Martí Perarnau: "Ha habido una gran confusión con De Jong”

El periodista y exatleta publica ‘La evolución táctica del fútbol (1863-1945)’ tras seis años de investigación

"Nico puede ser un jugador sobre el que construir un buen equipo", asegura sobre la nueva hornada de canteranos

Martí Perarnau publica La evolución táctica del fútbol (1863-1945)
| sport

Martí Perarnau cambió el atletismo por el periodismo y ahora, con 66 años, dice que está jubilado y -añade con algo de sorna- “a la espera de destino”. En los últimos años ha conocido desde dentro los vestuarios del Bayern o el City por su relación con Guardiola. En su último libro ahonda en la evolución táctica del fútbol a través del falso 9. 

Quería hablar contigo de la figura del entrenador de élite. Qué es más importante, ¿saber gestionar los egos o dominar la pizarra?

Ha habido entrenadores de éxito con todo tipo de perfiles en la élite. El fútbol está sometido a tantos factores que éste solo es uno más entre los muchos que te permiten llegar al éxito. El perfil no te garantiza ni te impide tener éxito. Dicho esto, quizás una de las condiciones más necesarias es que tenga claro una cierta identidad de juego. Por lo tanto, no es tanto que sea ofensivo o defensivo, muy táctico o muy de gestión, sino que el entrenador tenga claro cuáles son sus auténticas fortalezas, las desarrolle y las aplique en los momentos buenos y en los peores.

¿Puede un entrenador transmitir una forma de jugar que no siente?

No puedes transmitir aquello que no sientes o aquello en lo que no crees. Un entrenador no puede ser un comercial que hoy vende diccionarios y mañana teléfonos móviles. Y eso pasa y ha pasado a lo largo de la historia en todos los clubes. Al final el fútbol tiene una relación muy estrecha con la naturaleza humana. Y, de la misma manera que cada pueblo juega según su forma de ser, al final cuesta mucho comportarte sobre un terreno de juego de una manera que no sea natural para ti. Por lo tanto, es imprescindible que, aquello que sienta el entrenador, lo sienta de una manera natural y lo transmita de manera natural y sea coherente con ello. No entenderíamos un entrenador que ha basado toda su carrera en conceptos defensivos saliendo a una final con un mensaje como el de Cruyff de salid y disfrutad. No sería coherente y esas incoherencias no acostumbran a funcionar. 

¿Crees que en el juego del Barça se ve reflejado el talante de los catalanes?

Cuando digo que cada pueblo juega al fútbol según su forma de ser, pienso que es una realidad indiscutible desde los orígenes del fútbol. Es decir, los ingleses practican el fútbol a partir de 1863 con el espíritu del imperio británico de atacar a pecho descubierto. Los escoceses, en cambio, inventan el juego de pases porque es un pueblo asociativo, porque entienden que para jugar a fútbol es mucho mejor hacerlo con combinaciones. Entonces, esta identidad del Barça sí tiene una relación estrecha con la manera de ser de los catalanes, que hace que la gente se vea identificada con esta forma de ser, de tener el balón, de pasárselo, de hacer la cosa en conjunto. No deja de ser un país que valora muchos los castellers, que tiene una tradición montañil de ir en grupo... hay una serie de razones sociales y de carácter que hacen que se vaya construyendo una identidad muy concreta.

¿Cómo definirías el ADN Barça?

A mi me gusta muy poco el concepto del ADN, porque es un concepto más genético. Y la identidad no es una cosa fija, sino una cosa que se va modulando con el tiempo. Un camino que está lleno de curvas y la historia del Barça lo demuestra, porque ha mezclado entrenadores y jugadores que eran muy coherentes con esta identidad, que se creó a partir de 1919, con otros que eran absolutamente contradictorios con esta identidad. 

Ahora todo el mundo habla de intensidad, ¿es la gran aportación de la escuela alemana? 

Muchas veces se intenta asimilar el juego alemán con la condición física, y sin despreciarla, creo que han dedicado más esfuerzos a perfeccionar conceptos tácticos y mejorar la intensidad, pero entendida de una forma más académica. Como un proceso de mantenerse concentrado durante noventa minutos en un trabajo, que es bastante distinto a correr mucho o ser muy fuerte. Tú puedes ser muy fuerte y correr mucho pero a los 22 minutos despistarte y adiós. El concepto alemán de la intensidad no es tanto si eres rápido o lento, o si eres bajo como Kimmich o alto, sino en mantenerte concentrado los 90 minutos. 

Cosa que por cierto va muy ligada con al carácter alemán... 

Así es. Creo que la escuela alemana, en estos momentos, se construye sobre unas bases tácticas muy diversas, porque tiene poco que ver el juego de Nagelsmann con el de Tuchel o Klopp, pero los tres trasladan a sus jugadores ese plus de concertación máxima en cada función en el campo.

¿Por qué genera tanta curiosidad Nagelsmann?

Yo creo que tiene una parte muy de personaje rebelde. Alguien muy joven que llega a la élite siendo un crío y aparece como un outsider relevante con el Hoffenheim en un momento en el que Klopp, Pep y Tuchel dominan el fútbol alemán. Luego, en el Bayern, se encuentra con una plantilla de primer nivel donde puede desarrollar una serie de ideas que no son novedosas, pero son fruto de su estudio de entrenadores predecesores que él aplica con mucha energía e intensidad. Es una figura simpática, que provoca bastante admiración por lo joven que es y lo mucho que ha tenido que luchar para llegar a un mundo donde es muy difícil llegar sin haber sido jugador de élite ni nada similar. De ahí la admiración que provoca.

"Me gusta muy poco el concepto de ADN Barça"

De Guardiola se dice que es un radical del estilo, ¿lo sigue siendo o se ha vuelto un entrenador más adaptable?

Para hacer un símil, Pep hablaba el idioma del Barça, y a base de experiencias, ahora habla más idiomas. De ahí que haya enriquecido su capacidad de comunicación. Ha aprendido otros estilos y los ha sufrido. Ha tenido que encontrar nuevas respuestas a nuevas preguntas. Y ahora es un entrenador mucho más rico. En el Barça aplicó de una manera muy radical su concepto de cómo tiene que jugar el Barça, cuando tenía unos jugadores muy específicos que se llamaban Xavi, Iniesta, etc. Pero en otros contextos como Inglaterra o Alemania no puede, porque el juego que se practica en esos países es distinto y tampoco tiene esos jugadores. Por lo tanto se ve obligado a reinventarse.

¿A qué entrenadores admira?

A quien admira más es a Tuchel. Lo considera un entrenador enorme. Creo que son conocidas las comidas y meriendas que han hecho juntos y cómo se fija en su trabajo. Me acuerdo que le pregunté qué entrenadores pensaba que eran los más prometedores y me dijo Tuchel y Conte. Sería 2015 y me dijo inmediatamente estos dos. 

¿Cómo estás viendo los primeros pasos de Xavi entrenador?

Xavi tiene a favor que conecta totalmente con esta identidad de juego que el Barça, con sus altibajos, ha ido construyendo. Xavi conecta con esta esencia y es una gran fortaleza. Pero tiene dos grandes inconvenientes: el primero, que no tiene una plantilla con las cualidades necesarias para que esta identidad se pueda reconstruir de una manera exitosa y rápida. Y segunda, las comparaciones odiosas con Guardiola. Es muy difícil imaginar que, si algún día dispone de una plantilla coherente, pueda tener los éxitos de Pep, así que siempre saldrá perdiendo. Creo que lo tiene muy complicado a corto plazo. No logras girar un transatlántico tan rápido. No hay suficiente con tener un concepto de juego si tus jugadores no son capaces de trasladarlo al campo. 

Uno que quizás no entraba en las quinielas de falta de adaptación es Frenkie de Jong, ¿por qué no termina de despegar?

Aquí lo que ha habido es una gran confusión. Se ha creído que salía de un contexto y llegaba a otro idéntico y que por lo tanto no habría ningún problema de adaptación y esto no ha sido así. Con De Jong lo que ha habido es una gran confusión sobre el juego del Ajax. Se ha creído que era el mismo tipo de juego del Barça y no lo es de ninguna manera. Te diría que, excepto en la época de Van Gaal, el Ajax casi no ha practicado el juego de posición. Ha practicado otro tipo de juego que tiene el movimiento como eje central. 

¿No ves similitudes entre el juego del Barça y el Ajax, entonces?

Digamos que la escuela holandesa del Ajax tiene una serie de características como jugar con extremos que eso sí sería muy similar al Barça, pero una de sus características es que respeta muy poco las posiciones cuando es algo que define el juego del Barça. El juego del Ajax es un juego de movimiento constante. Los holandeses que han ido llegando al Barça lo que han aportado sobre todo es esta dinámica de movimiento. Después, el Johan entrenador, sí que aporta las bases del juego de posición.

De la nueva hornada, los Nico, Gavi, Riqui Puig y Abde, ¿a cuál le ves más recorrido en el Barça?

El que me llama más la atención es Nico. Por potencial y porque tiene unas cualidades muy firmes. Pienso que puede ser un jugador sobre el que se puede construir un gran equipo.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil