Menú

Toda la verdad de lo que ocurrió en el túnel de vestuarios del derbi

Pau López y Mascherano, durante el derbi copero
Pau López y Mascherano, durante el derbi copero | sport

El colegiado Martínez Munuera cargó las tintas en la redacción del acta sobre Luis Suárez por los incidentes ocurridos en el túnel de vestuarios del Camp Nou nada más terminar el derbi entre el FC Barcelona y el RCD Espanyol. "Aquí os estoy esperando, venid acá: Sos un desecho", escribió el árbitro señalando al uruguayo como  culpable. Esta redacción sorprendió al vestuario del Barça y, en especial, al uruguayo que fue ajeno a un enfrentamiento que tuvo como epicentro a Javier Mascherano y Pau López.

Jordi Gil

"¡Nos vemos dentro!" se dijeron Mascherano y Pau al término de un choque de alta tensión. Suárez también se había encarado con Pau antes de marcharse a la caseta, pero ya dentro no dijo las palabras que le atribuye el árbitro ni hizo nada susceptible de sanción.

El meta, junto a los otros futbolistas del Espanyol, fueron a dar las gracias a los aficionados que habían acudido al Camp Nou, pero las pulsaciones se mantenían muy altas.

Ya en el túnel todavía quedaban cuentas pendientes. Javier Mascherano esperó al portero y,cuando llegaron los jugadores del Espanyol, desde los dos bandos hubo fuertes reproches con la actitud de Pau como principal telón de fondo por su pisotón a Messi.

Los jugadores del Barça entendieron que el meta españolista había traspasado los límites, del mismo modo que del bando blanquiazul se acusó a Suárez de provocar cuando celebró en la cara de Pau el segundo gol de Messi, si bien el portero había buscado las cosquillas al charrúa en un forcejeo previo. El meta fue quien más se calentó y, a partir de entonces, se mofó de Suárez cada vez que desperdiciaba a una ocasión. Los jugadores del Barça consideran que Pau fue el principal culpable de que los nervios se dispararan más de la cuenta.

Desde la propia sala de prensa del Camp Nou se escucharon gritos, como "os vamos a reventar", en tono amenazante por parte de los blanquiazules de cara al partido en Cornellà y algunos "hijos de p...".

El árbitro lo centró todo en Suárez, pero el 'Jefecito' fue quien más en serio se tomó las afrentas sufridas no solo en el partido de Copa, sino también en el de Liga en Cornellà.

Luis Enrique, como reconoció el árbitro en el acta al hablar de la intervención de "cuerpos técnicos de ambos equipos", ayudó a separar y serenar el ambiente en un tumulto que en realidad duró muy poco. Las acusaciones llegaron incluso a situar a Gerard Piqué en este enfrentamiento, pero Gerard accedió al vestuario cuando todo ya estaba calmado tras atender a las televisionesSus palabras sobre la "maravillosa minoria" no entraron en juego en la confusión.