Previa Maratón de Chicago 2014

Previa Maratón de Chicago 2014

133
0
Compartir

Ya se fue Berlín. Y con ella, la primera de las ‘Majors’ de este prometedor otoño maratoniano, llegó el primer sobresalto serio. El estratosférico récord mundial del kenyano Dennis Kimetto representaba un gancho de izquierda en pleno mentón de la genial plusmarca que su compatriota Wilson Kipsang Kiprotich consiguiera a lo largo y ancho de esas mismas calles justo un año antes. El primer ser humano capaz de recorrer 42 kilómetros y 195 metros en menos de 2 horas y 3 minutos tuvo que hacerlo, cómo no, en el extraordinario circuito berlinés. Tras ello, el segundo asalto vuela hasta la llamada “Ciudad de los Vientos”. La premisa del Chicago Marathon continúa en la senda marcada por uno de los más espectaculares maratones del planeta en los últimos años. Un elenco de primeros espadas absolutamente descomunal, en aras de doblegar el registro que el propio Kimetto estableciera el 13 de octubre pasado (2h03:45). Cuando se cumplan 365 días de aquel vuelo sin motor del hierático kenyano, Chicago arrojará nuevas luces para contemplar lo que va ocurriendo durante este otoño maratoniano.

Comenzando a desgranar lo que podremos ver este domingo, día 12, la nómina de atletas representa un desorbitado estallido de calidad, costumbre que, a las buenas, estamos adquiriendo en todos y cada uno de los World Marathon Majors de las últimas temporadas. En primer lugar, y sin considerar primordial el orden cronométrico para analizar lo que acontezca, aunque tomándolo como reservada referencia, el mayor de los intereses se centra en un hombre y en un nombre: Kenenisa Bekele. El as de Bekoji afronta el que será el segundo maratón de su carrera, tras su magnífico debut por las calles de París el 6 de abril. Un 2h05:04, de bellísima factura final, en una carrera huérfana de nivel suficiente como para que el ya legendario etíope pudiese afrontar en compañía los últimos kilómetros. En solitario prácticamente desde el kilómetro 27, Bekele redondeó un debut acorde a su colosal aptitud. Su imponente presencia, y su hermética conducta en relación a cada uno de los pasos a dar durante su vida deportiva, llevaban a elucubrar a propios y extraños de manera titubeante tras París sobre la posibilidad manejada por Bekele para asaltar su segundo envite maratoniano.

Sin lugar a dudas, desde que se hizo público (y natural) que el etíope daba el salto definitivo a la ruta, pese a su orgullosa intención de mejorar sus marcas sobre el tartán, Berlín se convirtió en la oportunidad, quizás, más romántica. El lugar donde se habían despedazado los últimos cinco récords mundiales (sin contar el de Kimetto de este año) se manifestaba como opción preclara para todo amante del atletismo refinado, casi académico. Dicha posibilidad, y lo tomamos solamente como una elucubración muy personal, constataba que el patrocinio principal de Berlín (Adidas) quizá no estaba por la labor de apoyar la moción ante la máxima figura de la archirrival norteamericana (Nike). Como alternativas, sobre el horizonte otoñal planeaban, sobretodo, dos posibilidades: una, la de otro maratón muy rápido (¿Chicago?); y dos, la de una carrera cuya victoria obedeciese a una búsqueda obvia de prestigio asfaltero (¿Nueva York?). No era descartable, en absoluto, y menos sabiendo de la propensión pecuniaria que siempre se ha adivinado en la conducta de Bekele, que Dubai asomara por la rendija sus petrodólares para enero.

Pero finalmente fue la opción teóricamente más lógica la que se imponía. Chicago, patrocinada por la marca de Oregón, fue la que conseguía hacerse con los servicios del triple campeón olímpico. Pese a no ser el atleta con mejor marca de los participantes, centrará la atención, como no puede ser de otra manera.

Pero en contraprestación a la imperial figura del campeón abisinio, un rival kenyano se antoja como encarnizado co-protagonista de esta historia otoñal. Otrora adversario en pista de Bekele, los 29 años de Eliud Kipchoge (cumplirá 30 en noviembre) asoman como una edad culminante para extraer en su totalidad la desmedida capacidad de este sobrio talento, esta vez sobre el asfalto. Debutó venciendo en Hamburgo, en abril de 2013, y con récord de la prueba, 2h05:30. Su portentoso segundo desafío a la distancia en Berlín ’13 (segundo puesto el día del récord de Kipsang, con 2h04:05), augura una batalla aún más épica, si cabe. Para añadir más leña al fuego, en Rotterdam el pasado abril voló en una desapacible mañana de viento, logrando un magnífico registro de 2h05:00. La soberbia igualdad de las marcas de ambos contendientes en pista promete hacernos vivir un reto de excepcional trascendencia, en una carrera en la que todos los focos se centrarán en ellos. Kipchoge ya sabe lo que es derrotar a Bekele. ¿Lo conseguirá de nuevo?

Pese a que puede resultar un acto de compromiso, no obviemos, sin embargo, a un ramillete de atletas de indudable calidad que rastrearán sin descanso la posibilidad de asomar sus fauces ante la carnicería que puede surgir en las altas instancias del pelotón. Dos etíopes y cuatro kenyatas. El primero, Tadese Tola. Vigente bronce mundial, su tercer puesto en el rapidísimo circuito de Dubai en 2013 le valió para conseguir la que es, hasta hoy, su mejor marca en la distancia, 2h04:49. Su única gran victoria (París ’10), y su reiterada discontinuidad, no convierten en sencillo el pronóstico, al margen de su enorme calidad. El otro abisinio, Feyisa Lilesa, ostenta la cuarta mejor marca de los participantes, 2h04:52, con su segundo puesto en Chicago ’12, en la que ha sido, sin duda, su mejor prestación en la distancia. Su discreto papel en sus últimos escarceos en el maratón no empaña su tremenda fama de ‘front runner’, llegando además (y pese a su pobre desempeño en Londres en abril) como flamante bronce mundial en Moscú ’13. Entre los kenyanos, tres hombres de menos de 2h06. Con un tremendo 2h04:53, siendo quinto en Dubai ’13, su debut, Bernard Koech. Hermano de los también atletas Bethwell Birgen y Enock Koech, Bernard ostenta un más que respetable 59:10 en media maratón, pero no ha podido aún conseguir una victoria en maratón en ninguna de sus cuatro tentativas. Fue seleccionado para el Mundial de Moscú ’13, no pudiendo concluir la prueba. Su precedente este año es el segundo puesto conseguido en Rotterdam (2h06:08, tras Kipchoge), y se enfrenta al que será el primer ‘Major’ de su carrera. En cuanto a marcas, le sigue Sammy Kitwara. Cuarto en Chicago ’12 (2h05:54), y tercero en 2013, donde consiguió su plusmarca personal (2h05:16), ostenta un poderosísimo registro en media maratón (quinto all-time, 58:48; sexto, contando más de un registro por atleta). Este año fue tercero en Tokyo. Resumiendo, tres terceros puestos y un cuarto, en sus cinco maratones. Y como cierre, Dickson Chumba. El ex jardinero de Martin Lel ya sabe lo que es vencer en los 42.195 metros (se enfrenta al décimo maratón de su vida). Roma ’11, Eindhoven ’12 y Tokyo ’14 asistieron al poderío de un hombre que consiguiera en la capital nipona su mejor marca personal (2h05:42), derrotando precisamente a Kitwara y Tola, con los que volverá a verse las caras en Chicago. El último en discordia, un atleta que ha triunfado dos veces en el Maratón de Los Ángeles, y que posee en sus vitrinas un ‘Major’. Wesley Korir, ganador en Boston y segundo en Chicago en 2012, esperará su oportunidad, esgrimiendo una pasmosa estabilidad en ruta, pese a sus “discretos” registros (2h06:13 en Chicago ’12 es su máxima credencial).

Los encargados de llevar al grupo de cabeza a los ritmos exigidos serán Tariku Bekele, hermano pequeño de Kenenisa y bronce olímpico en 10.000m en Londres ‘12, y los jovencísimos Ghirmay Ghebreslassie, que fue séptimo en el Mundial de Media Maratón de Copenhage, y Geoffrey Kipkorir Kirui, tercero en el 10.000m de los Mundiales Junior de Barcelona ’12, y reciente segundo clasificado en la media maratón de Lille, con 1h00:51.

La carrera femenina se presenta, quizá, más inescrutable, por la variedad que plantea. Aún así, sobresale la imperial figura de la gran Rita Jeptoo, que, a priori, llega como favorita a las calles de Chicago. Desde que perdiera al ‘sprint’ frente a Atsede Baysa en este mismo escenario en 2012, Jeptoo no ha vuelto a bajarse del primer escalón del podio en los tres maratones que ha disputado, consiguiendo en el último de ellos, en Boston, en abril, con su tercera victoria, su marca personal, 2h18:57, récord de la prueba. Si lograra un nuevo sub-2h20 (tras Chicago ’13 y Boston ’14), en el que será su decimonoveno maratón, se convertiría en la tercera mujer en la historia en conseguir semejante hazaña, tras Paula Radcliffe y Catherine Ndereba. Llega a Chicago como líder de las World Marathon Majors, y depende de sí misma para conseguir la victoria en la competición, pudiendo llegar, a los 100 puntos, algo nunca antes conseguido.

Florence Kiplagat podría ser la principal rival de Jeptoo. La plusmarquista mundial de media maratón (1h05:12 el 16 de febrero en Barcelona, con la inestimable colaboración de una de las mejores ‘liebres’ del panorama mundial, el catalán Marc Roig), afronta el desafío en el que será el séptimo maratón de su trayectoria. Vencedora en Berlín ’11 y ’13, y segunda este año en Londres, su plusmarca de 2h19:44 en su primera victoria en suelo germano parece ya lejana, pero su incontestable calidad, y el plus de presencia inyectado tras su maravilloso récord mundial en Barcelona podrían poner en jaque a Jeptoo. Su intención, de momento, es estar en las 2h18. Extraño es el caso de Jemima Jelagat Sumgong, anunciada tanto para este domingo en Chicago… como para Nueva York, el 2 de noviembre. Vencedora en Rotterdam ’11, y tres veces entre las cuatro primeras en Boston, donde además este año conseguía su marca personal (2h20:41), debería luchar por el podio. Aún así, desconocemos de momento su intención acerca de la disputa de los dos ‘Majors’ en los que se mantiene anunciada su presencia. Compañera de entrenamientos de Jeptoo, y en muchas ocasiones de Kiplagat, no sería extraño verla como ‘liebre’.

Importante, en contraprestación, la armada etíope. La pequeña Mare Dibaba (2h19:52 en Dubai ’12) la encabeza. Curiosa su historia. Dibaba (ningún parentesco con la prolija camada de Bekoji) comenzó en la élite representando los intereses de Azerbaiyán (como Mare Ibrahimova), hasta que en Europeo Junior de 2009, celebrado en Novi Sad, se descubrió que no tenía la edad para competir como junior, tras lo cual recuperaba su nacionalidad de origen. Atsede Baysa afrontará el que será su vigésimo cuarto maratón (con tan sólo 27 años). Ganadora dos veces en París, y con buenas prestaciones en Chicago (donde, en sus tres participaciones, fue segunda en 2010, vencedora en 2012 con marca personal, 2h22:03, y quinta en 2013), no ha tenido un 2014 precisamente honroso. Ha competido poco y sin alardes. Sin embargo, es rápida. Muy rápida. Lo vimos en Chicago ’12, donde venció a Rita Jeptoo, con la que vuelve a encontrarse. Como dato escalofriante, ha concluido entre las diez primeras en 20 de los 23 maratones que ha disputado (venciendo en seis). Y por último, la joven Birhane Dibaba, que con sólo 21 años ya ha sido cuarta en Barcelona ’12, tercera en Frankfurt ’13, segunda en Sao Paulo ’12, Nagoya ’13 y Tokyo ’14, y vencedora en Valencia ’12. Con una mejor marca de 2h22:30 conseguida este mismo año en Tokyo, podríamos asistir a la reafirmación de una trayectoria deportiva de un inmenso nivel. Tras haber pulverizado todas sus marcas en el último año, Dibaba ha afirmado su intención de “correr en 2h20, o menos”.

Preciosa la carrera que nos espera, tanto en el cuadro masculino como en el femenino. Con la duda de si la organización de Chicago será capaz de estructurar una prueba en la que la calidad del registro puede depender en buena medida del trabajo y regularidad de los ‘pacemakers’ elegidos, Bekele y Kipchoge pueden convertir en un polvorín el ‘Major’, jugándose a cara o cruz una victoria que representaría un fabuloso botín para cualquiera de los dos. Ambos venderán muy cara su derrota, especialmente si es a manos del otro. Si las ‘liebres’ no son capaces de soportar el ritmo elegido hasta el kilómetro 30, los dos cabezas de cartel se sitúan como evidentes favoritos al triunfo final. Una marca por debajo de 2h04 (recordemos que el récord de la prueba, en poder de Dennis Kimetto desde el pasado año, es de 2h03:45) redondearía una carrera de extraordinario valor, y Bekele ya ha revelado su intención de inscribir su nombre con letras doradas en la historia de Chicago. Por detrás, Tola, Lilesa, Koech, Kitwara, Korir o Chumba intentarán estar al acecho, en una oportunidad que parece, en teoría, muy lejana.

La lucha en la competición femenina parece menos clara. Con Rita Jeptoo como supuesta gran favorita, y dependiendo de sí misma para vencer en la general de los World Marathon Majors (le vale con estar en el podio), la lucha puede ser una verdadera preciosidad. El abanico de posibilidades es tan inmenso como la calidad del póker de ases que asoma en cabeza del pelotón. Kiplagat, Baysa, y Mare y Birhane Dibaba deberían combatir de cerca, si no por la victoria, sí por los lugares de privilegio.

Ocurra lo que ocurra, “La Ciudad de los Vientos” aguarda tranquila, en espera de que se desate una tempestad que puede rozar la antología. Y nosotros, permanecemos a la expectativa, ante un nuevo capítulo de esta hermosa locura que es el maratón. No se lo pierdan por nada del mundo.

Por: www.soycobarde.com · @SoyCobarde2

STREAMS (Hora local 07:30h – Hora española 14:30h):

https://www.nbcchicago.com/news/local/Watch-the-2014-Chicago-Marathon-272105781.html

Foto: Bank Of America Chicago Marathon

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad