¿Pagar por correr? No todo es lo que parece

¿Pagar por correr? No todo es lo que parece

Compartir

Si corres en un parque habrás observado que el número de usuarios de todo tipo ha aumentado notablemente en los últimos años. Es un hecho que existe un boom del deporte al aire libre y probablemente tu parque se habrá llenado de gente haciendo fitness, artes marciales, deportes de pelota, caminantes, ciclistas, y también runners. Aunque los corredores sean un grupo numeroso, parece evidente que el parque no es exclusividad del corredor y debe beneficiar a toda la comunidad.

¿Te imaginas que no pudieras correr los sábados por la mañana porque el parque ha sido tomado cada semana por 300 ciclistas haciendo una competición clandestina? ¿O que no pudieras llevar a tu familia al parque porque es imposible aparcar porque el parking está completo cada sábado por la mañana debido a un festival semanal de crossfit?

En las últimas semanas hemos oído la noticia de que un Ayuntamiento ha decidido “cobrar a los runners”. Reputadas voces se han levantado contra este cobro a los runners por correr por parte del pequeño Ayuntamiento de Stoke Gifford en Gloucestershire, Inglaterra. La noticia ha saltado a periódicos de todo el mundo, con mayor o menor rigurosidad. Titulares como el de El País “Si quiere correr en el parque, pase por caja” tienden a hacernos pensar que se instalará una caseta de cobro o un cajero automático para pagar antes de correr. Pero, ¿es esto así como lo cuentan?

El Origen: Parkrun

En el pequeño parque de Stoke Gifford, en el condado de Glocestershire, se celebra de forma sistemática cada sábado a las 9 de la mañana un Parkrun. Estos Parkrun son competiciones clandestinas de 5K que se celebran en 850 lugares diferentes alrededor del mundo, estando ya en 12 países. Son organizadas por voluntarios y cada corredor recibe un código de barras personal que se puede descargar desde la página de Parkrun y que le sirve para controlar sus tiempos y verlos en la web. El código de barras le sirve para cualquier otro Parkrun. No existen premios pero sí un ranking. Hay camisetas que se pueden comprar en Wiggle. Muy demandadas son las camisetas especiales cuando alguien completa 50 o 100 Parkruns.

Estamos por lo tanto ante carreras organizadas con control de tiempos, ya que se celebran cada sábado a la misma hora. La diferencia con el resto de carreras oficiales es que son gratuitas y no cierran calles para correrlas. Pero los runners siguen necesitando ciertos servicios básicos como la utilización de baños o parking del parque. La forma de financiarse de estas Parkruns es a través de patrocinadores (p.e. Adidas) o venta de camisetas y libros. Los Parkrun han crecido mucho especialmente en el mundo anglosajón. No estamos por lo tanto ante un pequeño grupo de amigos que quedan los sábados para correr, sino ante carreras gratuitas organizadas con una Dirección General única que reúnen a cientos de runners en parques de todo el mundo cada sábado a la misma hora.

El Problema y la propuesta del Ayuntamiento de Stoke Gifford

Según la versión del Ayuntamiento, éste ha recibido quejas de los ciudadanos debido a esta monopolización del parque por parte de los corredores cada sábado por la mañana durante varias horas (se celebran varias tandas de carreras). Según ellos se han gastado 55.000 libras en

asfaltar el parking debido al deterioro y deben gastarse otras 60.000 libras en mejorar el firme del parque. Piensan que el Parkrun debe contribuir al mantenimiento del parque de la misma forma que el equipo local de fútbol paga por utilizar el campo de fútbol para entrenar. Según ellos el “fun run” del Parkrun se “ha salido de madre”. El Ayuntamiento remarca que en ningún modo se cobrará a los usuarios del parque, sino que se cobrará al Parkrun por el uso de estas instalaciones comunitarias.

Inicialmente se barajó la posibilidad de que cada corredor del ParkRun pagara una libra. Más tarde el Ayuntamiento se ofreció a mediar en la obtención de una subvención que según ellos habían comunicado a ParkRun desde Septiembre pero que estos no habían querido aprovechar. Mediante esta subvención el problema quedaría resuelto, el Ayuntamiento cobraría para mantenimiento del parque y los runners no pagarían nada.

La solución

Parece claro que según cómo te cuenten la historia, con mayor o menor sensacionalismo, puedes posicionarte a uno u otro lado. Aún no sabemos cuál será la solución final de este apasionante pulso entre un Ayuntamiento votado para defender los intereses de todos sus ciudadanos y unos cientos de runners que se reúnen para competir cada sábado. Es fácil caer en la demagogia por ambas partes. Por un lado el Ayuntamiento hablando de los destrozos que causan los corredores, por la otra parte hablando de que el Ayuntamiento no desea un país más sano.

Por ahora se ha cancelado el Parkrun del pueblo de Stoke Gifford y los runners se han mudado a otros Parkruns cercanos. La solución de obtener una subvención parece sencilla, al final pagaría el Estado pero a través de otra vía sin retraer presupuesto del pequeño Ayuntamiento. Pero esta vía sentaría un precedente para el resto de 850 Parkruns en todo el mundo. Nuevamente, estamos ante un debate apasionante donde hay que escuchar a ambas partes. La historia continuará. ¿Y tú dónde te posicionas?

Compartir

Te puede interesar...

2 Comentarios

  1. Lo que hace falta es que dejen de poner puertas al campo y de cerrar itinerarios que siempre han existido sin crear altarnativas, lo demás a mi me da igual

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad