Menú

Neymar y Alexis resuelven una 'castaña' de derbi

Al igual que ocurrió la semana pasada en el clásico ante el Real Madrid (2-1), la sociedad formada por el brasileño y el chileno volvió a dar los tres puntos a un Barça que se mantiene líder intratable en la Liga... aunque no ande sobrado de fútbol. Los azulgranas protagonizaron uno de sus peores partidos en meses. Pero la inspiración de Neymar, autor de la asistencia del 1-0 final, y el gol de Alexis decantaron la balanza ante un Espanyol rocoso. 

Ricard López

FICHA TÉCNICA

Liga BBVA

Barça

1-0

Espanyol

Barça

Valdés; Alves, Piqué, Mascherano (Bartra, min.89), Montoya; Xavi, Busquets, Iniesta (Fàbregas, min.85); Alexis (Pedro, min.82), Messi y Neymar.

Espanyol

Kiko Casilla; Raúl Rodríguez, Sidnei, Moreno, Fuentes; David López, Abraham (Lazarote, min.82), Víctor Sánchez, Torje; Thievy (Jhon Córdoba, min.62) y Sergio García.

Árbitro

Carlos Velasco Carballo (comité madrileño). Mostró cartulina amarilla a Fuentes (min.45), Víctor Sánchez (min.66), Mascherano (min.77) y Lanzarote (min.89).

Goles

1-0, Alexis (67')

incidencias

Partido de la 12ª jornada de la Liga, disputado en el Camp Nou ante 79.977 espectadores. Antes del partido se guardó un minuto de silencio en memoria del joven Nil Marín, exportero del Girona B, fallecido en accidente de tráfico el sábado pasado.

El día de la 'castañada' -fiesta tradicional de Catalunya-, el derbi catalán fue una auténtica 'castaña'. El retorno de las 'vacas sagradas' al once no fue esta vez garantía de buen juego. Con Xavi, Iniesta Neymar -que descansaron el martes ante el Celta- de vuelta en el campo, el Barça no encontró la chispa ni la frescura que se esperaban. Al contrario. 

En toda la primera mitad no hubo ni rastro del fútbol brillante y al primer toque de los últimos años, ni tampoco del más directo y vertical que preconiza el nuevo técnico, Tata Martino. El Barça estuvo espeso, gris, lento y su juego previsible y horizontal, sin ritmo, apenas creó problemas a un Espanyol bien replegado en defensa. Apenas un par de inocentes disparos de Alexis (en el 5' y el 28') y, sobre todo, dos trallazos de Iniesta y Alves desde la frontal al filo del descanso (este último, al poste) pusieron algo de emoción en unos primeros 45 minutos soporíferos.

El Espanyol aguantó bien el tipo. Se sintió cómodo con el 0-0, y esperó paciente a que algún contragolpe le sirviera para poner el Camp Nou patas arriba. Tampoco tuvo demasiadas oportunidades para ello. La más clara, un chut a bocajarro de un ex azulgrana, Víctor Sánchez, que obligó a lucirse a Valdés después de un clamoroso despiste de Daniel Alves (35').

El lateral brasileño fue de los más activos, pero sus incursiones en ataque casi siempre fueron precipitadas, y en defensa flaqueó demasiado. También le puso ganas su compatriota Neymar, que demostró una vez más su calidad con sus regates e internadas desde la izquierda. Fue de los pocos que pusieron en aprietos a los de Aguirre, pues sus dos 'socios' de ataque, Messi Alexis, apenas se sobreponían a la espesura general. El 'jugadorazo' se destapó tras el descanso.

El Barça salió algo más 'enchufado' en la reanudación. Messi estuvo a punto de marcar el 1-0 de cabeza en el 54', pero Kiko Casilla, uno de los porteros que se barajan como 'futuribles' del Barça, despejó su testarazo cuando el balón se colaba. En el 62', Neymar lo intentó con un espectacular chut desde el vértice del área que salió rozando el poste.

El '11' del Barça se echó el equipo a sus espaldas, y de una de sus galopadas por la izquierda nació el primer gol. Se coló conduciendo el esférico por el lateral del área, y su 'pase de la muerte', tras colarse entre las piernas de dos defensas españolistas, llegó a Alexis que, solo a puerta vacía, sólo tuvo que empujar el balón a la red (1-0, 67').

Messi le puso corazón, pero las piernas no le respondieron. El argentino todavía no ha alcanzado su mejor tono desde que se recuperó de su lesión en el bíceps femoral. Aunque, como dijo Martino en la víspera, cualquier aparición suya puede desatascar el peor de los embozos. En uno de sus fogonazos, un chut de falta que salió rozando el poste, estuvo a punto de llegar el segundo (82'). 

Messi se quedó sin ver puerta por cuarta jornada consecutiva -algo insólito en él-, pero una semana más, el Barça sumó los tres puntos y afianzó su liderato en la Liga con unos números incontestables: undécimo triunfo en doce jornadas.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil