Sport.es Menú

El Espanyol aplasta al Atlético y mira a Europa

Los blanquiazules se impusieron al equipo del Cholo (3-0) en el RCDE Stadium con un doblete de Borja Iglesias y otro tanto en propia puerta de Godín

El equipo de Rubi se sitúa a solo tres puntos de la séptima plaza del Athletic, aunque los 'leones' todavía tienen que jugar mañana

El Espanyol gana al Atlético y se acerca a Europa | LALIGA

Europa era una quimera antes del partido de hoy y, no nos engañemos, lo sigue siendo. Sin embargo, conmueve el esfuerzo que está realizando este Espanyol por no perder el tren que encabeza en estos momentos el Athletic, ahora a tres puntos de distancia de los blanquiazules, pero con un partido menos, el que disputarán mañana ante el Valladolid en Zorrilla a cara de perro, pues a los pucelanos les va la vida en el envite. Borja Iglesias Godín, en propia puerta, rubricaron la victoria perica (3-0) ante un Atlético que no consiguió en sumar en Cornellà-El Prat el punto que necesitaba para asegurar el subcampeonato. El partido, además, sirvió para dar a conocer al mundo a Pedrosa. ¡Menudo diamante en bruto tiene el Espanyol en el lateral zurdo! Veremos lo que le dura...

Alba López

FICHA TÉCNICA

LaLiga

ESP

3-0

ATM

Espanyol

Diego López; Rosales (Víctor Sánchez, 85'), Naldo, Hermoso, Pedrosa; Marc Roca, Darder, Granero; Melendo (Sergio García, 90'), Borja Iglesias, Wu Lei (Puado, 78').

Atlético

Oblak; Juanfran, Savic (Correa, 46'), Godín, Filipe; Koke, Rodri (Montero, 58'), Saúl, Lemar (Vitolo, 58'); Griezmann, Morata.

Goles

1-0 M. 45 Godín (p.p.). 2-0 M. 52 Borja Iglesias. 3-0 m. 89 Borja Iglesias, de penalti.

Árbitro

Munuera Montero (Comité andaluz). TA: Marc Roca (38') y Melendo (80') / Saúl (17') y Morata (59').

Incidencias

RCDE Stadium. 20.207 espectadores.

Un error poco habitual en Mario Hermoso a punto estuvo de acabar en tragedia para el Espanyol cuando aún no se llevaban disputados ni dos minutos de juego. El central perdió la batalla en el cuerpo a cuerpo con Morata en banda izquierda y sólo los reflejos de Diego López evitaron el tanto rojiblanco. 

Tras la de cal, dio la de arena el meta, quien dejó escurrir un balón entre sus manos y pudo regalar el 0-1 al Atlético. Si no se movió el marcador fue porque Koke perdió unas milésimas de segundo preciosas antes de ejecutar su disparo y eso permitió a Hermoso situarse en la trayectoria del chut e impedir el gol.

El paso de los minutos, sin embargo, asentó a los de Rubi en el encuentro. Sobre todo, cuando el Atlético retrasó su línea de presión y permitió a Marc Roca Granero empezar a hacer fluir el fútbol de su equipo. Borja Iglesias y Wu Lei pusieron cerco entonces a la meta de Oblak, pero siempre sucedía algo en los últimos metros para, valga la redundancia, nunca sucediera nada. 

Lo intentó Granero en un libre directo. También Darder desde lejos. Pero Oblak siempre estaba ahí, como el guardián de la noche. Hasta que Pedrosa cogió la moto al filo del descanso y nada pudo hacer el guardavallas. El canterano, en una jugada messiánica, se recorrió toda la banda izquierda dejando atrás por velocidad a cuantas sombras rojiblancas le salieron al paso y desde la línea de fondo centró al área, adonde Godín en su intento de despejar el esférico terminó introduciéndolo en el fondo de sus propias mallas cuando Munuera Montero decretó el final de la primera parte.

CAMBIO DE PLANES

No le gustaba a Simeone cómo estaba cazando la perrita y por ese motivo el argentino decidió mover sus fichas al descanso dejando en el banquillo a Savic para dar entrada a Correa. El segundo damnificado fue Saúl, el hombre para todo del Cholo, que se vio obligado a retrasr su posición hasta el eje de la zaga.

Fue un error fatal, pues seis minutos después de la reanudación el Espanyol ampliaba su renta tras una pérdida de balón de Rodrigo en su propio campo que permitió a Melendo filtrar un delicioso pase a la espalda de la zaga rojiblanca. Ante OblakBorja Iglesias no perdonó esta vez.

Reconoció su equivocación Simeone tras el tanto metiendo en el campo a un central natural como es Montero, además de Vitolo. Fue lo más parecido a recoger cable, pero ya era tarde. Saúl volvió a la sala de máquinas rojiblanca, pero ni por esas. Estaba mucho más cerca el 3-0 que el 2-1 y terminó cayendo sobre la bocina después de un inocente penalti de Juanfran sobre Puado que transformó el Panda. Regresa el Espanyol de Rubi y lo hace por la puerta grande.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil