Inicio Bicicletas Autonomía en bicicletas eléctricas y cómo aumentarla

Autonomía en bicicletas eléctricas y cómo aumentarla

autonomia bateria bicicleta eléctrica e bike

La autonomía de la bici eléctrica es el factor de compra en el que más se fijan quienes se hacen con una. Su capacidad de asistencia al pedaleo resultará determinante en ruta, sobre todo si esta es larga.

Por lo tanto, cabe preguntarse cuánto tiempo durará la batería, si varía según el tipo y cuáles son los más que ofrecen, así como si se puede ampliar. Lo vemos.

Cuántos kilómetros puedo hacer con una bicicleta eléctrica

La autonomía de una bicicleta eléctrica varía modelo a modelo, y la horquilla general es amplia. Por lo general, recorren 15 o 20 kilómetros como mínimo, y alrededor de 100 como máximo.

¿Qué factores intervienen? Los repasamos:

  • Capacidad. Se expresa en vatios por hora (Wh), una fórmula que hace referencia a la cantidad de energía eléctrica que puede producir. Suele ir de los 250 a los 900 Wh.
  • Peso que soporta. Hay que tener en cuenta el de la propia bici y el del usuario, que determinará la potencia y capacidad de la batería. Afortunadamente, las bicis son más y más ligeras.
  • Neumáticos. Están en contacto directo con la superficie, luego influyen en la eficiencia y, por extensión, en la batería. Si son anchos, gastarán más.
  • Tipo de terreno. Un terreno con desnivel e irregularidades siempre será más demandante que uno liso y llano.
  • Tiempo meteorológico. Factores como el viento influyen en la autonomía de la batería, porque varían la demanda de asistencia.
  • Conducción. La asistencia o acelerador se activa y tiene diferentes niveles: bajo, medio y alto. Dependiendo de cómo lo use el ciclista, la batería durará más o menos.

Tipos de baterías en bicis eléctricas

La fabricación, en sí misma, también influye en la autonomía de la bicicleta eléctrica. Hay diferentes tipos según el parámetro que se utilice como comparador.

Un factor significativo ha sido el material. Antes las baterías eran de plomo, por lo que no almacenaban gran cantidad de energía y añadían mucho peso a la bici. Las de níquel cadmio mejoraron los números, pero tenían precio elevado. Las de litio, en cambio, ofrecen ventajas como la de no tener que esperar a que la batería se descargue por completo para volver a cargarla.

Otro punto a tener en cuenta es la vida útil de la batería. Hay modelos que toleran unas 500 recargas, otros llegan hasta 1.000. Conviene que pongas este valor en relación con la autonomía, pues de poco te servirá una batería que presente poca autonomía y, a la vez, tolere pocas recargas.

Además de los Wh y del material, de los que ya te hemos hablado, recopilamos a continuación los parámetros que determinan los tipos de baterías de la bici eléctrica.

1. Capacidad nominal

Se mide en amperios/hora (Ah), y expresa la capacidad de la batería en condiciones normalizadas de temperatura, tiempo, corriente de descarga y tensión final.

Señala el número de amperios que puedes suministrar durante una hora, es decir, la intensidad de corriente eléctrica. Por ejemplo, 60, 65 o 70 Ah.

En principio, a mayor Ah, más autonomía. Pero este parámetro debe relacionarse con otros relevantes, como el voltaje.

2. Voltaje

La tensión o voltaje es la energía que proporciona la batería por unidad de carga, y se mide en voltios. Lo más frecuente que es la batería de una bici eléctrica tenga 36V, pero también están las de 24V y las de 48V.

Como decíamos, hay que poner en relación este parámetro con el de capacidad nominal, así como con los modos que ofrezca la batería o el acelerador. Nos referimos a los niveles de asistencia, que son, con frecuencia, dos: Eco y Turbo.

Se calcula que una batería de 24V y una capacidad de entre 8,8 y 11Ah podrá recorrer 25 km trabajando en el modo Eco, y unos 13,5 km en modo Turbo. En cambio, si su capacidad es de entre 23,2Ah y 27,2Ah, recorrerá unos 65 km en modo Eco, y 35 km en modo Turbo.

A otro nivel están las baterías de 36V. En el tramo 8,8-11Ah pueden recorrer 37,5 km en modo Eco, y 22,5 km en modo Turbo. En el de 23,2-27,2Ah, hablamos de 90 km en modo Eco y 55 km en el Turbo.

Y más autonomía aún alcanzan las de 48V. Solo con una capacidad entre los 8,8-11Ah, será capaz de recorrer unos 45 o unos 27,5 km en los modos Eco o Turbo, respectivamente. Pero si tiene capacidades de entre 20,4-23,2Ah, fácilmente superará los 100 km de autonomía en modo Eco y rondará los 65 en modo Turbo.

3. Tamaño, forma y peso

Son tres parámetros que, además de determinar las características físicas de la batería, influyen en cómo se procede a su montaje. Hay varios tipos, y los principales son:

  • De botella. Tienen forma alargada y se colocan con frecuencia en el lugar en el que iría el bote de agua, aunque puede ir en otros.
  • Traseras. Se monta en la parte trasera, detrás del sillín y bajo la parrilla. En esa posición resulta muy cómoda.
  • Silverfish. Un tipo muy versátil, ya que el lugar de montaje puede variar: en la parte inferior, en la trasera, sobre la parrilla…
  • Frog. Se monta en el tubo del sillín, debajo de este, y es habitual en las bicis plegables.

No hay una única forma de denominar y clasificar a las baterías según su forma, tamaño y ubicación. Es frecuente que el sector se refiera a ellas como baterías formato botellín, cajón, parrilla o triángulo.

¿Cuáles son las bicicletas eléctricas de gran autonomía?

Las marcas han ido mejorando las baterías para ganar en autonomía. En 2022, Revolt Zycling AG anunció una bicicleta eléctrica urbana que se convirtió en la que más autonomía presentaba del mundo. Era la Opium e-Bike, y contaba con una batería capaz de aguantar hasta 340 kilómetros con una sola carga. Ya hemos visto, sin embargo, la cantidad de factores que pueden influir en la distancia real.

Al margen de este lanzamiento, se suele considerar que las bicicletas eléctricas de gran autonomía son las que aguantan 100 kilómetros o más. Legend, Eskute o Moma son ejemplos de marcas que venden este tipo de bicis eléctricas.


También te puede interesar:

Mejores MTB Elécticas


¿Se puede aumentar la autonomía de la bici eléctrica?

Puedes buscar una batería compatible que tenga más capacidad y más voltaje. Y, además, poner en marcha prácticas útiles para alargar al máximo la autonomía de la bici:

  • Inicia la ruta con la batería al máximo. Cárgala antes para que te aguante la totalidad del recorrido.
  • Vigila los neumáticos. Comprueba que la presión es la correcta. Si es baja, la fricción será mayor y la bici gastará más.
  • Alivia el peso. No lleves nada que no sea imprescindible.
  • Escoge niveles mínimos de asistencia. A medida que vayas tomando forma física, procurar tirar menos de los niveles altos.
  • Evita las pausas. A veces son inevitables, por el tráfico, así que escoge caminos que exijan las mínimas. Porque cuando más energía se gasta es en las arrancadas.
  • Planea la ruta como si no tuvieras asistencia. En un trayecto al trabajo, probablemente evitarás las cuestas de tener alternativa si no tuvieras asistencia al pedaleo. Hazlo, y gastarás menos batería.
  • Ajusta bien los elementos y accesorios. En caso contrario, podrían oponer resistencia y generar más gasto.
  • Hazte con un extensor. El extender es una batería auxiliar que aumentará la autonomía sin tener que recurrir a una batería de más capacidad.
  • Renueva la batería. A medida que acumules recargas, irá perdiendo eficiencia.

La autonomía de la bici eléctrica puede marcar la diferencia en los paseos, sobre todo si son largos y exigentes. Hay maneras de extenderla, desde hacerte con una nueva a adquirir complementos. Pero no olvides que la conducción eficiente importa.


Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu correo lo mejor y más destacado de BICIO

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

Con la publicación de un comentario acepto expresamente recibir la newsletter y soy conocedor de que puedo darme de baja en cualquier momento de acuerdo a nuestra política de privacidad