La Volta presenta el recorrido oficial de la edición 100

Por novena edición consecutiva la ronda arrancará en Calella en un etapa que puede invitar a las escapadas

Montjuic volverá a ser el escenario de la última jornada, con una subida por el lado del Castell de Montjuïc

Imagen de archivo de La Volta 2019
Imagen de archivo de La Volta 2019 | AFP

Emoción, variedad y exigencia son la base del recorrido que ha presentado La Volta para su edición número 100, que quedó aplazada en 2020 debido al coronavirus. Si nada lo impide, el 22 de marzo Calella acogerá la salida a una semana de competición en la que estarán presentes grandes nombres como Alejandro Valverde, Enric Mas, Chris Froome o Richard Carapaz.

Pese al aplazamiento, la ronda catalana ha mantenido el recorrido previsto inicialmente, a excepción de algunos tramos. Una hoja de ruta que contará, 14 años después, con una contrarreloj individual, además de dos llegadas en alto y espacios propicios para las escapadas así como finales diseñados para que los esprinters puedan lucir sus habilidades.

La edición 100 también rendirá homenaje a seis corredores que han dejado huella en la larga historia de la Volta. Además de los premios habituales, al final de cada etapa -a excepción de la crono- se entregará un galardón conmemorativo a aquel corredor que haya ganado el esprint especial bonificado situado en el km 100 y que llevará el nombre de uno de estos seis ciclistas icónicos: Sebastià Masdeu, Mariano Cañardo, Miquel Poblet, Joaquín Galera, Miguel Indurain y Alejandro Valverde.

Por novena edición consecutiva, la Volta arranca en Calella, sede de una primera etapa de media montaña que puede invitar a las escapadas. La carrera pondrá rumbo hacia Tossa de Mar y Vidreres, donde se disputarán esprints intermedios, para después afrontar la subida al puerto de las Guilleries. La principal dificultad montañosa de la jornada será el Puerto de Santa Fe del Mont-cordura (1ª categoría), y antes de volver a hacia Calella, todavía deberá superar el Collsacreu, ya a sólo 17 km para meta.

Recorrido variado

La segunda etapa será la contrarreloj que, con inicio y final en Banyoles, transcurrirá por el Pla de l'Estany. Se trata de una crono corta (18,5 km) y sin dificultades montañosas, que no debe permitir sacar grandes diferencias, pero sí empezar a posicionar los candidatos a la general.

Con 203 km, la tercera etapa será la más larga de la edición 100 del Tour y presenta como momento álgido en los últimos 12 km de ascenso al puerto de Vallter 2000, de categoría especial. Por primera vez el Canal Olímpico de Cataluña recibirá una salida de la Vuelta y en el recorrido hasta Vallter habrá esprints intermedios en Sant Fruitós de Bages y Perafita.

La alta montaña define la cuarta etapa, que se iniciará a Ripoll y por segundo día consecutivo acabará en alto. Será en la estación de Port Ainé, pero este no será el único puerto de categoría especial presente en la jornada. Antes, los corredores deberán superar primero el cuello de Toses (1ª categoría) y el puerto de La Esquina (especial). Los sprints intermedios estarán situados en Ribes de Freser y La Seu d'Urgell.

La quinta etapa enlazará La Pobla de Segur y Manresa, con sprint intermedio en Calaf, y tendrá un escenario muy especial en el tramo final del recorrido: la montaña de Montserrat (1ª categoría). Después de un primer paso para la meta de Manresa, la carrera subirá hasta el emblemático monasterio para volver hacia la capital del Bages.

La sexta etapa también incluye en el recorrido un espacio emblemático: el Circuit de Cataluña. El piloto saldrá desde la zona del Anillo Mediterráneo de Tarragona en un trayecto sin grandes dificultades montañosas y que tendrá esprints intermedios en Sant Jaume dels Domenys y sobre el asfalto de la recta del circuito. Un espacio idóneo para ver en acción a los velocistas, así como lo es también la recta justo antes de entrar a la meta de Mataró.

La montaña de Montjuïc volverá a ser protagonista de la última etapa. El ciclista rodará primero por los alrededores de la capital catalana, haciendo un esprint intermedio en Molins de Rei y subiendo el coll de la Creu d'Ordal antes de volver a entrar en la ciudad y afrontar seis subidas a Montjuïc. Esta vez, sin embargo, se sube por el histórico lado del castillo, con rampas muy exigentes que mantendrán la emoción por el desenlace de la carrera hasta el final.

La carrera cumplirá con los estrictos protocolos y medidas sanitarias dentro del contexto de pandemia para garantizar la seguridad de los corredores y de todo el personal de la organización.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil