevar un referéndum o no". El secretario general del MSP se muestra a favor del abandono de la neutralidad –a su juicio "negativa"– que ha mantenido el Gobierno español desde 1975 y considera que el giro de Sánchez supone un punto de inflexión para "el comienzo de una nueva etapa en la que España asume sus responsabilidades históricas y está dispuesta a ayudar a solucionar de manera pacífica del conflicto".

Precisamente ayer, el jefe del Gobierno de Marruecos, Aziz Ajanuch, reivindicó la marroquinidad de la antigua colonia española ante la Asamblea General de las Naciones Unidas y defendió la propuesta de autonomía marroquí para el Sáhara como la única "solución realista y justa al problema". Durante su intervención reiteró el compromiso de su país para alcanzar una "solución política definitiva", que considera debe basarse en "la iniciativa marroquí de autonomía". En los últimos años Marruecos ha desplegado todas las herramientas de su diplomacia para lograr que otros países respalden su tesis de la marroquinidad del Sáhara. El primer espaldarazo lo recibieron por parte de Donald Trump quien, en diciembre de 2020, reconoció la soberanía de Rabat sobre el Sáhara Occidental.

Temas