Los Cavaliers de Ricky Rubio fulminan a los Wizards

Los de Cleveland destrozaron al equipo de Washington 101-116, aunque llegaron a estar 36 puntos arriba

El base español se apuntó 7 tantos, 4 rebotes y 6 asistencias pese a tener otra noche floja en el tiro

Rubio, con los Cavs.
Rubio, con los Cavs. | Twitter

EFE

Los Cavaliers de Ricky Rubio consiguieron su tercera victoria consecutiva fuera de casa al fulminar en la noche del viernes a los Washington Wizards, hasta ahora el tercer equipo de la Conferencia Este, por 101-116 en un partido que los de Cleveland llegaron a dominar por 36 puntos. En los tres últimos partidos, los Cavs han derrotado a los Dallas Mavericks por 96-114, a los Miami Heat por 85-111 y a los Wizards por 101-116. Es la primera vez desde 1975 que los Cavaliers ganan como visitantes en tres partidos consecutivos a equipos con porcentajes de victorias superiores al de derrotas.

La contundente victoria de los Cavaliers se basó una vez más en la actuación del equipo en la primera mitad del partido y una disciplinada defensa que ha permitido a los de Cleveland mantener al contrincante con un porcentaje de tiro de 3 puntos por debajo del 40% durante los últimos 13 partidos. La compenetración entre el base Darius Garland y el pívot Jarrett Allen se ha convertido en una de las armas ofensivas más mortíferas de los Cavs. Garland fue el máximo anotador del partido con un doble-doble de 32 puntos, 10 asistencias, 8 rebotes y 1 robo. Por su parte, Allen, que es el receptor de muchas de las asistencias de Garland y el ejecutor de los "alleyoop" que se están convirtiendo en la marca de estos Cleveland, también acabó la noche con un doble-doble de 28 puntos, 13 rebotes, 2 asistencias, 1 robo y 2 tapones. Ricky Rubio anotó 7 puntos, 4 rebotes y 6 asistencias y, aunque solo anotó 3 de los 11 tiros de campo que intentó, el entrenador de los Cavs, J.B. Bickerstaff, volvió a depender del base español para ordenar el juego de ataque y la defensa del equipo.

El máximo anotador de los Wizards fue Deni Avdija, que empezó el partido desde el banquillo y anotó 16 puntos, 3 rebotes y 1 tapón. El escolta Bradley Beal sumó 14 puntos, 3 rebotes, 1 asistencia y 1 tapón.

Los Cavs quieren más

Tras el partido, Bickerstaff declaró a preguntas de EFE que a pesar de las rachas de victorias y que los Cleveland ya son sextos de la Conferencia Este, el equipo "no está satisfecho". "Sabemos que nos queda mucho por recorrer. La temporada de la NBA es larga. Puedes encontrar momentos de éxito y momentos de fracaso, pero lo que cuenta es la consistencia en los 82 partidos. Tenemos que encontrar esa consistencia que tiene que durar el resto de la temporada", dijo. "No creemos que hayamos logrado nada todavía. Estamos ganando el respeto de la liga y ese es nuestro objetivo, ser respetados por los otros. Y ganar ese respeto compitiendo", terminó declarando el entrenador de los Cavaliers.

Los Cavaliers llegaron al Capital One Arena de Washington cargados de confianza tras ganar en sus dos anteriores partidos en las casas de los Mavericks y Heat. Y desde el inicio del partido con los Wizards, los de Cleveland aplicaron el mismo esquema: aprovechar la mayor envergadura de sus jugadores y defender la línea de triples. Con este esquema, en los 6 primeros minutos del primer cuarto Allen acumuló 11 de los 13 puntos de su equipo, a base de trabajarse la pintura de los Wizards. Y aunque durante esos minutos, los de Washington fueron capaces de aguantar el tipo especialmente gracias a la actuación de Kyle Kuzma, en la segunda parte del cuarto, los Cavs apretaron el acelerador.

El golpe de Cleveland

Cuando acabó el primer cuarto, los de Cleveland ya estaban 5 puntos por delante, 29-34, Allen acumulaba 14 puntos y 5 rebotes y Garland estaba con 8 puntos y 6 asistencias. Pero fue en el segundo cuarto cuando los Cavs dieron el golpe en la mesa. A su efectividad en ataque sumaron una mayor disciplina defensiva que permitió al equipo de Rubio iniciar el segundo cuarto con un parcial de 2-8, que colocó un 31-42 en el marcador. Los Cavs continuaron con su labor de pequeños incrementos hasta que en los últimos 4 minutos del segundo cuarto lanzaron otro golpe. Un parcial de 2-9 dejó el marcador a la hora del descanso en 46-65, 19 puntos de ventaja.

Para entonces, los Wizards tenían un 29,4% de acierto desde la línea de 3 puntos, con 5 canastas triples de 17 intentos. El inicio del tercer cuarto terminó por secar a los de Washington que vieron como durante los siguientes 4 minutos, todos sus tiros erraban el aro de los Cavs. A falta de 8 minutos para el final del tercer cuarto, la diferencia era ya de casi 30 puntos, 46-75. Los Cavs llegarían a estar hasta 36 puntos arriba poco después.

Con el partido sentenciado y sonrisas de lado a lado en las caras de los jugadores de Cleveland, los Cavs se relajaron y permitieron que los Wizards achicasen la deshonra hasta una diferencia más manejable de 15 puntos, 101-116, con la que acabó el partido. Los Wizards terminaron con un 32,3% de acierto desde la línea de 3 y los Cleveland con 54 rebotes, por los 33 de los de Washington.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil