Tipos de Liebre

Tipos de Liebre

Compartir

Si el mundo del running es un ecosistema donde conviven las especies más heterodoxas de corredores, esa subespecie que se encargan de llevar los ritmos de carrera y arrastrar a buena parte de los runners con metas explicitas no podía ser menos. Y aunque cada liebre es un mundo, esta vez intentaremos hacer una clasificación más o menos consecuente por sus distintas formas de correr y de llevar a su manada hasta la gloriosa línea de llegada.

ECHANDO LA MONEDA AL AIRE: TIPOS DE LIEBRE

LIEBRE ROBOT

Marca el mismo tiempo por km sea llano, bajada o escales el Everest. Seguir sus zancadas a pies juntillas puede ocasionar que acabes petando si no estás en forma. Nada que achacar, él ha cumplido a rajatabala su función. Es común en competiciones de cierto rango donde comparten recorrido élite y populares, eso sí, jugando en ligas diferentes (también en el trato dispuesto).

Consejo: Si vas muy justo desconecta de la liebre robot en las subidas y ponte un ritmo cómodo porque, si no, puedes apajarearte y que te caigar una buena minutada.

LIEBRE SENSIBLE

Es aquella que pone un ritmo medio pero que cede algunos segundos en los momentos más dificultosos para recuperarlos en los terrenos más favorables, mirando de no castigar a sus perseguidores. Suele ser la liebre que llega con más corredores a meta, ya sean justo por delante (no está para nada mal visto atacar en los últimos metros para rebajar el crono), por detrás (teniendo siempre en cuenta a los que sufren) o pegados a él. Por suerte, la gran mayoría de liebres se adscriben a esta filosofía.

Consejo: Si no la puedes seguir es que hoy no tienes piernas para ese reto (suele pasar) o que tu objetivo es demasiado ambicioso. En el primer caso simplemente tomátelo como un buen entrenamiento para un posterior intento; en el segundo replantéate ese objetivo (o entrena más y postergalo para cuando ya lo tengas por la mano).

LIEBRE FOGOSA

Sale a por todas para hacerse un buen colchón de segundos y así poderlos administrar en la segunda parte. Pero suele suceder que no tenga a nadie a quien acompañar en el tramo final.

Consejo: Si ves que acelera mucho más de lo que puedes permitirte déjale irse, ya verás cómo transcurridos varios km, con tu ritmo óptimo y el objetivo localizable en el horizonte, le acabas dando caza.

LIEBRE PEREZOSA /DESPISTADA

Comienza a perder tiempo a cada kilómetro que pasa (muchas veces fiándose más de su gps que de los puntos kilométricos), hasta que se da cuenta y, para compensar, el último tramo lo hace tan a tope que su sequito acaba arrastrándose . Cuando gira la cabeza sólo encuentra cadáveres.

Consejo: Si han pasado varios km y compruebas que no hay vuelta de hoja te toca a ti asumir el rumbo de tu carrera y poner millas entre ambos. Aguanta con él sólo en el caso que te veas sobrado para hacer una segunda parte aún más rápida.

LIEBRE IRREGULAR

Un kilómetro te lo hace a tope, el siguiente baja el ritmo descaradamente. Aunque van sobrados de fuerza suelen no saberse el recorrido y sprintan inconscientemente en lugares donde hacen más daño; luego ven el resultado y frenan de golpe.

Consejo: Si tú te sabes el perfil de la carrera es hora de poner esa sabiduría en la pista llevando un ritmo acorde a los subes y bajas que están por venir. Quizá no cumplas con el tiempo pero seguro que acabarás mucho más entero que siguiendo a este tipo de liebre.

LIEBRE FAIL

Suele ocurrir que algunas liebres se hacen responsables de un tiempo demasiado ambicioso para poder llevarlo a cabo con su actual estado de forma (Una persona que hace 39′ en 10k no es apto para hacer de liebre sub 40′, será viable en el sub 45′ y óptimo en el sub 50′). También hay otras que se convierten en liebres por puro amiguismo con el organizador para así ahorrarse el coste de la inscripción… Resultado: acaba petando y el resto de corredores se quedan compuesto y sin liebre para lo que resta de carrera (que no es un drama: ahora os toca a vosotros dar un paso al frente).

Consejo: Dedícate a tu carrera y no a echárselo en cara. Cualquiera que lleve unos cuantos kilómetros en sus piernas ha vivido en carne propia la bofetada consecuente por los excesos de ambición. Si tienes alguna queja, mejor con los organizadores por no haber pasado el filtro.

LIEBRE NEGADA

Porque antes que nada todos somos humanos y hay mañanas que nos levantamos con el pie izquierdo, el desayuno nos ha sentado como un tiro o tenemos un principio de gripe que comienza a mostrar sus síntomas justamente hoy (y por no entrar ya con el tema de las lesiones), ya sólo por eso es excusable que una liebre tenga un día funesto y no pueda cumplir bien su cometido. Si tienen repuesto no pasa nada; en caso contrario debemos apostar por nuestra fuerza de voluntad y las ganas que tengamos de cumplir con nuestro objetivo sorteando cualquier tipo de problema. Gajes del oficio.

Consejo: No es un consejo, es una simple cuestión de humanidad: si ves que por cualquier  incidencia la liebre comienza a encontrarse mal preocúpate un momento por su estado antes de actualizar tus planes de carrera.

LIEBRE OFICIOSA

Es aquella con la que cuentan algunos grupos de corredores, ya sean clubes propios o pactadas en cualquier foro runner, para hacer un resultado que las oficiales no tienen entre sus planes o hacer el mismo pero con otro ritmo de carrera más ajustado a las características de sus componentes y evitando aglomeraciones. Si son veteranas suelen ser muy fiables.

Consejo: Entra en los foros, empápate de vivencias, haz saber tus cuitas y dudas, y a partir de ahí decide si prefieres correr a tu aire, con una liebre oficial o con una oficiosa.

LIEBRE AMIGA

Aquella que te ayuda a finalizar tus primeras carreras populares aunque él vaya casi andando y haga buena cara a todas tus exigencias de pre parturienta,

Consejo: Agradéceselo después con una botella en cada mano, que tener que escuchar durante toda la prueba el Greatest Hits del  “aquí me quedo”, “ya no puedo más” o el “afloja, tío, afloja”, cuando sabe que tú puedes dar ese paso adelante es para tener un detalle.

@davitgj

Compartir

Te puede interesar...

4 Comentarios

  1. Se te ha olvidado la subespecie dentro de la liebre Negada, que es la que directamente no se presenta por lesión, exceso de sueño, etc. y deja tirado a un buen segmento del pelotón 🙁

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad