Foie gras: el alimento que tortura a patos y ocas hasta la muerte

Foie gras: el alimento que tortura a patos y ocas hasta la muerte

Piden la prohibición del foie gras en España por ser una tortura para los animales
| Igualdad animal

España es uno de los únicos cinco países de la UE donde aún está permitida su venta

El foie gras es un alimento habitual en los supermercados españoles y con un elevado grado de consumo. Y, sin embargo, nuestro país es uno de los pocos en Europa que siguen permitiendo su comercialización, puesto que en el resto está prohibida. El motivo es el cruel proceso de cría y engorde que se sigue con patos y ocas para obtener este producto. El foie gras es un alimento obtenido a través de la tortura de estos animales, denuncian numerosas entidades.

El jueves tuvo lugar en Madrid una protesta por parte del colectivo Igualdad Animal en la plaza de Callao, donde se desplegó el lema ‘Stop Foie Gras’ con letras gigantes. Es un acto que forma parte de la campaña de este y otros colectivos para pedir al Gobierno que ponga fin a la alimentación forzada de patos y ocas para la producción de este producto, una práctica que ya está prohibida en 18 países.

| wikipedia

"¿Cómo es posible que España sea uno de los pocos países de Europa que permite esta barbaridad?", se preguntaba el miembro de Igualdad Animal, Javier Moreno, durante la concentración. España es uno de los cinco únicos países europeos, junto a Francia, Bulgaria, Hungría y Bélgica, donde aún se produce foie gras.

"A los animales les meten un tubo de 30 centímetros durante dos semanas para obligarles a ingerir dos kilos de pasta al día -equivalentes a doce kilos para una persona-. Es un proceso cruel que hemos grabado en granjas de España", explicaba.

Todos los años, un millón de estas aves son sometidas a una "auténtica tortura" y una gran parte mueren al no aguantar el sufrimiento, añadió.

Asimismo, indicó que Igualdad Animal ha pedido una reunión con el Gobierno para exponerles su campaña y su petición, así como intentará hablar con todos los grupos parlamentarios. Además, se encuentra trabajando a nivel europeo para conseguir poner fin a este proceso. El objetivo de la organización es mantener estas acciones hasta que su campaña derive en un debate institucional y se "consigan avances legislativos". 

Moreno también ha reivindicado el rechazo social existente a esta práctica y ha subrayado que 73.000 personas han firmado una petición al Ejecutivo para poner fin a esta práctica.

Un ave en una granja de cría para foie gras | Igualdad Animal

Animales bajo tortura

La alimentación forzada convierte al hígado un órgano completamente enfermo que alcanza hasta un peso 10 veces superior del que sería natural

Cada año más de 1.150.000 patos y gansos son sometidos a la alimentación forzada en España para que sus hígados crezcan hasta diez veces su tamaño normal y obtener foie gras.

Son encerrados en jaulas individuales o en grupo, y son alimentados mediante un tubo metálico de 30 cm. Durante dos semana va aumentando la dosis hasta alcanzar los 2 kilos de pasta de maíz al día; el equivalente a 12 kilos para una persona.

A los 4 meses es cuando comienza la alimentación forzada que dura entre 12 y 15 días dependiendo de la explotación. Si se alarga en el tiempo los patos comienzan a morir.

En 18 países ya han prohibido su producción; Argentina, Austria, Dinamarca, República Checa, Finlandia, Israel, Turquía, Alemania, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Noruega, Polonia, Suecia, Suiza, Los Países Bajos y Reino Unido.

Los empresarios defienden su actuación

La organización que agrupa a los empresarios del sector, sin embargo, defiende la plena legalidad de sus prácticas y señalan que están reguladas por una normativa propia. Asimismo, en su portal de internet afirman que se observan criterios de bienestar animal para evitar el sufrimiento de patos y ocas.

"Las palmípedas destinadas a la producción de foie gras viven la mayor parte de sus vidas al aire libre y son trasladadas a viviendas colectivas durante los días de la fase de engorde. Más allá de la semántica y la connotación negativa que se puede atribuir a ciertos términos, lo que más importa a los criadores europeos de foie gras son las condiciones de bienestar reales en las que se crían sus animales y las mejoras que se puedan seguir haciendo", señala Euro Foie Gras.

"A costa de inversiones sustanciales, el sector de las palmípedas grasas ha cambiado todas sus instalaciones en respuesta a la Recomendación del Consejo de Europa del 22 de junio de 1999. Así, todas la viviendas individuales han sido reemplazadas por viviendas colectivas que cumplen con todos los requisitos recogidos en la Recomendación", señala la organización Euro Foie Gras en su página web.

.....

Contacto de la sección de Medio Ambiente: crisisclimatica@prensaiberica.es

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil