Sport.es Menú

El Mónaco se reencuentra con el triunfo y mira a Europa

Un tanto de Golovin es suficiente para superar al Dijon

A falta de los partidos de mañana, los de Jardim están a un punto de la cuarta plaza

Golovin celebrando el primer y único gol del Mónaco
Golovin celebrando el primer y único gol del Mónaco | AFP

La derrota del Mónaco ante el Saint-Éttienne fue un espejismo. Así lo demostraron los pupilos de Jardim tras derrotar por la mínima a un Dijon eufórico que venía de derrotar al PSG. Tres victorias en los últimos cuatro encuentros y los monegascos que escalan puestos en la clasificación. Pensar en Europa no es descabellado.

SPORT.es

FICHA TÉCNICA

Ligue 1

MON

1-0

DIJ

Mónaco

Lecomte; Martins, Maripán, Glik, Badiashile, Dias; Henrichs, Silva; Golovin (Ballo Toure, 93'), Slimani (Augustin, 77'), Ben Yedder (Boschilia, 91').

Dijon

Gomis; Amalfitano, Ecuele Manga, Lautoa, Mendyl (Mendyl, 90'); Ndong, Balmont (Mavididi, 55'), Loiodice; Cadiz, Tavares, Chouiar.

Gol

1-0 M.42 Golovin.

Árbitro

E. Wattellier. TA: Henrichs (30'), Golovin (50').

Incidencias

Partido disputado en el Stade Louis II.

Por la forma en que salió el Mónaco al césped, se podía intuir que el mensaje era muy claro: los tres puntos se tenían que conseguir si o si. Y desde el primer minuto, los de Jardim buscaron el gol con insistencia. Tras una primera toma de contacto, no tardó en llegar el intercambio de golpes. Badiashile y un insistente Slimani probaron para los monegascos, mientras que Chouiar obligó a Lecomte a estirarse para evitar el primero.

Pero el argelino, que se mueve por la frontal del área como pez en el agua, dio la que es su octava asistencia del curso al filo del descanso. Tras combinar con Ben Yedder, le mandó un precioso balón de primeras a Golovin, que controló con el pecho y fusiló antes de que el balón tocara suelo. Golazo.

El mismo Golovin pudo sentenciar nada más empezar el segundo tiempo, pero Gomis estuvo atento para evitarlo. Y en la segunda mitad, el Dijon, también en horas bajas, pisó el acelerador. Chouiar, que ya había avisado antes del receso, hacía soplar de alivio a los presentes en el Louis II. El Mónaco, sin éxito, buscaba el tanto de la tranquilidad que nunca llegó, pero supieron calmar el encuentro para no tener más sobresaltos. Tres puntos para seguir mirando arriba.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil