¡Confiamos en vosotros!

¡Confiamos en vosotros!

El FC Barcelona está delante del mejor equipo de fútbol que ha tenido en toda su historia. Lo forman un grupo de jugadores que, comandados por Pep Guardiola, han conseguido, en estos cuatro años, convertirse en toda una referencia mundial.

No lo decimos nosotros, lo dicen los premios que viene recibiendo sin cesar temporada tras temporada; también, la opinión independientes de jugadores, entrenadores y medios de comunicación. Este Barça ha alcanzado la excelencia gracias a su personalidad propia, que pasa por ganar ofreciendo espectáculo, por apostar por un fútbol atractivo, valiente. Una forma de ser que se ha convertido en una filosofía de vida.

En este Barça de los doce títulos de quince posibles hasta el día de hoy, en sólo tres años y pocos meses, importa más la forma que el fondo, más el camino que la meta. Este equipo nunca traiciona sus principios.

Por eso, por ser como es, se ha convertido en una referencia para los amantes de este deporte. Y esa es la razón por la que los socios y seguidores del FC Barcelona, así como su legión de admiradores, saben que esta noche, pase lo que pase en el Santiago Bernabéu, el Barça será el Barça. Y eso es mucho.

Veremos a un equipo campeón, al defensor del título, a un grupo de jugadores valientes y atrevidos, que irán a por el partido, a por los tres puntos, sin miedos y sin trampas. Sin dar patadas y sin caer en el juego sucio y barriobajero.

Presenciaremos a un Barça con hambre de gol, sabedor de que para ganarle a un gran contrincante como es el Real Madrid todo pasa por la calidad, por tener más el balón y por hacer que la pelota corra, circule y sea siempre azulgrana.

Precisamente porque estamos ante uno de los mejores Real Madrid de todos los tiempos tiene más mérito lo que está consiguiendo esta generación de futbolistas. Es verdad que hoy está a tres puntos de distancia (con un partido más) y que depende de lo que ocurra esta noche, la Liga se puede poner muy difícil para los intereses azulgranas.

Ahora bien, ni está escrito que este Barça vaya a perder ni tampoco que incluso perdiendo tenga que despedirse del título. Los trofeos se ganan en mayo y hasta ese día todavía hay mucho camino que recorrer. Decir que el ciclo de esta plantilla puede pasar a mejor vida dependiendo del resultado de esta noche es tan ilógico como afirmar que este Real Madrid lo ganará todo.

Es cierto que la estadística no sirve de mucho y menos cuando hay en juego el clásico, pero de algo servirá saber que Mourinho nunca le ha ganado al Barça en el Bernabéu. O dicho de otra forma, Pep no ha perdido jamás en la casa blanca. Siempre puede haber una primera vez y tarde o temprano llegará, porque es ley de vida. Ahora bien, el barcelonismo tiene la obligación de estar al lado de este equipo, de sus jugadores, de su cuerpo técnico.

El crédito de este Barça triunfal debe ser ilimitado, porque se lo ha ganado a pulso en el campo de batalla, por lo mucho que ha hecho disfrutar a sus socios y al mundo del fútbol en general. No se ganan tres ligas consecutivas y dos Champions League, entre otros títulos, por casualidad. Confíen en ellos... No les van a defraudar. Seguro...

Una de las grandes diferencias que se han producido entre el Barça y el Real en los últimos tiempos ha sido que el conjunto de Pep ha sabido perder. Lo demostró en Valencia en la final de la Copa del Rey. Un comportamiento señorial. Todo el planeta ha podido ver cómo se las ha gastado Mourinho y los suyos cuando han perdido. También en eso pueden estar tranquilos. Ganen, pierdan o empaten, los jugadores del Barça lo harán con la cabeza bien alta, deportividad y señorío. Y si encima ganan...