El barcelonés Alex Mieza, campeón del mundo de Kung Fu

Alex Mieza, campeón mundial de Kung Fu
Alex Mieza, campeón mundial de Kung Fu | EFE

La decimocuarta edición del campeonato del mundo de Kung Fu, o Kuoshu, como se conoce esta disciplina marcial en China, se celebró el 2 y el 3 de mayo pasado en el condado de Yunlin, en la República de China, Taiwán, explicó a Efe Alex Mieza. Discípulo de la decimosexta generación de Wudang Sanfeng Pai, Alex Mieza llegó a Tenerife hace doce años para dar un curso de Tai Chi, que es la parte interna del Kung Fu, en un momento en el que estaba saturado del ritmo de vida que llevaba en Barcelona, y en La Laguna comenzaron a salirle clases, con lo que se quedó de forma definitiva.

EFE

Alex Mieza, que es discípulo directo del reputado maestro taoísta Yuan Xiugang, de Wudang, indicó que la palabra Kung Fu llegó a occidente a través de las películas y que se trata de un término mal entendido, con el que además se habla más de la habilidad de una persona para practicarlo que del arte marcial en sí. Pero la palabra Kung Fu se ha extendido tanto en occidente que se acepta en China, y Alex Mieza señaló que se trata de una disciplina en la que se tiene en cuenta el trabajo físico, pero también el mental y los hábitos de salud, para convertirse en una forma de vida.

Al campeonato del mundo Alex Mieza acudió en representación de la Federación Española y en compañía de otros dos maestros españoles, de la Comunidad Valenciana. Comentó que si bien en España hay bastantes personas que practican Kung Fu, sólo en los últimos años se ha empezado a ver una progresión en la profesionalidad de la enseñanza y en la calidad técnica de los practicantes. Esta disciplina entró en España hace unos treinta años y el 30 de mayo próximo se celebrará el campeonato de España en Madrid, señaló Alex Mieza, quien agregó que el Kung Fu ha tenido en este país un desarrollo "bastante curioso" al entrar por las películas.

De hecho se asocia con Bruce Lee, cuando éste no practicaba realmente Kung Fu y era más un fenómeno mediático que un artista marcial, dijo Alex Mieza. Se trata de un arte marcial que es muy exigente físicamente, en la modalidad de formas por ejemplo se trabaja de una manera más intensa que en el Kárate, ya que en el Kung Fu son más largas y con muchas más combinaciones de movimientos. La práctica de esta disciplina es una superación de uno mismo al enfrentarse uno a sus límites físicos, mentales y emocionales.

Comentó que el Tai Chi no deja de ser una parte del Kung Fu; es un trabajo mas interno, de mayor conocimiento personal y de control tanto de la respiración como del estado mental, y que a occidente en general ha llegado en su forma más "suave y terapéutica", de forma que se asimila con las personas de la tercera edad, cuando en China es para todas las edades. El artes del Kung Fu está integrado por varios estilos que se diferencian en si predomina el trabajo interno o el externo y también en el espacio geográfico de mayor influencia en China, si del norte o del sur, y de los que el primero es más variado y con más desplazamientos, y el segundo más "rudo".

Alex Mieza dirige en La Laguna la Escuela Laoshan, en la que trabajan juntos todos los alumnos, sin diferencia de grados, un sistema éste que diferencia a quienes practican artes marciales por el color de un cinturón, pero que en realidad es un uso occidental que no se tiene en China. También explicó que el termino Kuoshu, abreviatura de Guo Jia Wu Shu (artes marciales nacionales), comenzó a emplearse a principios del siglo XX, cuando el país del centro, China, sufría invasiones de extranjeros y muchos artistas marciales se unieron bajo el lema "Para fortalecer el país, hay que fortalecer el cuerpo". De esa forma comenzó a utilizarse la palabra Kuoshu para designar a la artes marciales autóctonas y crear una imagen de unidad nacional.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil