Simonsen, el pequeño gran danés

Simonsen, el pequeño gran danés

Simonsen, el pequeño gran danés | sport

El menudo extremo, de solo 1,65 metros, ganó una Copa y la Recopa de 1981 en sus tres temporadas como blaugrana

Balón de Oro en 1977, llegó al Barça para sustituir a Neeskens y pronto logró el cariño de la afición, que le apodó ‘Simonet’

Fue el primer danés que vistió la camiseta del Barça, antes que Laudrup, Ekelund, Christiansen y Braithwaite. Llegó en 1979 siendo una estrella del fútbol europeo porque, dos años antes de aterrizar en el Camp Nou, había ganado el Balón de Oro (1977) siendo futbolista del histórico Borussia Monchengladbach, donde ganó tres Ligas alemanas seguidas, dos UEFA y perdió la final de la Copa de Europa de 1977 ante el Liverpool de Keegan.

El Barça necesitaba dar el golpe con un fichaje estrella que ocupara el hueco de Johan Neeskens, ídolo absoluto del barcelonismo. Allan encajó como un guante ante su nueva afición, que pronto le apodó ‘Simonet’, catalanizando su apellido danés y recordando sus 165 centímetros de estatura.

Simonsen jugó tres temporadas de blaugrana, siendo un extremo habilidoso y vertical del que pudo beneficiarse, en gran parte, el fútbol de Quini. No ganó ninguno de los tres títulos ligueros disputados, pero sí conquistó una Copa y la Recopa de 1981, cuya final se jugó en el Camp Nou ante el Standard de Lieja, que se adelantó a los seis minutos. El pequeño gran danés empató en el 44’ y Quini remontó en el 63’ para dar el título al Barça.

Poco menos de un mes más tarde, Maradona aterrizó en el Barça. La normativa solo permitía alinear a dos extranjeros, por lo que Simonsen y Schuster debían disputarse la segunda plaza. Con 30 años, el danés aceptó la cesión al Charlton y ya nunca más regresó al Barça, lo que no empañó su historia de amor con la afición y la suya propia con el club. Al cabo de muchos años, en 2014, se hizo socio. Desde su adiós, nunca ha dejado de mostrar su cariño hacia el el club.

Temas