Agonía espanyolista y ¿descenso en el Camp Nou?

El cuadro blanquiazul cayó ante el Leganés y podría perder la categoria incluso en el derbi

Jonathan Silva anotó el tanto de los pepineros en un despiste monumental de la zaga perica

El Espanyol es de Segunda. Aún no es matemático. Pero casi. El descenso se consumará, para más inri, en el Camp Nou el próximo miércoles en el derbi. El eterno enemigo solo tendría que cerrar una temporada para olvidar con el peor colofón posible para el aficionado espanyolista. La pesadilla completa.

Jonathan Moreno

FICHA TÉCNICA

LaLiga

ESP

0-1

LEG

Espanyol

Diego López; Javi López (Campuzano, 91'), Bernardo, Cabrera, Pedrosa (Vargas, 64'); Darder, David López, Marc Roca, Embarba (Melendo, 71'); Wu Lei (Calleri, 64') y De Tomás.

Leganés

Cuéllar; Rosales (Avilés, 65'), Bustinza, Tarín, Siovas, Jonathan Silva; Rodrigues, Ruibal (Awaziem, 81'), Amadou (Recio, 81'), Rubén Pérez; Guerrero (Assalé, 58').

Gol

0-1 M.54 Jonathan Silva.

Árbitro

Cuadra Fernández (balear). TA: De Tomás (51'), Darder (87'), Calleri (2A, 88') / Assalé (67'), Siovas (84'), Avilés (91').

Campo

RCDE Stadium. A puerta cerrada.

El Leganés, otro equipo que aparentemente perderá la categoría, asaltó el RCDE Stadium, un bazar chino para los rivales esta campaña. Los jugadores pepineros mostraron profesionalidad y orgullo para llevarse los tres puntos. Aguirre prometió lucha y sus futbolistas murieron con su idea sobre el rectángulo. Envidia sana en una plantilla blanquiazul sin timonel. 

Calor de justicia. Sofocante. Una sauna el RCDE Stadium. Los futbolistas, sudando a chorros desde el primer segundo. También lo hacía Rufete, gorra encasquetada hasta la nuca. No acompañaba la temperatura, ni tampoco el horario. A falta de tardes de julio de paella, sangría y sesteo con el Tour de Francia en segundo plano, Espanyol y Leganés brindaron una primera parte de párpados a media asta. Advertirá el lector la falta de oportunidades relatadas. Ni un lanzamiento entre los tres palos en 45 minutos. Diego López y Pichu Cuéllar no ensuciaron sus guantes.   

Obtusas ambas escuadras. Sin clarividencia. El duelo se desarrolló en la parcela ancha. El césped de las áreas quedó inmaculado. David López y Marc Roca sufrían para darle ritmo a la circulación. Darder, arrinconado de nuevo en la izquierda, no participaba. Embarba intentaba la guerra por su cuenta. Y sin noticias de Wu Lei ni De Tomás. De hecho, el delantero madrileño tuvo que ser atendido por una indisposición. Tumbado sobre la hierba y recibiendo hidratación. Aguantó como un titán todo el partido. Su compromiso, incuestionable

Asustó el cuadro perico tras el receso. Darder ganó línea de fondo y Embarba remachó al fondo de las mallas en volea. Cuadra Fernández, a instancias de su asistente, señaló un fuera de juego milimétrico. No necesitó el árbitro madrileño del comité balear acudir a la pantalla. Extraña decisión.

El clavo al ataúd espanyolista lo martilleó Jonathan Silva. Absolutamente solo en el carril izquierdo -¿dónde estaba Javi López?-, el lateral dispuso de tiempo para controlar, mirar y empalar de zurda un desplazamiento en largo de Rubén Pérez. Diego López rozó el esférico. Gesto de contrariedad del portero de Paradela. 

Crecieron los pepineros con la ventaja y con los cambios introducidos por Javier Aguirre. Entrenador de Primera el mexicano. De Tomás buscó el equilibrio en la ejecución de un libre directo. Primera intervención con cara y ojos de Cuéllar. RDT aglutinó todo el peligro catalán. Incluso cuando el Espanyol se quedó con un hombre menos por la autoexpulsión de Jonathan Calleri. Al argentino se le calentó el pico y Cuadra Fernández le enseñó una doble amarilla en cuestión de segundos. Flaco favor a sus compañeros. La última y la más clara fue de nuevo para De Tomás. Acomodó el cuerpo y lo perfiló a portería, pero no afinó el remate tras pase de la muerta de Leandro Cabrera, incorporado como extremo izquierdo. Mucha, mucha impotencia

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil