Menú

El mercado chino devora el mundo del fútbol

Las estadísticas del estudio del mercado de fichajes publicado por primetimesport

Galería3 fotos

El mercado chino devora el mundo del fútbol

El mercado chino ha hecho saltar la banca durante el periodo de traspasos invernal este año. La inversión de los equipos de la Super Liga China ha superado holgadamente a la del resto de ligas y ha protagonizado los fichajes más caros de este invierno.

Rubén Moreno

Según los datos del informe 'Soccer Transfer Review' de primetimesport, la Super Liga china ha gastado en fichajes 331 millones de euros este invierno superando en un 32% los 250 de la Premier League y arrollando la inversión de otras grandes ligas como la Serie A (78 millones), la Bundesliga (39 millones) o La Liga (27 millones).

Este mismo informe también pone bajo el foco los fichajes de Alex Teixeira (50 millones)Jackson Martínez (42 millones)Ramires (28 millones) o Gervinho (18 millones) que se colocan como cuatro de los cinco traspasos más caros de este mercado invernal.

Otros traspasos que han significado un gran desembolso para los clubes chinos han sido los de Guarín (13 millones), Gil (8,5 millones) o Yilmaz (8 millones). Además de las operaciones que refleja el informe, hay que tener en cuenta la rumorología que apuntó a intentos multimillonarios de fichar grandes talentos de otras grandes ligas como en los casos de Oscar, Falcao o Rooney.

Sea como sea, la llegada de grandes jugadores a China es cada mayor. Por hacer un repaso rápido nombres de sobras conocidos en Europa que este invierno han llegado a la Super Liga China encontramos a Lavezzi, Obafemi Martins, Kakuta, M'bia, Jo, Jelavic... 

Sin embargo, el éxito de estos jugadores en la competición asiática sigue siendo toda una incógnita. Según revela el informe, la estancia media de los jugadores extranjeros en China es cada vez menor, llegando a menos de una temporada (0,88) durante la temporada 2014/2015.

El contraste de la cultura asiática respecto a las culturas occidentales y el nivel de juego chino suponen una barrera que impide a muchos jugadores adaptarse al cambio. La Super Liga China pretende convertirse una liga de primer nivel y, de paso, evitar a golpe de talonario casos como los de Seydou Keita o Robinho que convirtieron su aventura asiática en una mera anécdota en su carrera.