Sport.es Menú

Juan N. García-Nieto: "En el fútbol no hace falta el dopaje"

Juan N. García-Nieto, médico y controlador
Juan N. García-Nieto, médico y controlador | sport

¿Cómo lleváis que se os haya colgado la etiqueta de vampiros?

Eso nos lo ponéis vosotros (risas).  Yo lo vivo con gracia y diversión. Es como si los que salen en los programas de Crackòvia y Polònia se lo tomaran mal. Cada uno tiene su trabajo y trata de hacerlo de la mejor forma posible. Es un mote que tiene gracia. De hecho, nos llaman vampiros desde que empezamos a sacar sangre, pero la mayoría de análisis en el fútbol son sin sangre [son de orina].

¿Por qué cree que se dan tan pocos casos de dopaje en el mundo del fútbol?

Yo creo que en el fútbol no hay dopaje porque no hace falta. Es un deporte de once jugadores y en el que hay muchos factores para que un equipo juegue bien y no tanto el factor individual. 

¿No es una realidad que hay productos dopantes que ayudan a poder hacer más esfuerzos o aumentar su explosividad y por lo tanto mejorar su rendimiento?  

Sí, pero al final –y te lo puedo decir como médico y controlador– nunca he tenido la impresión de tener que darle algo a alguien para que llegue a un balón. Porque si no llega, no llega. No me ha hecho falta, porque al final el equipo va cómo va y si un tío entrena, pues entrena. Y además hay otro tema: en el fútbol profesional hay tantos controles que no compensaría arriesgarse a dar positivo. 

Usted sostiene que hay muchos controles, pero durante muchos años solo se han realizado de orina ¿Por qué en el fútbol han tardado tanto en llegar los de sangre?

En el fútbol han tardado tanto y en otros deportes aún no han llegado. Es un tema puramente económico. Son carísimos por el material, el transporte de las muestras y el material. Hay muchos factores. En primer lugar los jugadores deben dar su beneplácito. Y luego están los condiciones. Tienen que haber unas condiciones de higiene que no se dan en todos los sitios.

¿Se puede hablar de controles rigurosos si dependen del beneplácito de los jugadores?

Sí. Son rigurosos. Es un procedimiento: los jugadores firman un papel al principio de la Liga para que puedan ser sometidos a controles de orina y lo mismo ocurre con los de sangre.

¿Cómo funciona en Europa?

Cuando los jugadores participan en una competición de la UEFA ya está estipulado que puedan estar sujetos a estas pruebas de sangre y orina. El jugador ya está dentro de una cadena. En Champions hay controles fuera y dentro de competición por ley.

Antes me hablaba de lo caro que es realizar un control de sangre ¿No es peligroso que se pueda priorizar una cuestión económica por encima de la rigurosidad de los controles?

Piensa que todo lo que puedes sacar del control de orina es casi lo mismo que en sangre. Orina te da un 99% de lo que te da el control de sangre. Y luego hay estadios donde las salas no están acondicionadas para los controles de sangre. A veces no hay camillas. No hay las situaciones de higiene, y las muestras tienen que ir refrigeradas. Son controles muy caros y complicados para el plus que suponen.

¿Son menos exhaustivos los controles en el fútbol que los de otros deportes?

No lo creo. Por estadística es uno de los deportes en los que más controles se hacen; también porque hay más gente participando que en otros deportes individuales. 

Esta temporada se ha hablado mucho del gran número de controles que han pasado los jugadores del Barça ¿Le ha sorprendido?

No. Es lo normal, porque el equipo llegó hasta la Champions. Si no hubiera llegado, no hubiera ocurrido.

¿Están avisados los clubs de cuándo pasarán los controles?

No. Lo que hay son unas dinámicas habituales cada temporada que se van cumpliendo, pero no están avisados. Porque, cada vez que un equipo pasa una ronda, pueden pasar un control. Igual que también sabes que lo habitual es que en la final tendrás que pasar otro.

¿En relación a otras ligas europeas cómo valora el caso del fútbol español?

Creo que estamos bastante a la par. La única liga en la que sé que se hacen más controles es la italiana, que van a control por partido.

¿Qué destacaría de su experiencia con los jugadores?

Sobre todo te das cuenta de que, tras un partido de la máxima, a pesar de que durante el partido están como motos y en el césped son rivales, luego hablan tan amigos en la sala de dopaje. 

¿Encuentra buena predisposición de los jugadores?

Ahora se hacen tantos controles que lo viven con normalidad. Y hay buena predisposición. Normalmente es mucho más sencillo con jugadores top porque están super habituados. Y en general ellos prefieren los controles de sangre porque el procedimiento se hace más corto.

Dídac Peyret

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil