Correr en familia como terapia: ¿A favor o en contra?

Correr en familia como terapia: ¿A favor o en contra?

439
0
Compartir

Correr nos libera. Correr nos hace sentir una fusión con la naturaleza y con nosotros mismos difícil de encontrar en otras actividades. El ‘running’ hace que nos superemos, saca nuestro espíritu competitivo y pone a prueba nuestra fuerza de voluntad, aquella que todos tenemos pero que se manifiesta de formas tan distintas según el sujeto.

Hay gente que prefiere salir en soledad, bien porque cuando corre tiene tiempo para reflexionar, a veces incluso para solucionar mentalmente algún embrollo o dilema personal, o bien porque no le hace ninguna gracia tener a su lado alguien con un tipo de respiración diferente o porque el otro ‘susodicho’ va a otro ritmo o tiene un estilo diferente e incompatible.

Pero la pregunta que nos lanzamos es: ¿Es sano (mentalmente hablando) correr en compañía de la familia más cercana? Dicen que en los negocios es mejor no mezclar a familia porque luego las cenas navideñas se pueden convertir en un auténtico suplicio y los cismas en caso de que la cosa no funcione pueden derivar en una escisión de por vida. Pero vamos a analizar los ‘pros’ y los ‘contras’ de correr en familia.

PROS:

  1.  Hacer cualquier tipo de deporte de forma conjunta es inevitable que crea un nexo, un vínculo emocional que solo puede que fortalecer algo, ya sea en deportes colectivos o individuales, como es el caso.
  2. Aconseguir metas y superarse en común a veces puede romper barreras que otros aspectos no logran romper. Hay relaciones padre-hijo, hermano-hermano, madre-hija que son frías. No se consigue llegar a un punto de confianza, muchas veces porque no se hacen cosas en común o no se tienen aficiones coincidentes. El running puede ser una magnífica vía para romper esa ‘verja’ que nos atenaza.
  3. Como comentábamos anteriormente, salir a correr al exterior muchas veces nos desconegestiona la mente, nos aclara las ideas, muchas veces atenazadas durante las largas jornadas de trabajo. Es un momento ideal para contar cosas importantes o para debatir temas relevantes en la vida familiar.

CONTRAS:

  1. Como decíamos con anterioridad, el ‘running’ es un deporte muy especial, de muchas ‘manías’, de muchas supersticiones. Y es por eso que si estamos acostumbrados a emprender la marcha a nuestro ritmo, sin depender de ‘agentes externos’, hacerlo al lado de un familiar cercano puede despertar cierta ‘ira’ muchas veces irracional. No tiene por qué pasar, eso sí.
  2. Una de las principales razones que nos lleva a salir a correr es la desconexión. Olvidarnos de todo, poner nuestro cuerpo al límite y dejar atrás un mal día a nivel personal, laboral…Es por eso que lo de ‘no es bueno llevarse el trabajo a casa’ es perfectamente aplicable en este caso. Si queremos aislarnos de todo, si por lo que sea en casa no están las cosas ‘muy allá’, lo mejor es no mezclar nada que nos pueda evocar a nuestra vida personal.

Expuestos estos motivos, cada uno es libre y tiene la capacidad de sacar sus propias conclusiones.

Compartir

Te puede interesar...

Deja un comentario

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad