Sport.es Menú

Partido aseado De Jong, pero sin grandes alardes

Ordenado tácticamente y muy seguro en las asistencias, a Frenkie le faltó más profundidad

Ubicado en la derecha de la medular, llevó la manija del equipo cuando Busquets fue sustituido

xortunoslavia prague s czech midfielder tomas soucek l 191023222853
El holandés tuvo una gran ocasión de gol en la primera mitad | sport

Es prácticamente imposible que Frenkie de Jong juegue mal. Otra cosa es que su contribución al equipo tenga más o menos incidencia. Hay partidos en los que se nota mucho, muchísimo y otros, como el jugado en el Eden Arena de Praga, donde esa huella es menos visible.

Valverde, como suele ser habitual en él, colocó al joven holandés en la derecha de la medular, delegando en Busquets la responsabilidad de equilibrar el centro del campo. Ahí, más abierto, más alejado de la sala de máquinas, la influencia de De Jong se diluye. Y más ante rivales, como el Slavia de Praga, tan fuertes físicamente, que presionan mucho y que no dejan de correr los noventa minutos.

La primera acción de mérito de De Jong la protagonizó.. ¡en defensa¡ A los seis minutos, se interpuso entre un centro de Masapust y el intento de remate de Zeleny. Esa ayuda evitó un remate peligroso a la puerta de Ter Stegen. Trabajó muchó en la recuperación del balón en campo checo, como hicieron el resto de sus compañeros.

Ya besando la media hora de juego, De Jong protagonizó una de las acciones por las que le ha fichado el Barça. Se hizo con un balón en medio del terreno de juego y en milésimas de segundo envió un balón al espacio a Luis Suárez que no acabó en nada positivo. Esa rapidez en la toma de decisiones es lo que caracteriza a Frenkie.

Diez minutos más tarde, en pleno ataque del Barça, donde ya dentro del área checa nadie se atrevía a disparar, le llegó el esférico a él y su disparo obligó al meta Kolar a hacer una magnífica intervención. Fue una de las mejores oportunidades del conjunto azulgrana en todo el encuentro.

Aseado en la conducción, De Jong sí que destacó a la hora de asociarse y hacer paredes, ya fuera con MessiBusquets o cualquier otro compañero.

La sustitución de Busquets por Rakitic motivó el desplazamiento de De Jong al eje del centro del campo, su espacio natural, y ahí el holandés se mostró más cómodo... aunque poco pudo aportar en un momento del partido donde el juego se partió por la mitad. Fue un toma y daca donde el Slavia se lo jugó el todo por el todo, dejando espacios, pero arrinconando al Barça en su campo en búsqueda del empate.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil