Practicar Yoga: Consejos para principiantes y errores más comunes.

Practicar Yoga: Consejos para principiantes y errores más comunes.

2632
2
Compartir

En este segundo artículo sobre la práctica del Yoga para la Bolsa del Corredor seguiremos con algunas recomendaciones que nos ayudarán a dar los primeros pasos dentro del mundo del Yoga. En nuestro primer artículo: “Practicar Yoga: Guía para principiantes” hablábamos sobre la historia del yoga, los tipos de yoga más comunes que se practican en la actualidad y comenzábamos a introducir las claves para entender esta actividad: Respiración (Pranayama), Posturas (Asanas) y secuencias de posturas (vinyasa-krama). En esta segunda parte veremos que necesitamos para empezar a practicar yoga, comentaremos algunos consejos y errores comunes que solemos cometer cuando comenzamos a practicar y completaremos este post con algunas indicaciones para practicar yoga en casa.

¿Que necesito para empezar a practicar yoga?

Una de las ventajas de practicar yoga es que no necesitamos prácticamente material: una buena esterilla con superficie anti-deslizante, una manta para cubrirnos durante la relajación final, ropa cómoda y sobre todo un buen profesor que nos dirija en un inicio. Si es verdad que con el tiempo podremos practicar yoga en casa sin la necesidad de alguien que nos guíe o siguiendo únicamente la clase a través de los numerosos vídeos de yoga online que hay por la red, en los primeros años se hace casi imprescindible la figura del profesor que nos acompañe en el aprendizaje del Yoga de forma paulatina.

Para empezar a practicar yoga y tomar conciencia de nuestro cuerpo a través de las posturas (asanas) y secuencias (vinyasa-krama) siempre será más fácil si comenzamos por aquellas posturas más simples que requieran menor esfuerzo por nuestra parte y con las que nos sea más fácil prestar más atención a nuestro cuerpo y respiración. Un buen profesor nos irá guiando con el tiempo para avanzar en el conocimiento de esta práctica, corrigiendo nuestro cuerpo en cada postura y dando fluidez a la transición entre posturas. Empezar con un profesor tiene también como ventaja que nos aclarará que posturas son contraproducentes si tenemos algún tipo de lesión específica. Tanto en casa como en una escuela de Yoga, la practica de yoga dirigida por la voz de otra persona, además de permitir que el orden de posturas y secuencias tenga una lógica en función del objetivo que se persigue en esa sesión también nos ayudará a prestar atención única y exclusivamente a nuestra respiración.

Consejos y errores a evitar al empezar a practicar Yoga.

  • No quieras ir deprisa. El yoga no es una carrera de 100 m lisos, más bien se parece a la preparación de una carrera de fondo, hay que tener paciencia y e ir poco a poco, conocer nuestro cuerpo y su respuesta a cada postura o secuencia tiene un proceso y unos tiempos que debemos respetar.
  • Pensar que si no soy flexible no podré hacer yoga es un error muy común cuando empezamos. La flexibilidad y la fuerza se ganan con el tiempo y dependen en parte de cada uno, no intentes ir más allá de lo que tu cuerpo te permite de forma brusca. El yoga debe ayudarte a que conozcas tu cuerpo, sus limitaciones y como ir más allá, pero siempre de forma paulatina.
  • Perder la concentración muy rápido o no conseguir desconectar la mente es algo normal al principio. Al igual que la elasticidad o la fuerza, la concentración debemos entrenarla y el camino para ello es la respiración. Centra tu mente y tu atención en la respiración en la medida de lo posible y te será más fácil tener la concentración necesaria para realizar correctamente cada postura.
  • Estar lesionado y no comentárselo a tu profesor es otro error muy común. Si tienes problemas de espalda, rodilla, cervicales o cualquier otra lesión, coméntaselo a tu profesor de yoga y éste te recomendará que posturas son adecuadas, contraproducentes, que otras pueden ayudarte a mejorar esa lesión  o cuales debes hacer con mayor precaución.
  • Utiliza la respiración como medio para concentrarte y evadirte de los pensamientos. Respira sólo por la nariz acostumbrándote a hacerlo pausadamente y acompañando los movimientos con la exhalación o la inhalación según lo pida cada postura o asana.
  • Iniciar las sesiones de forma brusca. El inicio de una sesión de yoga debe preparar paulatinamente al cuerpo y la mente para poder soportar mayores tensiones y esfuerzos. Las posturas y secuencias iniciales deben conseguir despertar nuestro cuerpo dejándolo preparado para realizar posturas o asanas que necesiten mayor requerimiento físico y por tanto, mayor concentración.
  • Disfruta de la relajación final. El momento de relajación al final de la práctica o clase de yoga es fundamental para completar la toma de conciencia de nuestro cuerpo y necesario para reconocer como han influido las secuencias y posturas en él.

¿Cómo practicar yoga en casa?

Yoga en casa

La práctica de yoga en casa aunque a primera vista parece sumamente fácil, ya que no requiere aparatos ni prácticamente espacio, requiere tener en consideración algunos aspectos clave para que sea efectiva:

  • Busca un lugar tranquilo, donde no tengas estímulos externos que te impidan centrarte en la práctica, ayúdate si es necesario de música tranquila y de luz suave.
  • Define previamente la sesión a realizar, tanto en tiempo como en exigencia física. Cada momento del día puede requerir una sesión de yoga diferente. Probando a realizar sesiones de activación al inicio del día y sesiones de relajación antes de ir a dormir y comprobarás como el cuerpo asimila de forma distinta una misma postura en función de la intensidad con que la hagamos y la secuencia donde se haya incluido.
  • Aunque ya no seas principiante en la práctica de yoga y salvo que tengas memorizada e interiorizada toda la sesión, busca en grabaciones de voz o vídeos on-line una forma en que la sesión sea dirigida. Una sesión guiada por la voz de otra persona te ayudará a concentrarte únicamente en la postura y evitarás romper el hilo de las secuencias si no recuerdas parte de la sesión.
  • Elige un momento del día en el que tengas tiempo suficiente para poder disfrutar de la sesión, si tenemos prisa por acabar o inmediatamente después tenemos que hacer algo con urgencia, será muy difícil alcanzar la concentración necesaria para realizar la sesión de forma correcta.
  • Empieza con sesiones cortas que incluyan secuencias y posturas que ya conoces o has practicado en clases guiadas.
  • No focalices toda la práctica en tu cuerpo, se consciente de que la mente y la respiración son partes fundamentales a la hora de hacer yoga.
  • Puedes incrementar la duración de las sesiones alargando el tiempo en el que permaneces en cada postura y/o repitiendo las secuencias varias veces.

Con éste segundo post completamos el acercamiento inicial a la práctica del Yoga. En próximos artículos expondremos algunos ejemplos con secuencias de posturas de fácil comprensión y diferentes objetivos (fortalecimiento, flexibilidad, relajación, etc.), así como también dedicaremos un artículo completo a la práctica del yoga como complemento a corredores, en donde intentaremos compensar los desequilibrios corporales que correr provoca en nuestro cuerpo.

PreMarathon.com  @PreMarathon

Compartir

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Comentarios bajo condiciones en nuestro Aviso legal

Comentarios bajo condiciones en nuestro Aviso legal.