Koeman: "Quiero seguir muchos años más en el Barça"

"No tengo nada en contra ni de Umtiti ni Riqui Puig; siempre pongo a quienes más se lo merecen"

"Espero mucho de Ansu Fati y creo que Coutinho todavía puede triunfar en el Barça"

El técnico azulgrana ha repasado la actualidad del FC Barcelona en una entrevista con SPORT | sport

El entrenador del FC Barcelona, Ronald Koeman, ha concedido una extensa entrevista a SPORT donde repasa toda la actualidad que envuelve al equipo y a la entidad. Fiel a su forma de ser, sincero y directo, se moja sobre la última polémica suscitada por los comentarios vertidos por el presidente del club, Joan Laporta.

¿Se considera ante todo un hombre de club? ¿Defiende antes los intereses del FC Barcelona aunque le perjudique a los suyos como entrenador?

Sí, por encima de todo me considero un hombre de club.Siempre he creído que tengo el deber de ayudar al club en el que estoy, buscando fórmulas para mejorar el equipo sin comprometer el bien de la entidad. Eso sí, lo que está ocurriendo en el Barça en los últimos tiempos es algo muy especial. ¡A mí me ha pasado de todo!

¡No hace falta que lo jure!

El primer día que llegué Messi se quería ir, con el famoso burofax; después la delicada situación económica del club, también la moción de censura y la dimisión de Bartomeu y la junta. Muchos problemas. No ha sido fácil. Un ejemplo de que quiero ayudar al club ha sido la decisión tomada con Emerson.

Explíquela... Le dije al club que si es un dinero importante el que se puede ganar, se puede vender a Emerson porque tenemos a Dest, Mingueza e incluso Sergi Roberto. No fui intransigente en ese sentido, porque podría haberte dicho: "No, de aquí no se mueve".

¿Se puede aplicar lo mismo a la salida de Griezmann?

Sí, ha sido lo mismo, pero con el agravante de que pasó el último día, sin tiempo prácticamente a encontrar una solución. Fue una putada. Griezmann tenía un gran contrato y si se salía iba a ayudar a mejorar la situación económica del club. Por eso accedí a su salida.

¿Se improvisó la contratación de Luuk de Jong?

No, porque yo desde principio de agosto ya había hablado con él para estudiar la posibilidad de incorporarlo. Quería un delantero diferente a lo que tenía y pensé en él porque le conozco muy bien. De hecho me preguntaba cómo es posible que el Barça no tuviera nunca a un delantero como Luuk. Nos va a dar muchas variantes, sobre todo potencial en el juego aéreo, tanto en faltas laterales como en saques de esquina. Con él puedes hacer un fútbol más directo. Estoy muy contento con su fichaje.

No sé si piensa que por mucho que haya ayudado al club, si no gana, nadie se lo reconocerá...

Así es. A un entrenador se le juzga por sus resultados, nadie pensará que no hemos tenido a Ansu, Dembélé, ahora tampoco a Agüero... 

Y encima usted fue el primero que aceptó diferirse el sueldo, algo que ahora se le aplaude a muchos jugadores...

Pensé que tenía que dar ejemplo y me encanta que los capitanes primero y el resto de jugadores después también hayan contribuido a echar una mano al club en estos tiempos tan complicados.

¿Alguna vez se ha arrepentido de haber prescindido de Luis Suárez? Máximo goleador y campeón de Liga con el Atlético...

Arrepentido no. Llegué al Barça, me ficharon, para cambiar algunas cosas en el equipo y pensamos que sería bueno positivo que saliera Luis Suárez. Creímos que se iría a la Juventus, no al Atlético, pero no debes arrepentirte nunca de haber tomado una decisión a conciencia por el bien del equipo y del club.

Con todo lo que vivió en esos primeros meses como entrenador, ¿no llegó a pensar: "¡Joder, dónde me he metido!"

(Risas) ¡Sí, claro! Hay momentos duros y díficiles en los que llegas a pensarlo por un instante, pero al final siempre hay que ver las cosas positivas. Y entonces me digo a mí mismo: "Ronald, esto está jodido, pero hay que darle la vuelta y superar las dificultades. Hay que saber pasar página de perder al mejor jugador del mundo, Leo Messi, los lesionados, los problemas económicos. Entonces lo convierto en un reto y eso me motiva más todavía. Al final, lo que para mí cuenta es la pasión y el amor que siento por el Barça y por mi trabajo.

Pongamos todo en una balanza...

Sin duda hay más cosas positivas que negativas.

¿Cual fue el mejor momento de la temporada 20-21?

Sin duda, la final de la Copa del Rey ante el Athletic. Hicimos un partido perfecto de principio a fin, Leo Messi llegó pletórico.Estuvimos a un nivel brillante.

¿Y su peor día, su gran decepción?

El partido ante el Granada en casa, porque si ganábamos nos poníamos líderes y estábamos 1-0 en el minuto 70. En momentos puntuales de otros partidos también estuve muy insatisfecho con el juego del equipo.

¿Por qué se cayó el equipo? ¿Por qué falló a la hora de la verdad?

Lo he analizado y creo que nos faltó intensidad, sufrimos desconexiones, sobre todo en las segundas partes. Defensivamente dejamos muchos espacios y nos penalizó. Y esos golpes nos afectaron anímicamente. Tenemos que aprender de estas situaciones y por eso hice los cambios que hice en los últimos minutos del partido ante la Real Sociedad y Getafe.

Después de ese brillante triunfo en la Copa del Rey, Laporta, ya presidente, no le ratificó en el cargo. Come usted con él y se produce esa extraña situación de darse unas semanas para analizar, pensar... ¿en ese momento usted se sintió dolido?

Sí, es verdad. No hay que volver al pasado, pero sí recordar que estuve cabreado y dolido porque entonces pensé que se me estaba faltando al respecto.

El lunes por la noche Laporta sí hizo una defensa total de su figura en TV3, sin fisuras...

Las escuché y me parecieron perfectas. Creo que tiene que ser así. Todo el mundo sabe que el futuro de un entrenador depende siempre de los resultados, pero Laporta estuvo muy bien y fue importante que aprovechara esa entrevista para dejar las cosas claras, como son. Si hay dudas por parte del club sobre su entrenador, vamos mal, porque entonces al entrenador, desde fuera, no se le ve fuerte ni respaldado. Yo sí me siento un entrenador muy fuerte mentalmente. A mí me da igual lo que pueda pasar en el futuro. Estoy muy tranquilo en ese aspecto. Si embargo, agradezco el apoyo público que me dio Laporta el lunes, porque hasta ese momento mucha gente tenía dudas. Ahora creo que ha quedado todo muy claro.

¿Le gusta que Laporta hable de fútbol en público como lo hace?

A mí me gusta mucho que el presidente hable de fútbol conmigo y me comente cosas, que muestre interés. Eso sí, que esas conversaciones queden entre nosotros, no que luego sean públicas.

Imagino que usted fliparía cuando el pasado miércoles todos los medios publicaron los comentarios de Laporta sobre Riqui Puig, Umtiti, el sistema de juego... y su posible renovación.

(Risas) ¡Sí! Hace dos semanas y media tuvimos una reunión con mi agente, donde el club me dijo que estaba en mi último año de contrato, que estaban muy contentos, que veían futuro en la plantilla, y querían que siguiera un año más. Pero después no han vuelto a decir nada y fue cuando Laporta habló con los periodistas y salieron todos esos comentarios.

¿Ha hablado con Laporta de este 'incidente'?

Sí y ya hemos dicho que hay que pasar página y olvidarse de lo sucedido. Hay que mirar hacia adelante.

¿Usted quiere renovar?

Sí, claro, estoy abierto. Me hace mucha ilusión seguir como entrenador del Barça durante muchos años, a pesar de los momentos complicados que hay en el club hoy en día, pero creo que gracias a nuestras decisiones, entrenador y staff técnico, el Barça tiene jugadores jóvenes (Pedri, Fati, Gavi, etc...) con un futuro inmediato enorme y ojalá dentro de tres, cuatro o cinco años yo pueda seguir siendo su entrenador.

En aquel 'off the record' Laporta mencionó a Umtiti. ¿Usted cuenta con él?

A Umtiti, después de la lesión que tuvo, le ha costado mucho volver físicamente a su nivel. Y últimamente veo a un Umtiti mucho mejor en este sentido. El año pasado ya tuvo partidos y minutos. El tiene que saber que en la plantilla hay varios centrales, él además es zurdo, y la copmpetencia es muy grande. De verdad, yo no tengo nada contra Umtiti ni contra nadie. Si un jugador, se llame como se llame, me demuestra en los entrenamientos, con su actitud y calidad que merece jugar, jugará. Para mí la meritocracia es esencial en un deporte colectivo.

Existe la creencia de que usted tiene algo en contra de Riqui Puig...

¡En absoluto!¡No! Nosotros hemos hablado con Riqui muchas veces, en los entrenamientos, analizando lo que debe mejorar para tener más oportunidades. Hay gente que está buscando cosas para enfrentarnos, pero la verdad solo es una: yo quiero ganar, los jugadores quieres ganar, el club quiere ganar, la afición quiere ganar y yo siempre pondré en el campo a los mejores. Si ganamos seré buen entrenador. Si perdemos, soy un desastre. Lo acepto. Esto es así. Al menos, que me dejen tomar las decisiones que creo que debo tomar.

¿Tiene muchas ilusiones puestas en el regreso de Ansu Fati?

Muchas. Le conozco muy bien y sé lo que nos puede dar. De todos modos no hay que correr con él y sí aplicar la filosofia de 'riesgo cero'. Ha estado mucho tiempo parado y no hay prisa. Todavía queda mucho por hacer. Lo mismo sirve para Coutinho.

¿Es recuperable?

¿Coutinho? ¡Por supuesto! Todavía hoy estoy cien por cien convencido de que es un jugador con nivel para triunfar en el Barça. A mí me gusta mucho. La última lesión fue un golpe muy fuerte para él y tiene que recuperarse bien tanto física como mentalmente para volver más fuerte que nunca.

¿Qué espera de Dembélé?

Primero, que renueve su contrato, porque es su último año y para el club es importante que renueve. Dembélé es un jugador muy muy bueno si está físicamente bien. Tiene un gran uno contra uno y mucha velocidad y puede jugar en ambas bandas. Cuando se recupere va a ser un futbolista vital para el equipo. 

¿Qué pasó por su cabeza cuando Laporta le llamó y le dijo que Messi no iba a continuar?

Fue un palo muy fuerte. Toda la planificación de la temporada estaba hecha con él en el equipo. Leo, además, después de lo ocurrido la temporada pasada con el burofax, estaba super motivado, a un nivel muy alto y claro, perder al mejor del mundo así es algo que duele y te afecta. No se fue solo Messi, se fue un símbolo de este club.

¿Usted tuvo algo que ver en ese cambio de Leo Messi, que en agosto se quiso marchar y en diciembre ya había decidido continuar?

Imagino que sí, porque si un jugador no se siente cómodo con su entrenador, con la plantilla, con el sistema de juego, dificilmente querrá seguir con nosotros. Siempre intentamos crear un ambiente y un equipo en el que Messi se sintiera a gusto. El veía que en esta plantilla hay chicos con gran futuro y él se sentía muy a gusto con nosotros.

¿Tiene la plantilla que quería tener o le falta algo?

Siempre hay cosas que quieres mejorar, pero le diré una cosa: si nosotros tenemos a toda la plantilla a nuestra disposición, a todos los efectivos, podemos hacer cosas muy importantes. Tenemos un gran equipo.

¿Se puede aspirar a ganar todos los títulos?

Tenemos que ser realistas, será difícil, pero soy muy optimista y ambicioso.

Ha dicho que sin Messi todos tienen que dar un paso adelante. ¿Especialmente Frenkie de Jong?

Sí, por su calidad tiene que ser un jugador esencial para nosotros. Le he pedido más llegada al área rival. Tiene que aportar más goles. Todos, en general, tienen que hacer más goles.

¿Memphis Depay marcará una época en el Barça?

Sin duda. Tiene una cosa esencial poder triunfar en el Barça: personalidad y carácter. Él tiene cosas diferentes y está muy motivado por este reto. 

Se ha escrito y se ha dicho que Eric García todavía no está hecho para ser titular en el Barça...

¡Pero si es titular en la selección española! Es un chico muy joven, pero me encanta su colocación, cómo saca el balón, tácticamente es muy bueno... Le ví en algunos partidos antes de fichar por nosotros y siempre me gustó mucho. Obviamente ha de mejorar cosas, sólo tiene 20 años... y un futuro brutal.

Se habla mucho del sistema de juego. Y algunos le piden que sea fiel al espíritu de Cruyff...

Este tema da para mucha literatura, pero hay que recordar que incluso Cruyff no siempre jugó con un 4-3-3. En mi época llegamos a jugar solo con tres defensas, incluso conmigo de pivote en medio... Solo voy a decir una cosa: el entrenador que no quiera o no sepa adaptar su sistema de juego de forma puntual a una necesidad o un problema, mal va... El Barça que mejor ha jugado a fútbol conmigo en el banquillo, el más efectivo, el que menos goles ha recibido, ha sido cuando jugamos con defensa de tres hombres. Ahí están los datos para demostrarlo. Seguiré apostando por el 4-3-3, pero si creo que debemos volver al 3-5-2, lo haré... Siempre pensando en lo mejor para el equipo. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil