Sport.es Menú

Djokovic aplasta a Anderson y vuelve a reinar en Wimbledon

Un gran inicio del serbio dejó muy tocado a un Anderson que tan solo resucitó en el tercer y último set

'Nole' ha ganado su cuarto Wimbledon y gana su decimotercero Grand Slam

Djokovic se ha coronado en Wimbledon con su cuarto título
Djokovic se ha coronado en Wimbledon con su cuarto título | AFP

Novak Djokovic se ha impuesto con comodidad a Kevin Anderson y se ha proclamado campeón de Wimbledon 2018. Los asistentes al encuentro han podido observar la resurrección del jugador serbio ante la impotencia en muchos instantes del partido de un Anderson que poco podía hacer ante las acometidas de un superior Djokovic. 'Nole', con un 6-2, 6-2, 7-6 en algo más de 2 horas de partido, tan solo ha tenido que sufrir en el último set donde Anderson ha demostrado por qué había llegado a la final. 

Albert Gracia

La primera manga fue todo un jarro de agua fría para las aspiraciones del sudafricano, que tenía en el saque uno de los grandes puntos fuertes y una de las armas con las que podía contar para frenar al crecido 'Nole'. Pero los dos primeros servicios de Anderson se iban a convertir en dos breaks que iban a dinamitar el primer set.

Y los servicios de Djokovic tampoco estaban siendo precisamente malos. El tenista serbio demostró que había preparado el partido con mucha calma y sabía perfectamente lo que tenía que hacer. Y así lo hizo. Nole le dejó toda la iniciativa a Anderson, sabiendo que tenía dificultades cuando tuviera que levantar balones cortados. El sudafricano empezó a hacer errores no forzados y en los primeros compases del segundo set ya había alcanzado los 24. Una cifra nada acorde a lo que había mostrado en las semifinales frente a Isner. El brazo no respondía y las piernas tampoco. Djokovic jugó a no fallar pelotas y dejaba que Anderson hiciera el resto. Djokovic se ponía 5-1 sin prácticamente despeinarse.

En el segundo set el partido no mejoró para Anderson. Los breaks de Novak seguían llegando colocándose nuevamente en un 5-1 y la cabeza tampoco respondía, realizando errores no forzados incluso cuando Djokovic estaba contra las cuerdas. Y el serbio seguía a lo suyo, aprovechando malas decisiones del sudafricano cuando subía a la red para volear. A 'Nole' no le temblaba el pulso y se sentía cada vez más campeón, incluso sin tener que meter la quinta marcha

Hasta que llegó el último set. Anderson parecía revivir con el paso de los minutos y en el último set empezó a demostrado su potencial. Los servicios pasaban a convertirse en 'aces' mientras que las derechas que se marchaban al pasillo empezaron a encontrar las líneas. Incluso las subidas a la red acababan con voleas ganadoras. Djokovic tenía que aguantar y así lo hizo. Sobreviviendo a bolas de break que amenazaban con ir al cuarto set, el serbio puso una marcha más y finalmente llegó al tie break donde no dio ninguna opción a Anderson. Djokovic se lleva la final de Wimbledon sin demasiados apuros mientras que Anderson ha demostrado que las semifinales frente a Isner fueron un peaje demasiado caro. Djokovic reina en Wimbledon. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil