Borja Valero sobre el Real Madrid: "Se parecía a Factor X"

Borja Valero es feliz en la Fiorentina donde llegó el pasado 2012
Borja Valero es feliz en la Fiorentina donde llegó el pasado 2012 | sport

Para Borja Valero lo que se vive en el Real Madrid no es fútbol de verdad. Para él la felicidad es pasear por la ciudad como un turista más, teniendo una vida tranquila lejos de casas de lujo, coches costosos u otros dispendios con los que futbolistas de talla mundial conviven cada día. El madrileño habla de la dificultad de llegar a ser profesional, de la infancia robada a cientos de niños que compartieron junto a él lugar en La Fábrica madridista, de su momento actual en Florencia y de más cosas en una larga entrevista concedida a la revista francesa So Foot y que reproduce el diario italiano La Gazzetta.

Ulrich Álvarez

“Para mí el fútbol era una diversión, pero dejé de vivir sin preocupaciones en el momento en el que desembarqué en el centro de formación del Real Madrid a los 11 años”, comenta Valero. No se arrepiente de ello, pero sí piensa que si no se hubiese convertido en profesional su recuerdo sería distinto. “Si no me hubiese convertido en profesional mi análisis sería más amargo. Durante mi formación he convivido con otros 300 chicos y el 85% de ellos no lo consiguió. “Toda esa gente ha sacrificado su adolescencia para nada”, responde taxativamente el ex del Real Madrid que además añade que en el club blanco “no había piedad”.

La exigencia de ganar siempre hacía que la estancia en el centro de formación blanco se viviese casi más como un show televisivo que realmente como un equipo de fútbol. “A los descartados los veías irse con la mochila, de hoy para mañana. Y me decía que podría tener yo también este final. Era estresante porque no dependía sólo del campo, sino también de la opinión de los formadores, se parecía a Factor X sólo que no tenías al público para que te salvara”, detallaba el futbolista de 29 años.

Además el futbol en el Real Madrid era otro. “En el Real te dan el mejor sueldo, una casa, un coche, un reloj de lujo. Vives en otro planeta, estás en el vértice, pero no se trata de futbol de verdad”, reflexiona.

Nada que ver con su vida actual en Florencia, donde afirma ser feliz tanto por club, afición y ciudad: “Tenía muchas ofertas, pero ninguna me daba la posibilidad de vivir en un lugar así de bonito”. En Florencia Borja es una persona normal que a menudo pasa desapercibido, tal y como comenta: “Al prinicipio cuando acababa el partido salía a pie del estadio y nadie me reconocía. A lo mejor hoy la gente me aprecia porque hago la compra en el supermercado, ordeno la habitación de mis hijos o hago de turista por la ciudad como todo el mundo”.

Además el jugador de la Fiorentina se siente feliz por su trabajo. “Soy un privilegiado, hay gente que trabaja 12 horas al día, nosotros entrenamos tres horas al día. Tenemos que dejar de tratar a los jugadores como estrellas, nuestro trabajo debe de ser desmitificado”, considera.

Borja Valero se considera aficionado a la NBA y al buen fútbol, y no tiene ningún problema en reconocer que Xavi y Pirlo (dos futbolistas que juegan en equipos antagónicos al Real y la Fiorentina) son de los mejores del mundo. “Xavi tiene un toque único y Pirlo es un Quaterback, es la Juventus”, reconoce. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil