Inicio Ciclismo Desarrollo MTB: Monoplato vs doble plato.

Desarrollo MTB: Monoplato vs doble plato.

desarrollo mtb monoplato

Hace unos meses hablamos acerca de los diferentes desarrollos para bicicleta, de sus opciones de montaje, de las ventajas e inconvenientes de uno u otro sistema y en el apartado de MTB dejamos entrever una ligera pincelada acerca de la transmisión monoplato.

Una información que ampliaremos a continuación en un buen análisis del sistema monoplato. Un sistema de transmisión relativamente nuevo que parece haber llegado con mucha fuerza al sector de las ruedas gordas y que ha relegado a un papel prácticamente marginal a las transmisiones de doble y triple plato. Un sistema que también empieza a intuirse como posible alternativa en el mundo del ciclismo de carretera.

Ventajas del monoplato


-Simplicidad y efectividad

Con el monoplato prácticamente todo son mejoras. El sistema de transmisión es mucho más simple y lógico, ya que únicamente tendremos que jugar con el pulsador trasero y las diferentes coronas del cassette.

Se acabó aquello de tener que jugar y entender las combinaciones de platos y piñones. 11 o 12 velocidades disponibles son más que suficientes.

Las 11 y 12 velocidades de la mayoría de grupos parecen ser más que suficientes.

Con el monoplato el aspecto mecánico también se mejora. Todo el engranaje queda mucho más protegido, el mantenimiento tendrá que ser algo menor y los ruidos por no llevar el cambio perfectamente ajustado con el desviador desaparecen.

-Peso

La elección del monoplato nos ahorra peso a nuestra bicicleta. El motivo es evidente. Con un único plato no hace falta incorporar a nuestra bicicleta elementos como él desviador, mando o pulsador, la funda ni un segundo o tercer plato.

El ahorro de peso está más que asegurado. Un pequeño detalle de gran importancia en el mundo actual en el que vivimos donde cada gramo extra te penaliza.

-Linealidad de cadena

La gran ventaja del monoplato se encuentra en la eliminación prácticamente por completo del salto de cadena. Algo que daba mucha rabia y que acostumbraba a suceder con el cambio de plato. Ahora podrás afrontar cambios bruscos de pendiente sin tener que avanzar con aquel miedo constante por el salto de cadena. Con un único plato la cadena también trabaja mucho más alineada, evitando así el cruzado de cadena que tanto daño hacia a las transmisiones de MTB y de carretera.

Inconvenientes del monoplato


Menor desarrollo:

Los inconvenientes del monoplato son prácticamente inexistentes. El menor desarrollo o rango de marchas que ofrece si que es algo más limitado, pero con las 11 y 12 velocidades traseras que se montan actualmente el problema parece quedar solucionado. Muy difícil es que te quedes corto o largo de desarrollo, siempre que hagas una elección correcta de las dientes del plato.

Con el monoplato puede que perdamos en rango de desarrollo pero damos un enorme salto en simplicidad

Precio:

Con el ahorro de material que supone un monoplato (no montamos ni desviador ni plato) parece que los precios deberían ser aún más bajos pero la cosa por desgracia todavía no es así. Con el tiempo estamos viendo como la mayoría de fabricantes se ajustan más en sus tarifas ofreciendo la posibilidad de montar un monoplato a un mayor número de personas. El monoplato ya no parece ser una cosa exclusiva de las bicicletas de alta gama.

¿Monoplato, doble plato o triple plato?

Pese a la revolución del monoplato gran cantidad de marcas siguen ofreciendo en su catálogo bicicletas con doble y triple plato. Especialmente en aquellas bicicletas de gama media y baja.

Este se traduce en la mayoría de ocasiones en un dilema de compra para los ciclistas que empiezan en este mundo o no están muy familiarizados con el aspecto técnico  y material. ¿Qué bicicleta comprar? Mono plato o doble plato? ¿Con un solo plato me quedaré corto en las subidas?. Si algunas de estas dudas rondan por vuestra cabeza deciros que tranquilos, que aunque nos equivoquemos puede haber soluciones.

Lo más importante a la hora de elegir entre monoplato, doble plato o tripleta (el sistema de tres platos) es conocer nuestro estado de forma y el tipo de urografía y terreno que vamos a frecuentar en nuestras salidas.

Si estás medianamente en forma y no estás comprando tu primera bicicleta te recomiendo que te decantes por un monoplato. Tal y como hemos comentado anteriormente existen suficientes combinaciones de piñones y coronas lo bastante grandes como para asegurarnos una buena cadencia de pedaleo y un abanico de marchas suficientemente amplio como para afrontar con garantías prácticamente cualquier terreno. El sistema de transmisión 1×12 está ya perfectamente asentado en el mercado.

Elegir el número de dientes del monoplato dependerá de nuestro estado de forma y del terreno. Los monoplatos acostumbran a ir desde los 28 hasta los 38 dientes.

En el ciclismo de carretera empieza a intuirse también la llegada del monoplato.

Por el contrario, si buscas una primera bicicleta o simplemente quieres una MTB nueva para salir a disfrutar y a hacer algo de salud los fines de semana puede que a ti te siga interesando un sistema doble plato. Con él podrás jugar con un mayor número marchas y adaptar el desarrollo a cualquier circunstancia. El sistema de triple plato está quedando prácticamente obsoleto y a mi entender únicamente debería despertar el interés de aquellas personas con una peor condición física que se resisten todavía a caer en el oscuro de mundo de las e-bikes (bicicletas eléctricas).

En definitiva con el monoplato prácticamente todo son ventajas y con las 12 y más que probables 13 o 14 velocidades traseras futuras el problema del desarrollo corto parece estar más que solucionado.


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de LBDC

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad