Freddy Rincón, el ‘coloso’ que nació para ser leyenda

Freddy Rincón, el ‘coloso’ que nació para ser leyenda

Freddy Rincón y el gol más importante de la historia de Colombia
Freddy Rincón y el gol más importante de la historia de Colombia | FIFA / SportsCenter

Figura de una generación dorada e irrepetible, el ‘box to box’ de la selección de Maturana hace ya parte del gran olimpo del fútbol sudamericano

Fue el primero de su país en vestir la camiseta del Real Madrid, donde denunció racismo de la afición

Dicen que las glorias nunca se mueren. Quizá, como todos, se despedirán en algún momento de su cuerpo terrenal. Pero la historia escrita pasará por generaciones para inmortalizar sus hazañas. Pasó con muchos ídolos que se valieron de una pelota para cambiar vidas enteras de pueblos con nula esperanza. 

Como en la Colombia aterrorizada de los ‘90 que solo lloraba constantemente a su muertos víctima de la guerra contra el narcotráfico, pero que encontró una tenue luz de esperanza cuando ya no quedaba nada. Un país permeado por la sangre inocente que gritó como nunca el gol más importante de su historia.

Era contra Alemania, a la postre campeona del Mundial de Italia, en el último suspiro del partido final de la fase de grupos en San Siro. La pelota pasó por varias leyendas, pero solo uno fue el elegido para definir por debajo de las piernas de Bodo Illgner. De nombre Freddy, de apellido Rincón y de apodo el ‘Coloso’. Sacó lágrimas entonces al conseguir la épica clasificación a octavos de final y sacó lágrimas ahora con su temprana partida víctima de un accidente de tránsito. Aunque la huella imborrable que dejó se hará perpetua.

Se hizo indiscutible en la generación dorada del fútbol cafetero. Con Francisco Maturana como entrenador, la labor de Rincón como ‘box to box’ sirvió para ir a tres Mundiales consecutivos, el último de ellos ya bajo el mando de Hernán ‘Bolillo’ Gómez.

Aunque el ‘peak’ de aquella selección llegó en septiembre de 1993, cuando saquearon en Monumental y arrancaron aplausos del mismísimo Diego Armando Maradona, que desde la tribuna miraba a los de Basile caer por 0-5 ante una apisonadora tricolor. Baile y fiesta, al mejor estilo de su país, los goles se fueron sucediendo uno tras otro, el primero de ellos obra de Freddy, que luego se apuntaría otro más.

Ya mostraba su calidad a mediados de 1986, cuando llegó a la capital colombiana para enfilarse en el Independiente Santa Fe. De allí saltó al América de Cali, donde se consolidó como fijo en la medular y llamó la atención de los grandes de Sudamérica. Su paso al Palmeiras le valió para, luego, aterrizar en Europa.

Con el Nápoles firmó un gran año, anotando siete goles -se caracterizó por tener siempre llegada al área rival- y siendo traspasado al Real Madrid, convirtiéndose así en el primer colombiano que vistió la camiseta ‘merengue’. A las órdenes de Jorge Valdano tuvo algunas oportunidades, aunque no terminó de cuajar, teniendo incluso roces con la afición por insultos racistas que él mismo denunciaba.

Pegó la vuelta al Corinthians y volvió a hacer historia, siendo el primer capitán que levantó un título del Mundial de Clubes, ganando la final ante el Vasco da Gama por penaltis en el año 2000. Porque así escribió Rincón sus momentos en el fútbol, acostumbrando a la épica. De Buenaventura, un pueblo olvidado por las autoridades del país, a la más alta esfera del deporte. Todo un ‘Coloso’ que dijo adiós.

Temas