Sport.es Menú

Leo Messi y las lesiones: cuándo cambió su vida

Minuto 84 de partido. Leo Messi, tras una genial asistencia de Gerard Piqué, encaraba en el uno contra uno al guardameta del Benfica para igualar el récord de Gerd 'Torpedo' Müller.

Sergio Garcia

Quería hacerlo, luchaba por lograrlo. Pero entonces el Camp Nou enmudeció. El barcelonismo temió lo peor. El astro de Rosario se retorcía de dolor en el césped y abandonaba el feudo culé en camilla sin ver puerta y entre lágrimas.

Tras un periodo de nerviosismo, el Barça, al fin, hizo público el parte médico. "Una contusión en la cara externa de la rodilla izquierda", rezaba el comunicado. Todo quedaba en un susto. Pero aquellos instantes de dudas y exaltación hicieron recordar al jugador frágil que llegó con fuerza y descaro al primer equipo azulgrana. Un futbolista que se rompía y lloraba hasta que un día cambió su vida.

Adiós a los privilegios del mejor jugador del mundo

La incorporación de Pep Guardiola al primer equipo del FC Barcelona cambió la dinámica del equipo. Introdujo nuevos hábitos en la plantilla. El míster de Santpedor llegó con nutricionistas y dietistas que debían mejorar el físico de los futbolistas. Mejorando la alimentación de sus jugadores, se prevendrían posibles lesiones musculares y se mejoraría el rendimiento de la plantilla.

Por ello, Pep Guardiola apartó la máquina expendedora del vestuario culé. Concentraba a los futbolistas para desayunar en la Ciudad Deportiva. Cuidaba el mínimo detalle y planeaba una dieta específica según las características de cada jugador. Messi, uno de los casos más especiales, contó desde entonces con un preparador físico particular.

El crack azulgrana renunció a sus pequeños vicios. De este modo, la Coca-Cola, los conguitos, el asado y el choripán dejaron paulatinamente de formar parte de su alimentación cuotidiana. Debía consumirlos con moderación y así se lo hizo saber Guardiola. Incluso descubrió el pescado, muy desconocido para el de Rosario. Si quería ser el mejor, debía seguir una dieta específica para jugarlo todo.

A partir de entonces, y tras concienciarle de la importancia de estirar antes y después de realizar ejercicio, Leo Messi convirtió un músculo frágil en un físico privilegiado. El goleador barcelonista dejó atrás sus molestias musculares y se dedicó, desde entonces, a convertirse en el mejor jugador de la historia.

8 lesiones hasta el momento. La última grave, en 2008

  • Temporada 2005/06

FC Barcelona - Atlético de Madrid (5 de febrero): Elongación en el bíceps femoral de la pierna derecha. Baja: dos semanas
FC Barcelona - Chelsea (7 de marzo): Rotura de cinco centímetros en el bíceps femoral de la pierna derecha. Baja: dos meses y medio.

  • Temporada 2006/07

FC Barcelona - Zaragoza (12 de noviembre): Fractura del quinto metatarsiano del pie izquierdo. Baja: tres meses.

  • Temporada 2007/08

Australia - Argentina (14 de septiembre): Contractura en los isquiotibiales de la pierna derecha. Baja: una semana.
Valencia - FC Barcelona (15 de diciembre): Rotura en la parte alta del bíceps femoral del muslo izquierdo. Baja: un mes.
FC Barcelona - Celtic (4 de marzo): Rotura en el bíceps femoral del muslo izquierdo. Baja: un mes y medio.

  • Temporada 2010/11

Atlético de Madrid - FC Barcelona (19 de septiembre): Esguince en los ligamentos laterales interno y externo del tobillo derecho sin lesión ósea.Baja: dos semanas.

  • Temporada 2012/13

FC Barcelona - Benfica (5 de diciembre): Contusión en la cara externa de la rodilla izquierda.

 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil