El recorrido de Penyagolosa Trails, tramo a tramo

El Trail de referencia regresa del 15 al 17 de octubre con la modalidad de Marató i Mitja

El recorrido de Penyagolosa Trails, tramo a tramo
Penyagolosa Trails regresa del 15 al 17 de octubre en la 22 edición  | Penyagolosa Trails

Sport.es

Penyagolosa Trails regresa del 15 al 17 de octubre en la 22 edición de la modalidad de Marató i Mitja (MiM), de 60 kilómetros, y 9 en la carrera Castelló – Penyagolosa (CSP), de 110 kilómetros. La competición deportiva ha consolidado durante los últimos años uno de los recorridos más completos y atractivos del panorama nacional, recorriendo algunos de los mayores tesoros naturales de los que goza la provincia de Castellón, la mayoría de ellos protegidos, poniendo en valor la riqueza de la zona. Al mismo tiempo que se fomenta el conocimiento y disfrute del recorrido, el evento aplica una serie de medidas y buenas prácticas para proteger y conservar el entorno natural.

En términos generales, esta edición mantiene el recorrido presentado en 2019, salvo en la salida, donde ambas pruebas, a diferencia de años anteriores, saldrán desde una misma ubicación: la Universitat Jaume I de Castelló (UJI). Además, con el fin de garantizar la salud y la seguridad de todas las personas implicadas en el evento, la organización tiene contemplados y coordinados diversos escenarios para adaptarse de forma rápida y eficaz a los diferentes contextos sanitarios que puedan darse en el momento de la prueba.

Primer tramo: Castelló – Les Useres

Al igual que en anteriores ocasiones, la MiM y la CSP comparten recorrido en el primer tramo entre Castelló y Les Useres, aunque en esta ocasión, partiendo ambas desde la Universitat Jaume I de Castelló. La prueba comienza tomando rumbo hacia el Hospital de La Magdalena, punto de referencia para enfrentar la primera gran subida que deja entrever el paisaje de contrastes característico de la provincia y el alto nivel de exigencia que requiere el reto. El denominado Tossal Gros de Castellón tiene 2,66 kilómetros de distancia, 234 m+ y un promedio de subida del 9%, datos que ponen de manifiesto el importante esfuerzo y control desde el inicio de la prueba.

A partir de aquí los corredores hacen camino hacia Borriol, alternando tramos por senda técnica, tramos más “corredores” y tramos de pista. Una vez pasado Borriol, se hará frente a una nueva subida exigente de 2,55 kilómetros con 236m+, y un 14% de promedio de subida. Los corredores pasarán por impresionantes enclaves históricos y paisajísticos del término municipal, como la Pedra de Borriol, desde donde ya se puede vislumbrar a lo lejos el Penyagolosa, el Pou de Mollet o el Mas de Panero.

Una vez salvada la CV-160, el siguiente objetivo será la Bassa de les Oronetes. El camino sigue por el cauce del Barranc de les Parres antes de iniciar la subida al Mas de Polinàrio. A partir de este escollo, el camino hasta el avituallamiento se hace por pista.

Tras este avituallamiento, la famosa rambla de la Viuda guiará a los participantes por una senda hasta el Tossal del Segall, para después bajar con fuerza hasta el Barranc de les Olles. Antes de llegar a Les Useres, los corredores se enfrentarán a varias subidas estrictas hasta llegar a la falda del pueblo y al tercer avituallamiento. Es en este punto donde los caminos de ambas pruebas se separan.

Segundo tramo MiM: Les Useres – Sant Joan de Penyagolosa

Los participantes de la MiM afrontan el ecuador de la prueba atravesando el GR33-Camí dels Pelegrins. Este camino, que recorre los términos municipales de Les Useres, Llucena del Cid, Xodos y Vistabella del Maestrat, tiene un valor histórico trascendental en la provincia, habiendo sido a lo largo de la historia la principal vía de comunicación entre masías y pueblos.

Los escarpados barrancos y las serranías son la tónica paisajística de todo el recorrido a través del esplendoroso paraje del Macizo de Penyagolosa. Una vez pasada la Serra de la Creu, el siguiente punto de referencia será la ermita de Sant Miquel de Torrosselles, última fortificación de origen árabe previa a llegar al municipio colindante. Antes de llegar a ella, será necesario subir y bajar el Mas de la Vall. En total, se trata de un tramo de 2,67 kilómetros y 141 m+. De aquí se subirá a la Lloma Bernat, de 4,8 kilómetros y 490m+, que será la antesala de una de las subidas más complejas, física y mentalmente, de toda la prueba: la subida a Xodos.Tras bajar tanto por senda como por pista, los participantes harán frente a 3,22 kilómetros y 129 m+ (muy concentrados en el tramo final) hasta llegar a Xodos, localidad presidida por el torreón de su antiguo castillo árabe y que cuenta con unas espectaculares vistas. Llegados a este punto, la prueba habrá dejado atrás 50 kilómetros y quedarán por delante los últimos 10 kilómetros.

De Xodos, la prueba arranca por pista para poco después comenzar a subir uno de los tramos más importantes y decisivos de la carrera, el Marinet, un complicado tramo de 3,51 km y 375 m+ hasta llegar al Pla de la Creu. A partir de ahí, se cogerá un camino antiguo que ya existía antes de construir las pistas para adentrarse por la Banyadera en el Parc Natural del Penyagolosa, un paraíso paisajístico y de biodiversidad sin precedentes de gran valor para toda la Comunitat Valenciana. En él se encuentra el segundo punto más alto de la comunidad (1813 m.s.n.m) y el más ansiado por los participantes: el Penyagolosa. Una vez llegado a la Banyadera, se retoma la senda y un descenso ondulado, que llevará hasta el último gran enclave: Sant Joan de Penyagolosa, donde se encuentra la meta.

Este santuario recibe numerosas peregrinaciones año tras año, que se remontan a la Edad Media, y es uno de los lugares religiosos más simbólicos de la provincia. Sin duda, el lugar idóneo para terminar una experiencia tan intensa y enriquecedora como Penyagolosa Trails.

Segundo tramo CSP: Les Useres – Sant Joan de Penyagolosa

En este punto, mientras el recorrido de la MiM se desvía hacia Torresselles, los participantes de la CSP abordan los siguientes 74 kilómetros hasta la meta. El trayecto hará a los corredores subir El Piló, a 704 metros sobre el nivel del mar, justo en el límite entre ambos municipios, con 4,4 kilómetros y 317 m+. Tras esta exigente subida, se desciende hasta Les Foies, se cruza el Barranc del Castell y se retoma el camino hasta Atzeneta del Maestrat, donde se encuentra el quinto avituallamiento.

Una vez dejado el pueblo atrás y tras unos kilómetros por el PR, los corredores se enfrentan al temido “muro”, un antiguo azagador que nos encamina hacia la siguiente parada en el antiguo camping de Benafigos. En ese momento, los corredores llegarán al ecuador de la prueba.

La carrera continúa en dirección a Culla, pueblo medieval situado en lo alto de una colina, a 1.100 metros de altura. Para llegar hasta él, el recorrido combina antiguos caminos entre masías hasta el río Montlleó. Una vez cruzado el río, comienza la subida a Penyacalva, conocido por su frontón de roca lleno de quebradas aristas, sus contrastes de colores, y su gran longitud y altura. Se trata de una subida difícil, especialmente al principio, hasta el último tramo que lleva llaneando por pista hasta Culla.

Una vez pasado este escollo y dejado atrás Culla, el recorrido se enlaza con el GR7, uno de los mayores senderos de gran recorrido del país, que llevará por senda hasta el Mas de Campos, punto tras el cual la senda se suaviza a través de toboganes, con sombra y vegetación de carrascas. Este camino termina en la ermita de Sant Bartolomeu, octavo avituallamiento, necesario para reponer fuerzas.

Entre Sant Bartolomeu y Vistabella, el recorrido continúa por toboganes pasando por el Mas de Salvador. Desde Vistabella comienza la bajada al Barranc dels Molins, de ahí nueva subida al Mas de l’Albagés y, tras una pendiente suave, se retoman los toboganes hasta Xodos, donde se encuentra una de las vistas más espectaculares del recorrido: una bajada en pista desde donde se puede avistar el pequeño pueblo a los pies de una gran muela.

A partir de aquí, la prueba llega a su tramo final, a los últimos 14 kilómetros. Aunque en Xodos convergen, de nuevo, ambas carreras, la salida de cada una de ellas es diferente, saliendo la CSP por el antiguo camino de Villahermosa, para recorrer la zona baja del Mas de Gargant y llegar al Mas del Collao para afrontar el último reto de la carrera.

Con la imponente cara sur del pico del Penyagolosa de fondo, la senda llega a la Fuente del Paso y presenta una última pero intensa subida al Mas de la Cambreta, a 1.539 metros sobre el nivel del mar, el punto más alto de la CSP. Una vez superado, la meta de Sant Joan de Penyagolosa estará esperando tras más de 100 kilómetros de esfuerzo y sacrificio recorriendo gran parte de la provincia. 

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil