Sport.es Menú

Dybala, la sensación del Calcio que el Barça descartó por caro

Dybala gusta a Braida
Dybala gusta a Braida y compañía | sport

Es uno de los jugadores de moda del panorama futbolístico europeo, una de esas apariciones fulgurantes que irrumpen con la fuerza de un tornado, ocupando páginas de prensa y minutos de radio y televisión: Paulo Dybala, delantero argentino del Palermo, cuarto máximo goleador de la Serie A con 12 tantos, está causando sensación en Italia, pero en su día estuvo cerca de acabar aterrizando en Can Barça, cuando su talento empezaba a despuntar en el fútbol argentino.

J. Giraldo

La historia de Dybala arranca en la provincia argentina de Córdoba, concretamente en el Instituto de Córdoba, el club al que Dybala llegó a los diez años. En la temporada 2011-12 se consolidó en el primer equipo y empezó a destacar en la Primera B Nacional, segunda categoría del fútbol argentino. 

Fue entonces cuando llegaron a Barcelona los primeros informes de Dybala, que hablaban de un futbolista exquisito con la pierna izquierda, rápido, con desborde y con gol, aunque poco corpulento, una especie de ‘Kun’ Agüero, con el centro de gravedad muy bajo. El empresario argentino Gustavo Mascardi, experto en la captación de jóvenes talentos en su país, no tardó en ofrecerlo a los grandes clubes de Europa.

El Barça llegó a ver en directo a Dybala cuando jugaba en Instituto de Córdoba: emisarios del club blaugrana realizaron una gira por Argentina a mediados de 2012, precisamente cuanto el jugador afrontaba el play off de ascenso a la máxima categoría del fútbol argentino, que acabó perdiendo ante San Lorenzo. 

Por entonces, ya se hablaba de una posible oferta del Inter de Milán de 8 millones de euros, mientras Dybala ya dejaba caer que su gran sueño sería llegar a compartir equipo con Leo Messi.

Sin embargo, el Barça no acabó de dar el paso: el club blaugrana tuvo a Dybala a tiro (la idea era ficharlo para el Barça B con el compromiso de ascender al primer equipo en una o dos temporadas), pero consideró que el precio que le pedía Instituto de Córdoba y los intermediarios (unos cuatro millones de euros en total) era demasiado elevado. 

También jugó en contra de su fichaje la opinión de algunos ojeadores sobre su estatura: demasiado 'bajito' para lo que buscaba el Barça B en aquel momento: de hecho, aquel verano de 2012 llegarían al filial blaugrana dos ‘nueves’ de mayor envergadura, el también argentino Sergio Araujo y el gaditano Luis Alberto, ambos en calidad de cedidos, por Boca Juniors y el Sevilla, respectivamente. 

Finalmente fue el Palermo quien obtuvo el codiciado fichaje de Dybala: el club italiano no se equivocó. Pagó más de diez millones de euros por el delantero, ya convertido en una sensación a nivel europeo y que en su día bien pudo formar parte de la nómina de talentos del Barça.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil