Eva Moral: "El deporte nos hace visibles"

Gracias a su fortaleza y vitalidad, la atleta madrileña participará en los Juegos Paralímpicos en paratriatlón

CaixaBank reitera su compromiso con los deportistas paralímpicos con la campaña #ContigoMásQueNunca

La triatleta durante una competición.
| sport

A pesar de la crisis provocada por la covid-19, CaixaBank mantiene a través del programa ADOP su compromiso con los deportistas paralímpicos españoles para la gran cita deportiva de los Juegos de Tokio 2020, que finalmente se trasladan a 2021. La entidad, asegura, seguirá estando junto a los atletas paralímpicos, de manera que puedan seguir contando con los mejores medios posibles para intentar alcanzar sus objetivos deportivos y trasladando a la sociedad los valores que representan. Un buen ejemplo es el de Eva Moral:

Anna Solà

La primera vez que Eva Moral (Madrid, 1982) se subió a una 'handbike' fue en el Hospital Nacional de Parapléjicos en Toledo, donde tuvo que estar ingresada seis meses a causa de una lesión medular provocada por un accidente en una carrera cicloturista por la sierra de Madrid a finales de 2013. En ese momento aún no lo sabía pero esas primeras sensaciones encima de la bicicleta adaptada sembrarían la semilla de una futura triatleta paralímpica. El triatlón, que antes del accidente era el deporte favorito de Eva, se convertiría poco después en su profesión, en su modalidad adaptada, dejando la abogacía de lado temporalmente.

Tras recibir el alta del hospital, Moral no tardó ni un mes en volverse a subir a una 'handbike' para estrenarse en competición oficial. Fue en Ciudad Real, en el Campeonato de España de Ciclismo, en el 2014. “Que tuviera esa oportunidad fue un poco por casualidad. Estando en Toledo me puse en marcha para conseguir mi propia ‘handbike’. Fui a ese campeonato para probar la experiencia y me encantó, me sentí muy bien. Fue ese el punto de inflexión para echar toda la carne al asador en cuanto al mundo del deporte adaptado tras mi recuperación”, explica Eva Moral en una entrevista para el periódico SPORT.

Seis meses más tarde pudo estrenarse en una competición de paratriatlón. Añadió la natación y la carrera a su deleite por la bicicleta. “Me sorprendí a mí misma de haberlo hecho y de haberlo podido acabar. Ese es el mayor éxito que he conseguido, independientemente de las medallas que pueda ganar en un futuro”, recuerda la triatleta. 

Ese fue, también, el primer éxito de toda una trayectoria como deportista de élite, con muchas victorias en su palmarés. Tan solo en el primer año de carrera, Eva Moral se proclamó Campeona de España de Paratriatlón y consiguió el bronce en las Series Mundiales también de esta modalidad. “El hecho de haber sido siempre deportista me ayudó a empezar a practicar paratriatlón: tengo la mente bastante entrenada a plantearme retos y a hacer sacrificios”, explica la madrileña.

Sin duda, su sacrificio ha dado frutos a lo largo de su trayectoria. En los siguientes años ganó la Maratón de París en su categoría, se proclamó Campeona de Europa de Paratriatlón y ganó la Serie Mundial de Milán, entre múltiples triunfos también en ciclismo y duatlón. Tras seis años de experiencia en el paratriatlón, Eva Moral es actualmente quinta en el ranquing mundial en su categoría, una posición que le asegura una plaza en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020. 

Apoyo imprescindible

“En mi vida mis referentes son mis padres. Han luchado siempre a mi lado y siguen ahí, al pie del cañón. No les he visto decaer en ningún momento. Son muy fuertes y quiero parecerme a ellos”, explica emocionada Moral. Ella, como muchos deportistas, cuenta con esa fuerza invisible, la de la familia y las personas queridas, para seguir adelante y afrontar sus retos con el mayor de los ímpetus. El padre de Eva, José, no se pierde ni uno de sus entrenamientos. Es uno de sus pilares, especialmente desde que entrena con la 'handbike'. “Mi padre me acompaña con el coche por la carretera por seguridad. Entrena conmigo casi todos los días”, explica la triatleta. Su madre, Rosario, les ayuda en casa con las tareas domésticas.

Eva tiene un tatuaje que reza 'Never give up' y hace referencia a ellos. “Es mi mantra. Cuando sufrí el accidente no fui yo sola la que me vi afectada, también se vieron afectados mis familiares y mi entorno. Me lo hice para subrayar que no nos íbamos a rendir, que íbamos a seguir para adelante. Y cuando estoy en un entrenamiento o una carrera dura pienso en el tatuaje”, recuerda Moral. Todo apunta a que ni ella ni su familia se han rendido y han sabido convertir lo que a priori era un obstáculo en una nueva oportunidad. “Cuando empezó con la ‘handbike’, nadie pensaba que llegaría donde está. Con su lucha y con su constancia está a punto de entrar a competir en las Olimpiadas”, destaca su madre, Rosario, con un gran orgullo.

“En cuanto la conoces, lo primero que destacas de ella es su vitalidad y su fuerza. De hecho, ese carácter es el que nos ha ayudado a nosotros a tirar para adelante. Verla así de feliz nos ha dado toda la fuerza del mundo”, añade. De esta forma comparten un núcleo de fuerza que les ayuda a todos a tirar para adelante y a seguir batiendo récords.

Tarea necesaria

Además de entrenar durante horas, Eva Moral invierte una parte de su tiempo a visibilizar el deporte adaptado a través de las redes sociales y las conferencias a diferentes colectivos, donde explica su experiencia en primera persona. “Soy bastante activa en las redes sociales, donde quiero mostrar que soy una ‘persona normal’, lo único que utilizo una silla de ruedas para caminar. Doy también muchas charlas en escuelas y allá donde me requieran. Yo voy y cuento mi historia por si algo de lo que pueda decir ayuda a alguien. Por ejemplo, me gusta visibilizar que las pequeñas cosas que tenemos en el día a día, como poder salir libremente de casa, que a menudo no valoramos por el hecho de tenerlas siempre que queramos”, destaca la deportista.

En sus conferencias enfatiza además la importancia de practicar deporte para todo el mundo, pero muy especialmente para las personas con discapacidad. Tal como considera, “el deporte nos ayuda a conocer personas con nuestra misma discapacidad o con otra diferente. Nos ayuda también a hacernos visibles y a quitarnos el estigma negativo. Realmente somos deportistas y entrenamos las mismas horas, o incluso más, que cualquier deportista”.

Gracias a gestos como el suyo, cada vez más empresas “se están dando cuenta de la importancia de apoyar el deporte para personas con discapacidad. “Cuando lo equiparemos, no distinguiremos entre deporte femenino, masculino, o incluso deporte adaptado”, confía Eva Moral. De hecho, en su preparación física de cara a la cita olímpica de este verano, Eva participa en el Plan ADOP, el programa que tiene como objetivo dar apoyo a los deportistas paralímpicos de alto rendimiento y reducir la diferencia entre las becas que ellos reciben en comparación con los deportistas olímpicos. 

Es posible gracias a la aportación económica de empresas que apuestan por el deporte paralímpico, teniendo en cuenta que representa valores como la superación, el esfuerzo o el apoyo. Entre ellas destaca CaixaBank, patrocinador oficial del Comité Paralímpico Español.

En busca del oro

Su esfuerzo y sacrificio en los seis años de carrera deportiva han dado buenos resultados. Pese a que aún quedan competiciones preolímpicas por disputar, Eva ya está clasificada para los Juegos Paralímipicos de Tokio, cuya celebración está prevista entre el 25 de agosto y el 6 de septiembre en la capital nipona.Tanto para ella como para sus familiares, participar en esta competición supondrá un sueño y mucho orgullo. “Lo espero con mucha ilusión, mucha alegría y mucha responsabilidad”, destaca Moral. La triatleta, que va en busca del oro, puede hacer historia, ya que el triatlón se añadió a la disciplina olímpica en los Juegos de Río de Janeiro del 2016 y el palmarés español aún no cuenta con ninguna medalla en esta modalidad.

'Inconformistas del deporte'

‘Inconformistas del deporte’ es el eje central de la campaña de CaixaBank centrada en promocionar 20 retos en los 20 meses que van desde la firma del patrocinio con el Comité Paralímpico Español hasta la disputa de los Juegos Paralímpicos, en agosto de este año, si no se aplazan a causa del covid-19. En esta ocasión, la entidad financiera quiere visibilizar el apoyo incondicional que brindan los familiares y sus allegados a los inconformistas del deporte. Estos suponen esa fuerza invisible que ayuda a los atletas a afrontar los retos y son, junto a los deportistas, quienes rompen barreras y prejuicios en cuanto a la discapacidad. Por ello, en CaixaBank quieren darles un espacio para expresarse y contar la historia de superación de un deportista de élite desde otro punto de vista: el de casa. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil