¿Cuáles son las drogas más adictivas?

close-up
| sport

Existen varios parámetros distintos a través de los cuales podemos clasificar la peligrosidad de las drogas. Por un lado, el daño físico que provocan en nuestro organismo. Por otro lado, el daño social. Y, por último, aunque no menos importante, la dependencia que generan en quienes las consumen. Es esta última la que han analizado varios investigadores en un estudio publicado en la revista médica The Lancet. Como explican desde Rehab Spot, portal dedicada a la divulgación de información sobre adicciones que se hace eco de esta investigación, los resultados muestran las diez drogas más adictivas del mundo.

Código Nuevo

Y no hay sorpresa con la número uno del ranking: la heroína. Como explican desde la American Addiction Centers (ACC), "la heroína es una droga que activa los receptores opioides en el cerebro, lo que sirve para el bloqueo de la sensación de dolor, el aumento de la relajación y la producción de una especie de sensación de extracorporeidad". Según datos de la Sociedad Estadounidense de Medicina de las Adicciones (ASAM), hasta una cuarta parte de quienes la prueban se vuelven adictos. Y, como añaden los expertos de Rehab Spot, "los desagradables síntomas de abstinencia motivan a los usuarios a seguir consumiendo".

La segunda posición la ocupa la cocaína, una droga que, en palabras de la American Addiction Centers, crea "un subidón intenso, ya que inunda el cerebro con dopamina, el neurotransmisor involucrado en el placer" y "aumenta la emoción y el estado de alerta". Sin embargo, "los efectos son de corta duración", lo que provoca un consumo continuado de dosis para mantenerlos presentes. Esto, explican desde esta institución, genera "un choque que puede causar fatiga física y mental, depresión y antojos intensos de drogas". Al menos un 5,3% de las personas la consume una vez a lo largo de sus vidas.

En tercer lugar se encuentra la nicotina. No en vano, el tabaquismo es una enfermedad que mata cada año a más de ocho millones de personas en el mundo. ¿Pero por qué resulta tan adictiva esta sustancia? El motivo lo explica nuevamente la American Addicion Centers: "La nicotina actúa sobre los circuitos de recompensa del cerebro después de ser absorbidas. Sus sensaciones agradables, la elevación del estado de ánimo y de la cognición pueden animar a los fumadores a seguir fumando". Por todo ello, "la nicotina puede ser una de las drogas más difíciles de dejar de consumir sin ayuda".

Con una puntuación ligeramente inferior en términos de dependencia hallamos la metadona, "destinada a ayudar a los adictos a la heroína y a los analgésicos narcóticos a controlar los antojos". Aunque no produce demasiado placer, uno de los factores principales de la adicción, sí produce una profunda dependencia física y una profunda dependencia psicológica, los otros dos factores involucrados en la dependencia. Su consumo se produce también ilegalmente. Lo mismo ocurre con los barbitúricos, la quinta droga más adictiva, que aunque son elaborados con fines médicos también son consumidos sin receta ilegalmente.

Y en sexta posición encontramos un viejo conocido: el alcohol, la sustancia adictiva más consumida en todo el mundo. Tal y como apuntan desde la ACC, "el alcohol actúa sobre los niveles de dopamina para mejorar el estado de ánimo, como otras drogas, pero también actúa como un depresor del sistema nervioso central", lo que desemboca en una "ralentización de la activación nerviosa y las funciones" de dicho sistema. Cuando se frena el consumo después de un consumo abusivo prolongado pueden darse "rebote de algunas funciones nerviosas que fueron suprimidas por el alcohol", lo que impulsa a los adictos a volver a consumirlo.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil