Ter Stegen vs Oblak: Los 8 mandamientos de los dos mejores

HISTORIA SPORT

En la batalla del Wanda el germano y el esloveno tendrán la última palabra

Se han adaptado magníficamente a sus clubes y ciudades, a las que consideran ya como su casa

¿Seguro que ha estado 3 meses sin jugar? Otro recital de paradones de Ter Stegen | MEDIAPRO

Dicen que detrás de una gran mujer siempre hay un gran hombre. O al revés, qué más da. El caso es que detrás de un gran equipo siempre hay un gran portero. Alguien que protege lo más sagrado y que hace que el resto pueda carburar con confianza y con seguridad. Mirar hacia tu propio marco y respirar tranquilo es un bien tan preciado en el mundo del fútbol como escaso.

No muchos equipos cuentan con ese perfil de guardametas que transmiten una serenidad y una grandeza que se contagia al resto del grupo. Hay casos que podríamos enumerar a puñados de clubes que se han gastado fortunas intentando encontrar ese cerrojo infalible y ni por esas lo han logrado. En el Atlético-Barça de mañana disfrutaremos de dos ‘rara avis’ que encarnan a la perfección todas las cualidades que hemos expuesto.

Ter Stegen vs Oblak en el Barça - Atlético | SPORT

1. adaptados e implicados con el club y la ciudad

Esa frase podría ser perfectamente el puntal de todo. A lo largo de este tiempo que llevan ocupando las porterías rojiblanca y azulgrana, Oblak y Ter Stegen han demostrado una implicación fuera de toda duda. Sin salidas de tono, sin escándalos y representando un ejemplo dentro del vestuario y fuera de él. No solo eso, sino que están más que integrados en el entorno, disfrutan de la ciudad y se la han hecho suya. Están como en casa a pesar de que en sus DNI aparezca que nacieron en Mönchengladbach y en Skofja Loka. Ter Stegen , sin ir más lejos, se ha construido una casa en la ciudad condal y su pareja dio a luz hace unos meses a Ben, un catalán más. 

2. llegaron en 2014 y casi debutaron a la vez

Con 21 y 22 años, Jan Oblak y Marc-André Ter Stegen firmaron su primer contrato con Atlético y FC Barcelona con apenas unos días de diferencia en julio de 2014. Ninguno de los dos venía para ser titular indiscutible. De hecho, en el caso de Oblak la idea era que hiciera de ‘escudero’ de Moyá. El mallorquín empezó com titular, pero vio cómo a media temporada el esloveno le terminaba comiendo la tostada. En el caso del germano, mantuvo una pugna con Bravo y tan solo disputó Champions y Copa en su primer curso. Pero su excelente rendimiento y su proyección acabaron ‘barriendo’ al chileno. Sus debuts fueron con un día de diferencia: 16 y 17 de septiembre.

3. han multiplicado su valor de mercado

Como comentábamos en el punto anterior, llegaron muy jóvenes y con poco bagaje Jan y Marc-André a sus actuales equipos. Toda una carrera por delante y un largo camino para forjarse como los referentes a nivel internacional que son ahora. De hecho, si echamos un vistazo al valor de mercado que tenían cuando aterrizaron en 2014 y el que tienen ahora nos damos cuenta de la dimensión de su crecimiento.

El caso más flagrante es el del esloveno, que cuando aterrizó estaba valorado en 4 millones de euros. Jan venía de un sinfín de cesiones en Portugal (Beira Mar, Olhanense, Leiria, Rio Ave...) y no acababa de dar el paso para consolidarse en el Benfica. Actualmente cuesta, según ‘Transfermarket’, 90 ‘kilos’. En el caso del arquero del Barça, cuando llegó al Camp Nou su valor era de 20 millones, mientras que ahora mismo es de 75 ‘kilos’. Una subida muy considerable también. 

4. Apuesta de sus clubes a largo plazo

Ambos tienen contratos de larga duración. Son apuestas de presente, pero también de futuro con 27 y 28 años. Oblak tiene contrato en vigor hasta 2023 y no sería de extrañar que antes de concluir la presente temporada el Atlético le ofrezca ampliar esa vinculación (con la consecuente subida de ficha, claro). Jan lleva veranos siendo uno de los objetos más codiciados de mercado del club colchonero, pero hasta ahora desde las oficinas del Wanda se ha logrado retenerlo.

También por lo implicado que está con el proyecto del ‘Cholo’, claro. En el caso de Ter Stegen, acaba de renovar hasta 2025. Era una de las prioridades de la entidad azulgrana, ligar cuanto antes su permanencia muchos años en Barcelona. Si cumple con esa duración, el germano tendría 33 años. Todo da muchas vueltas, pero la sensación es que quiere fortalecer este arraigo tan fuerte que tiene con la ciudad condal. 

5. en su madurez y con mucho por ofrecer aún

Como comentamos en el punto anterior, son apuestas a largo plazo de sus clubes. Pero no solo eso, sino que parecen unos veteranos por lo que destilan dentro del terreno de juego y por esa confianza que irradian, pero apenas están en la edad considerada de ‘madurez’ dentro del fúbol profesional. Rara vez cometen errores groseros; de hecho, en pocos ‘highlights’ han aparecido tanto uno como el otro. Lo normal es que en los próximos 3-4 años ofrezcan su máximo rendimiento. O más, porque la portería suele ser la demarcación más longeva en esto del fútbol.

6. Diferentes estilos y claves en el juego

Se puede establecer como estamos viendo muchos paralelismos entre ambos, pero lo cierto es que a nivel técnico y de incidencia son bastante distintos. Ter Stegen es la elegancia, la precisón en el juego por abajo, uno más en la creación. Tiene una sangre fría increíble, ataca muy bien los uno contra uno, es ágil. Oblak es un gato a pesar de su envergadura. No llega al nivel de Marc con el balón en los pies lógicamente, pero tampoco es lo que demanda el estilo de juego rojiblanco (a pesar de haber sufrido este año una metamorfosis). Por arriba el eslovaco es infalible. Los penaltis son su talón de aquiles.

7. camino de marcar una época en barça y atlético

Ter Stegen ha podido saborear ya las mieles de ganar la Champions. Lo hizo en su temporada de debut. Llegar y besar la orejona. Va camino de marcar una época en la portería azulgrana, como anteriormente lo hicieran Zubizarreta o Víctor Valdés. Si nada se tuerce, lo normal es que sea titular durante temporadas y temporadas. Oblak es santo y seña del ‘Atleti’ y tanto afición como club quieren que siga agigantándose bajo los palos del Metropolitano muchos años más.

8. Frustraciones y alegrías en estos seis años

Jan ha sufrido el tremendo varapalo de perder dos finales de Champions ante el eterno rival. Pero ha ganado una UEFA y una Liga en el Camp Nou sobre la bocina; Ter Stegen levantó la orejona en su estreno, pero acumula tres varapalos terribles ante Roma, Liverpool y Bayern de Munich.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil