La camiseta blanca de España volvió a ser gafe

La camiseta blanca de España volvió a ser gafe

La camiseta blanca de España ha estado presente en grandes tropiezos de su historia
La camiseta blanca de España ha estado presente en grandes tropiezos de su historia | EFE/AFP/A.CAMPAÑA

La selección española parece obligada a hacer una reflexión. Casualidad o no, el número de ocasiones en que la camiseta blanca de la Roja ha estado presente en sus últimos grandes tropiezos comienza a ser digno de análisis y, por qué no decirlo, empieza a ser motivo de preocupación. Como diría más de uno, estamos hablando de una prenda blanca que empieza a ser gafe

La eliminación ante Italia y el decisivo tropiezo ante Croacia en el último suspiro de la fase de grupos de la Eurocopa recogieron el testigo de la sonada goleada (1-5) encajada ante Holanda en el Mundial de Brasil que, a la postre, resultó determinante para dejar a España fuera de los octavos de final.

La sonada 'manita' llegaba aproximadamente una década después del batacazo de la Roja de Iñaki Saez en Portugal, cuando cayó apeada de la fase de grupos tras un último 'pinchazo' ante los anfitriones de un emergente Cristiano Ronaldo. Un tanto de Nuno Gomes desde fuera del área apeó a los españoles de aquella Eurocopa. España, en efecto, iba de blanco.

Casillas no pudo hacer mucho más en aquel remate del 'killer' luso. Muy diferente a la recordada actuación de Andoni Zubizarreta ante Nigeria seis años atrás en el Mundial de Francia de 1998. Era el estreno de la Roja de Clemente en aquella cita mundialista y el tropiezo inicial ante los africanos desembocó en su prematura eliminación tras empatar ante Paraguay y firmar un triunfo estéril ante Bulgaria. Aquella derrota prácticamente cerró un ciclo que también tuvo un punto álgido -y dramático- con el color blanco de fondo. Fue en los cuartos de final de Estados Unidos 1994. La sangre de Luis Enrique impregnando su camiseta tras el criminal codazo de Tassotti en el Italia-España es una de las imágenes más icónicas de aquella España que era víctima de 'la maldición de cuartos'.

A día de hoy la Roja no entiende de esa maldición pero empieza a tambalearse cuando escucha algunas voces que ya apuntan al misterioso gafe de la camiseta blanca. ¿Habrá un nuevo capítulo? Por el bien de la selección, Adidas debería pensar en cambiar el color de la segunda equipación de cara al futuro.