Alexia recogió del Balón de Oro por el que ha picado mucha piedra

Un triple premio al talento del Barça

OPINIÓN

Lluís Mascaró

@LluisMascaro

El 2010, el Barça copó el podio del Balón de Oro con Messi, Iniesta y Xavi. El ‘Pep Team’ estaba en su máximo apogeo futbolístico y la selección española acababa de conquistar el Mundial de Sudáfrica con el ADN blaugrana. La hegemonía del Barça era incontestable. Y los premios reconocían el talento y los triunfos del equipo de Guardiola. Once años después, el Barça volvió a ser el gran protagonista de la gala del Balón de Oro. Dos futbolistas del femenino (Alexia Putellas y Jennifer Hermoso) ocuparon las dos primeras posiciones del podio de mejor jugadora. Pedri conquistó el Premio Kopa al mejor joven. Y el eterno Leo Messi (ahora, lamentablemente, en las filas del PSG pero siempre culé de corazón) ganó su séptimo galardón confirmándole, aunque no hiciera falta, como el mejor jugador de la historia. Esta lluvia de reconocimientos es, sin duda, un bálsamo para la maltrecha imagen de un club inmerso en una profunda renovación, un club que intenta superar una terrible triple crisis deportiva, económica e institucional. El Barça, justo el día en el que celebraba el 122 aniversario de su fundación, fue de nuevo un referente en el mundo entero gracias al talento de sus futbolistas, en una mezcla perfecta de pasado (Messi), presente (Alexia) y futuro (Pedri). 

El triplete que logró el Barça femenino la pasada temporada forma parte ya de la leyenda del club blaugrana. El equipo entero merecería subirse a lo más alto del podio del Balón de Oro, aunque la capitana ejemplifica perfectamente la fuerza de una plantilla que se reivindicó conquistando Copa, Liga y Champions pero que no se conforma y pretende repetir su gesta. El ejemplo del trabajo hecho en el Barça femenino debe servir de guía para la reconstrucción del Barça masculino. Una apuesta irrenunciable por el modelo y un compromiso total y absoluto con el proyecto. Es el camino para recuperar la excelencia perdida tras años de decepciones y fracasos. La hoja de ruta que quiere implementar Xavi para volver a convertir el Barça masculino en un equipo campeón como el femenino.

El nuevo técnico blaugrana se enfrenta a un reto descomunal, sin la fortuna de contar en sus filas con la veteranía y la experiencia de Messi, que hubiera hecho más fácil la transición. Deberá apostar descaradamente por los jóvenes como Pedri (y Ansu, Gavi, Nico, Araujo, Abde...) para reencontrar los éxitos del pasado. Quien sabe si de entre ellos saldrá el Balón de Oro del futuro. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil