Sport.es Menú

Gerard Deulofeu, la obsesión de la secretaría técnica

Gerard Deulofeu es talento puro, de esos jugadores a los que la metáfora del diamante en bruto les va como anillo al dedo. El de Riudarenes es una piedra preciosa desde hace mucho tiempo. Tanto que, desde que llegó, siendo benjamín, se ha convertido en un futbolista marcado en rojo. A la mayoría de los futbolistas del fútbol base se les enseña y adoctrina para ser mejores futbolistas, siempre con el primer equipo en la lejanía, pero no como objetivo prioritario. Lo indispensable es ser futbolista. El que llegue, llegará. Pero no es el caso de Gerard Deulofeu. El delantero, que hoy tiene 17 años, ha pasado por momentos complicados en el fútbol base que ya están más que olvidados, pero que a cualquier otro jugador le podrían haber costado el sitio. Pero su clase es de las que no pasan desapercibida, de las que sorprenden a simple vista, incluso para los más profanos en la materia. Todos y cada uno de los técnicos que le han tenido en el fútbol base han reconocido haber sido testigos de excepción de la evolución de un jugador diferente. Ni Òscar Garcia, que le tuvo el año pasado y que le hizo crecer mucho como futbolista, ni Eusebio, que está empezando a disfrutarle, ni Pep Guardiola, que se lo llevó a San Sebastián el año pasado pero que no le hizo debutar hasta el día del Mallorca (5-0), han pasado por alto su talento. Cada uno a su manera ha buscado mejorar sus condiciones.

Ivan San Antonio

Pero Gerard Deulofeu ha llegado a un momento clave de su carrera, al último peldaño antes del gran salto, para el que hay que estar bien preparado si no se quiere dar en falso. La secretaría técnica se ha puesto entre ceja y ceja pulir al diamante hasta convertirlo en una piedra preciosa. Andoni Zubizarreta, en círculos íntimos de la dirección deportiva, reconoce que hay mucho trabajo que hacer, pero que la recompensa merece todo el esfuerzo: “Hay que enseñarle a tomar la mejor decisión. Driblarse a tres jugadores a la vez solo lo puede hacer el `10¿ (Leo Messi). Tiene que aprender cuándo buscar el uno contra uno y cuándo dar el balón. También tiene que mejorar el aspecto defensivo, algo que está trabajando”. Zubi es consciente de que hay aspectos que no necesitan pulir del jugador, como la definición, pero tanto él como Pep y Eusebio le insisten en conceptos defensivos. “Debe aprender a correr cuando es necesario”, recuerda el director deportivo cuando habla con sus allegados. De hecho, todos están convencidos de que, pese a su juventud, se trata de un jugador cuyo futuro pasa por el primer equipo y que, a poco que pueda pulir la toma de decisiones, acabará siendo muy importante. Además, a nivel físico ha mejorado muchísimo. Cuenta con un tren inferior muy desarrollado y una musculatura propia de un futbolista mayor de lo que dice su edad. Gerard Deulofeu es un diamante en bruto que hay que pulir. Y en ello están. Si no pasa nada, el Camp Nou le espera ansioso y con los brazos abiertos.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil