Cesc, la oferta que no llega

El Barcelona no ha ofrecido a Cesc Fàbregas a ningún equipo y tampoco le consta ninguna oferta por él procedente de Inglaterra. A día de hoy, y a pesar del ruido constante sobre el futuro del mediocampista, parece poco probable que el jugador salga del Barcelona. Y eso que en las Islas se insiste en algunos medios sobre el interés del Manchester United, un club que en los últimos tiempos ha intentado su fichaje. Ocurrió el verano pasado cuando Moyes trató de convencer al futbolista para que se convirtiera en el jefe de operaciones del centro del campo del United.

Paul Giblin

Entonces Cesc prefirió mantener su apuesta por el Barcelona, un club al que volvió tras años de negociaciones con el Arsenal y la negativa de Wenger por deshacerse del futbolista. En Inglaterra se habla incluso de la posibilidad de que Van Gaal ofrezca a Mata en la operación, un jugador que no sería una prioridad para el técnico holandés, a pesar de que fue el fichaje estrella de los 'red devils' el curso pasado. Con todo, el United no quiere entrar en carrera por el futbolista con otros clubs ingleses que se han interesado por la situación del mediocampista como el propio Arsenal e incluso el Chelsea de Mourinho. El de Arenys sigue siendo un jugador con un gran cartel en Inglaterra y su edad, 27 años, lo convierten en una pieza muy preciada para los conjuntos 'top' de la Premier. Según 'The Sun', el United cuenta, asimismo, con otras opciones para reforzar el mediocampo. Entre ellos, un jugador que Van Gaal ya tuvo a sus órdenes en el Bayern. Se trata de Schweinsteiger, un jugador al que el holandés conoce muy bien y que se convirtió en uno de los pilares del Bayern que entrenó. A todo esto, Cesc valoraría antes otras opciones que el United en el caso de volver a Inglaterra. Cesc siempre ha subrayado que sigue siendo fan del Arsenal, así que el conjunto ‘gunner’ sería una opción que vería con mejores ojos.

Cesc incluso apostaría antes por un club como el City que el United. En Inglaterra la posibilidad de que vuelva al Arsenal ha generado todo tipo de opiniones. Y es que el debate, más allá de las adhesiones sentimentales que genera entre la hinchada ‘gunner’, es futbolístico. Nada raro, pues el conjunto londinense cuenta con una larga lista de mediocampistas y le urge más un mediocentro más físico -Arteta parece ya lejos de su mejor nivel- que un mediapunta llegador.

La presencia de Mesut Özil dificultaría el encaje del de Arenys, que se siente cómodo cerca del área, jugando con la libertad que Wenger le está dando al alemán. Además el fichaje del azulgrana supondría un desembolso importante ya que, en el caso de que el Barcelona estuviera por la labor de vender al futbolista, no sería nunca por una cifra por debajo de los 40 millones de euros. El verano pasado se habló del interés del United  y de una posible oferta de 30 milones, pero el Barcelona nunca llegó a contar con una oferta oficial por el futbolista.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil