Ferrari acelera para Barcelona

Ferrari acelera para Barcelona

Sainz y Leclerc, en el podio del Gran Premio de Miami, que ganó Verstappen
Sainz y Leclerc, en el podio del Gran Premio de Miami, que ganó Verstappen  | Scuderia Ferrari

"Traeremos mejoras al GP de España, a ver si es suficiente para hacerle frente a Red Bull", advierte Carlos Sainz, tercero en el podio de Miami

En Australia la diferencia del líder Charles Leclerc con Max Verstappen era de 46 puntos. Tras las dos últimas carreras se ha reducido a 19

Charles Leclerc mantiene el liderato del Mundial tras concluir segundo en el Gran Premio de Miami. Pero en las tres últimas carreras, Max Verstappen ha recortado diferencias y ahora le tiene a tiene a tiro (a 19 puntos ) con vistas a la próxima cita del campeonato, el Gran Premio de España, que se disputará en el Circuit de Barcelona-Catalunya del 20 al 22 de mayo.  "Necesitamos mejoras ya, tan pronto como sea posible", reclama el pilloto monegasco.

Leclerc salió de Australia con una amplia ventaja (46 puntos) sobre Verstappen y con la sensación de que este año Ferrari tenía coche para defender sobradamente su posición al frente de la general. Pero en Imola el campeón les dio un auténtico repaso a los de Maranello y se llevó el Grand Chelem (pole, victoria y vuelta rápida). Y este domingo en Miami el neerlandés volvió a arrasar. Red Bull le está empezando a ganar la partida a Ferrari en cuando a prestaciones y la Scuderia promete un paquete de mejoras inminentes para reaccionar en Barcelona, donde Leclerc y Carlos Sainz se juegan mucho.

Un paso atrás

"Quizá hemos dado un paso atrás en términos de ritmo, los Red Bull han sido muy rápidos y más fuertes de lo que esperábamos en este circuito", reconocía Sainz , exhausto tras protagonizar una férrea defensa ante Sergio Pérez para acabar tercero y asegurarse su tercer podio de la temporada en Miami. "Hemos aguantado a Checo. Ahora toca Barcelona y traeremos mejoras, a ver si es suficiente para hacerles frente", añadió.

El sábado en clasificación, Leclerc y Sainz se aseguraron una prometedora primera fila de parrilla por delante de Red Bull, después de que Verstappen cometiese un error en su último intento de vuelta rápida y 'Checo' terminara a más de medio segundo de los Ferrari. Pero fue un espejismo. En carrera, Max volvió a ser implacable: le ganó la posición a Sainz en la salida, atrapó a Leclerc en la novena vuelta y no le dio ninguna oportunidad al monegasco cuando el pelotón se reagrupó tras el coche de seguridad en el tramo final de la carrera. "Somos muy buenos con los neumáticos en las primeras vueltas pero en larga distancia tenemos problemas y una estrecha ventana de rendimiento", resumió Charles.

"Estaba claro que saliendo desde el lado sucio, iba a ser complicado. Max salió bastante bien y estuve cerca de aguantar la segunda posición, pero el objetivo era acabar la carrera. Quizá no estaba al 100% físicamente después del golpe del viernes", justificó Sainz en referencia a su accidente en los libres. Lo cierto es que le faltó un punto de agresividad. No en vano el madrileño venía de dos abandonos consecutivos en Australia y Emilia Romagna y necesitaba terminar. Carlos está acostumbrado a lidiar con la presión, pero este año la situación se ha complicado mucho. La carrera de casa, dentro de dos semanas en Montmeló, puede ser un arma de doble filo para él, que encontrará el impulso que necesita en las gradas pero abordará el gran premio en busca de su primera victoria en la F1. Y todo ello primando los intereses de Ferrari y su actual líder.

Mattia Binotto, el jefe de Ferrari, reconoce que la carrera de Miami "fue un poco decepcionante teniendo en cuenta que nuestros pilotos salían el primero y el segundo, pero debemos estar contentos ya que el Red Bull, o al menos Max, fueron algo más rápidos, un par de décimas, y ya son dos carreras en las que son más veloces. Han desarrollado el coche más de lo he lo hemos hecho nosotros. Espero que no desarrollen mucho más porque tenemos un límite presupuestario, así que en algún momento tendrán que parar y nosotros podremos seguir", avisa.

Y tal como le piden sus pilotos, Binotto asegura "las mejoras llegarán en España, es un circuito distinto, de alta carga y la velocidad en recta es menos importante que en Miami, así que esperamos igualar a Red Bull en velocidad y tener una lucha más cercana", promete.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil