El Barça perdió un Supercopa... contra Alves y Adriano

El Barça perdió un Supercopa... contra Alves y Adriano

Dani Alves, luchando con Ronaldinho en aquella Supercopa de Europa de 2006
Dani Alves, luchando con Ronaldinho en aquella Supercopa de Europa de 2006 | EFE

Fue el 25 de agosto de 2006, festividad de San Luis Rey de Francia, en el estadio Louis II de Mónaco. El FC Barcelona, como ahora vigente campeón de la Champions League -conquistada en París ante el Arsenal- se enfrentaba a otro equipo de la Liga española, el Sevilla, campeón de la Copa de la UEFA 2005-2006 tras derrotar al Middlesbrough en Eindhoven. El favorito era aquel Barça de Ronaldinho, Deco y compañía, pero aquel día fue un infierno para los de Rijkaard.

El Sevilla dio una soberana lección al conjunto barcelonista. Con Juande Ramos al frente y con un equipo que ya era obra de Monchi, el equipo de Nervión se impuso por un 3-0 tan contundente como incontestable. Una derrota blaugrana que fue el principio del fin de la 'era Rijkaard', incluso con algunos jugadores atendiendo comrpromisos publicitarios el mismo día del partido. 

Los sevillistas fueron a lo suyo y se retiraron a vestuarios en el descanso con una ventaja de 2-0. Renato, a pase de Luis Fabiano, marco primero. Kanouté, a la salida de un córner, lo hizo antes de que acabara la primera parte. Los intentos de acercamiento del Barça fueron en vano y Enzo Maresca, en los minutos finales del partido, estableció de penalti el 0-3 definitivo.

Fue un mazazo para el Barça, por obra y gracia de un equipo en el que jugaban futbolistas como Dani Alves y Adriano Correia que años más tarde se convirtieron en jugadores barcelonistas. El lateral derecho, en 2008, coincidiendo con la llegada de Pep Guardiola. El carrilero zurdo, un año más tarde. Pero aquel día fueron 'enemigos' deportivos del FC Barcelona. También jugó los últimos minutos un futbolista que se ha convertido en símbolo del sevillismo por su trágica desaparición: Antonio Puerta.

A DOBLE PARTIDO GANÓ EL BARÇA

Pero esa Supercopa de Europa de 2006 no es el único antecedente en competiciones europeas entre ambos equipos. La temporada 95-96, la última de Johan Cruyff como entrenador del Barça, el azar quiso que los dos conjuntos se enfrentaran en los octavos de final de la Copa de la UEFA. En este caso, el final de la historia fue feliz para los barcelonistas.

El 21 de noviembre de 1995 se disputó el partido de ida en un Sánchez Pizjuán abarrotado hasta el palo de la bandera. Juan Carlos Álvarez era el entrenador de aquel equipo cuya gran figura era Davor Suker. El croata fue el autor del primer gol del encuentro en un libre directo en el que, aunque Carlos Busquets -el padre de Sergio- llegó a tocar el balón, un rebote en el poste y en la cabeza del meta acabó con el cuero en la red. En la segunda parte, en una acción parecida aunque a mucha más distancia, el rumano Gica Hagi conectó un disparo imposible de detener para el actual segundo entrenador del Barça, Juan Carlos Unzué.

1-1 en la ida y el 5 de diciembre estaba fijada la vuelta en el Camp Nou, No hubo una entrada espectacular por dos motivos: la víspera del puente del 6 y 8 de diciembre y el tremendo aguacero que cayó sobre la Ciudad Condal. El partido tuvo emoción y no se decidió hasta la segunda parte. José Mari Bakero, a centro de Hagi, inauguró el marcador. Era el minuto 61. En el 79', Gica Popescu conectó un disparo lejano que se envenenó tras tocar en el defensa Juanito. El bote del balón acabó de despistar a Unzué.

Sin embargo, la reacción hispalense fue rápida y un minuto más tarde, Gabi Moya logró el 2-1. Incertidumbre en el Camp Nou ya que otro gol sevillista apeaba a los de Cruyff por el doble valor de los goles en campo contrario. Pero no pasaron ni dos minutos cuando Roger García, de vaselina, sorprendió al meta navarro del Sevilla. 3-1 y el Barça, a cuartos de final. En aquella eliminatoria el conjunto blaugrana superó al PSV Eindhoven... pero en semifinales el Bayern Múnich le dejó sin final.